noviembre 28, 2023

“Bolivia escucha, estamos en adopción”


Por Esteban Ticona Alejo * -.


El Estado genocida a la cabeza de Dina Boluarte, apoyada por la Policía Nacional, las Fuerzas Armadas, el Poder Legislativo, un puñado de empresarios y sus aliados, han convertido al Gobierno en el más sanguinario de la historia peruana. Hasta el momento hay alrededor de 65 personas asesinadas por las fuerzas de represión, que le han convertido en noticia internacional, mientras crece la presión de la comunidad internacional para una pronta solución; pero no quieren ser atendidas por la mentalidad ultraconservadora de los políticos neoliberales en el poder.

En medio de esta situación caótica, mediante un estribillo y pancartas, “Bolivia escucha, estamos en adopción” y “Adóptame”, se manifestaron en pasados días los habitantes del departamento de Puno. ¿Cómo interpretamos esta profunda rebeldía ciudadana? La declaración de Boluarte el pasado 24 de enero de que “Puno no es el Perú” ahondó más las reacciones. Las redes sociales han brindado una cobertura interesante de cómo construir un destino propio de la región sur, ¿ser otro país? Incluso aparecen mapas de cómo sería, justificando esta vía de solución, porque el sur tiene casi todas las riquezas con las que vive el Perú, y que Lima solo subsume y vive a costa de marginalizar a regiones como Puno y similares.

Lo más importante es mostrarnos que los Estados-nación fundados por los libertadores bajo el criterio de simples extensiones e imitaciones de los Estados europeos no es la solución. En medios bolivianos la información fue escaza, a excepción de un canal de televisión que no tuvo mayor explicación de la manifestación y casi que la nota fue emitida como un hecho anecdótico.

¿Qué significa que los habitantes de Puno declaren que Bolivia les adopte? El sur peruano es una región aymara y quechua y entre sus valores está la adopción cuando alguien es “wajcha” o huérfano y no tiene un protector. No es casual que se use el término “adóptame”, porque el Estado peruano perdió toda credibilidad y confianza por parte de sus habitantes más discriminados.

Al llamado de “adóptame” varios habitantes de Bolivia respondieron en las redes sociales con frases como: “Si somos una sola nación aymara, quechua, pero los Estados nos han dividido”. Otros, en tono más risueño, dijeron: “Hermanos de Puno, sino se pueden memorizar nuestro Himno Nacional no pasa nada, con que sepan de Maroyu está bien para empezar. Bienvenidos”.

Desde el punto de vista de la convivencia de los pueblos de frontera siempre hay lazos muy fuertes que unen, y eso no se perdió. El antiguo Qullasuyu está vigente en términos de la existencia y la relación de las parentelas. A nivel político, Cusco, y particularmente Ollantaytambo, fue el lugar donde nacieron ideas contemporáneas de los pueblos ancestrales andinos. Hay que recordar que el indianismo actual se fundó ahí, como decía un letrero colocado a un bus que emprendía el viaje a Lima: “Ollantaytambo, capital mundial de la indianidad” o “Ciudad viviente inka”. A pesar de la separación jurídica de los Estados, el Qullasuyu aún vive y fluye.

Algunos políticos de la ultraderecha peruana acusan al expresidente Evo Morales y a la federación de campesinos de la provincia Omasuyos de promover actos de desestabilización. Un parlamentario de Fuerza Popular fujimorista, Ernesto Bustamante, con fuertes rasgos de esquizofrenia, sugirió invadir Bolivia para apropiarse de sus recursos naturales y así cobrar los supuestos daños causados al Perú. Incluso sale a flote el tema de la Confederación Perú-boliviana, que para la derecha de ese país fue un hecho que pretendió dividir el Perú y por eso Agustín Gamarra invadió Bolivia. Aquí se discurre la historia oficial. Pero la gran rebelión del pueblo peruano, sobre todo del sur, está escribiendo la otra historia, la más profunda. Al parecer están decididos a definir su destino contra el Estado y la sociedad peruana excluyentes. Wasitampi parlañasa Pirwa jilatanakan, kullakanakan sarnaqawipata. Wali jiwayarasipki una Boluarte apnaqirinakaxa. Sarxama sasaw sapxi, uka k’ullu awilax janiw mistuñ nunkiti.


*       Sociólogo y antropólogo aymara boliviano.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario