septiembre 21, 2023

Sivalic

La lectura de la obra novelística de Juan de Recacoechea nos transporta al lugar de los hechos, de los sucesos, de los personajes. La novela “Toda una noche la Sangre” dividida en dos partes, pero totalmente interconectadas, que aterriza en un panorama social histórico de la vida de los bolivianos, momentos tan inestables que la propia novela nos pone en escena toda esa incertidumbre de lo que ya pasara.

El pasaje humano y urbano está concentrado en la ciudad de La Paz de los años 70, un texto que nos presenta imágenes de las diferentes locaciones que el lector podrá imaginar con claridad cada relato que nos van mostrando, los bares, las calles de Sopocachi, el matadero municipal de Achachicala.

Esta última edición tiene un prólogo de Enrique MacLean Soruco, aclarando su linaje familiar del personaje principal José Antonio Sivalic, el móvil de como su padre Dusain ingresa a la “Ustacha”, organización terrorista nacionalista croata basada en el racismo religioso, además de ser aliada al nacismo europeo, y quien acelero la muerte de su padre Dorijan, quien le clavo un hierro en medio del silencio de la localidad de Krepje a rilas del rio Sava en Croacia.

Justamente la primera parte de la novela ilustra como José Antonio Sivalic, arraiga toda la ideología del padre, llevando el nombre por el fundador de la Falange Española, José Antonio Primo de Rivera, por su admiración, y leyendo a diario un manual escrito por Benito Mussolini sobre las primeras nociones del fascimos, además de estar escuchando los persistentes comentarios de odio a los comunistas, anarquistas y revolución, es así que termina instalado en la Juventud Falange Socialista Boliviana, la única organización aceptada por su padre.

Tiempo después va armar grupos dde choque en la universidad, grupos armados enfrentando algunos gobiernos que podrían decirse más progresistas, es así que comienza a tener una pequeña popularidad en ellos ámbitos sangrientos.

La manera en que la novela nos muestra la vida adolescente de José Antonio Sivalic, es parte esencial para entender la segunda parte, la muerte del sacerdote Luis Escandell (Luis Espinal).

La dictadura tenias muchos motivos para asesinar al sacerdote, la primera por haber preparado y sostener el juicio de responsabilidades a un ex militar que estuvo en la silla presidencial tras un golpe siete años, lo segundo fue revelar sus vinculaciones con el narcotráfico y el tercero por ser un “cura comunista”.

Bompiani aparece en escena y se convierte en una referencia para Sivalic, que lejos de educarle o reformarle le haría delinquir en complicidad en la muerte del sacerdote, el joven Bompiani a los veinte años ya había participado en un asesinato, y su primera victima fue un dirigente estudiantil de la universidad de La Plata. Él había venido de Argentina, era un muchacho ideal para ablandar montoneros y comunistas, su odio hacia lo que se llama “izquierda” era como un tumor que le carcomía el cerebro.

Será entonces cuando cometen el crimen planificado, secuestrándolo y llevándolo al matadero, Sivalic no puede esquivar el momento, trata de detener a Bompiani, pero se impone de manera absoluta.

Estos son los causes de la narrativa de Juan de Recacoechea, esta lectura además es parte del bagaje de la historia, parte de momentos existencialistas donde el personaje quiere en algún momento enderezar su vida y salir del paramilitarismo, no lo logra, y termina muerto por el propio Bompiani, uno de lolos agentes le repite “Sabias perfectamente que Bompiani era un psicópata”.

Este final con la muerte de Sivalic, muestra la amrgura de la traición, levanta interrogantes sobre el futuro del golpe de Estado que esta por llegar, de la violencia con la que llego, es un libro que te mete a la profundidad y un libro recomendado para saber un poco más de los hechos de la muerte del sacerdote.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario