junio 16, 2024

La crisis de la crisis del lulismo

Desde su nacimiento el lulismo ha sido diagnosticado en crisis o incluso en fase terminal. Apenas comenzó el primer gobierno del Partido de los Trabajadores (PT) se señaló que fracasaría.

Incluso después de los exitosos gobiernos del PT, al punto de que fue elegido por cuatro mandatos, esta ola no ha terminado. Aun así, en 2018 salió un libro de un politólogo de turno, con el título: Lulismo en crisis. Poco antes de que Lula volviera a ser elegido presidente de Brasil. En ese mismo momento un columnista de Valor Económico anunciaba: La última oportunidad de Lula.

En resumen, la trayectoria de Lula y el PT estuvo siempre acompañada de pronósticos catastróficos. En sus primeras elecciones, Lula fue derrotado dos veces por Fernando Henrique Cardoso en disputas presidenciales en la primera vuelta. Lula fue visto como un político fracasado, el PT como un partido incapaz de derrotar al Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

Como si el PT estuviera siempre en crisis, acumulando derrotas. Como si su proyecto fuera inviable. Parece que el lulismo nació para vivir en crisis.

Criticar a Lula, hablar mal de él, desconfiar de sus palabras. Seguro que ganará espacio en los medios, será invitado a debates, tendrá espacio para escribir, será promovido a especialista en Lula y el PT.

Sin embargo, en la historia política brasileña no hay éxito tan grande como el de Lula da Silva y el PT. Ni siquiera cualquier comparación con Getúlio y el getulismo permitiría encontrar un éxito tan grande.

Es necesario recordar que Lula recibió el país con un grave estancamiento económico, con inflación creciente, con alto desempleo. Lula dejó el gobierno, después de cumplir dos mandatos, con oposición sistemática de los medios, pero con 76% de apoyo.

La economía había vuelto a crecer, las desigualdades sociales y regionales estaban disminuyendo, al igual que el desempleo. Al punto que Lula eligió a Dilma como su sucesora, quien, a su vez, logró ser reelegida.

Durante 14 años Brasil ha tenido un ciclo sin precedentes de crecimiento económico, reducción de las desigualdades, estabilidad política y prestigio internacional. El lulismo lideró este proceso consolidándose como la mayor fuerza política del país en el siglo XXI, que hubiera continuado de no haber sido por el golpe de Estado contra Dilma.

Después de ser arrestado, condenado y encarcelado, Lula volvió a ser elegido presidente, aunque recibió una importante herencia para gobernar Brasil. El desastre institucional producido por el gobierno anterior, además del clima de violencia en los discursos de la derecha, estuvo acompañado de un presidente del Banco Central neoliberal y un Congreso de mayoría conservadora.

Lula es un enigma que no es descifrado ni por la derecha ni por la ultraizquierda, que acaban devorados por ese enigma. Lula logró descifrar que el neoliberalismo es el enemigo a vencer y vencer. El éxito de su Gobierno se debió a su capacidad para sustituir la prioridad de los ajustes fiscales por la prioridad de las políticas sociales, características de los gobiernos del PT. Aumento de empleos formales, ampliación de políticas de educación, salud y asistencia social. Y pólizas complementarias, como Bolsa Familia, Mi Casa, Mi Vida, entre otras, para quienes no están en el mercado formal.

En su conjunto, los gobiernos de Lula, que enfrentan a los medios de comunicación como un gran opositor, también están acompañados por quienes insisten en el tema de la crisis del lulismo. Una crisis que ya ha entrado en crisis.

 

Sea el primero en opinar

Deja un comentario