abril 20, 2024

Morir por la patria es vivir


Por Soledad Buendía Herdoíza * -.


En el mes de julio recordamos el aniversario de la muerte de Haydée Santamaría, una destacada heroína de la Revolución cubana. Su compromiso incansable con la lucha por la libertad y la justicia social dejó una profunda huella en la historia de su país y en la memoria de quienes reconocen su valiente labor. Les invito a que exploremos brevemente su vida y legado, resaltando su papel como una figura clave en la Revolución y su trascendencia en el tiempo.

Haydée Santamaría nació el 30 de diciembre de 1923 en La Habana. Desde joven demostró una ferviente pasión por la justicia social y los ideales revolucionarios. Durante los años previos al triunfo de la Revolución en 1959, se unió a la lucha contra la dictadura de Fulgencio Batista. Fue una de las fundadoras y dirigentes del Movimiento 26 de Julio (M-26-7), organización que encabezaba la resistencia armada contra el régimen opresivo.

Tras el triunfo de la Revolución se convirtió en una figura clave en la construcción del nuevo orden social de la isla. Fue designada como directora de la Casa de las Américas, institución cultural que buscaba promover la solidaridad y la cooperación entre los artistas e intelectuales de América Latina y el Caribe. Bajo su liderazgo Casa de las Américas se convirtió en un referente para el desarrollo cultural y el intercambio de ideas en la Región.

Sin embargo, el legado más notable de Haydée Santamaría se encuentra en su resistencia y valentía demostradas durante uno de los episodios más trágicos de la Revolución: el asalto al Cuartel Moncada en 1953. Aunque el ataque fue un fracaso militar, marcó un hito en la lucha contra la dictadura de Batista y sentó las bases para el triunfo posterior de la Revolución. Durante el asalto Haydée perdió a su hermano Abel Santamaría, quien se convirtió en un mártir y símbolo de la lucha. Este trágico evento fortaleció aún más su determinación y compromiso con la causa.

La muerte de Haydée en julio de 1980 fue un duro golpe para el movimiento revolucionario cubano. Sin embargo, su legado perdura en la memoria colectiva y continúa inspirando a las generaciones presentes y futuras. Su incansable lucha por la justicia social y la igualdad, su compromiso con la cultura y su inquebrantable espíritu revolucionario son ejemplos que nos instan a seguir trabajando por un mundo más justo y solidario.

La heroína de la Revolución cubana dejó un legado imborrable en la historia de su país y en la lucha por la justicia social. Su valentía, compromiso y dedicación hacia la construcción de un orden más equitativo y humano son valores que perduran en la memoria colectiva. A través de su liderazgo en Casa de las Américas y su participación en la lucha armada Haydée se convirtió en un símbolo de la resistencia y la lucha por la libertad. En este aniversario de su muerte recordamos su importante contribución y nos comprometemos a mantener viva su llama revolucionaria, trabajando incansablemente por un mundo más justo y solidario.


*       Asambleísta ecuatoriana.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario