junio 18, 2024

Un congreso para satisfacer una aspiración personal


Por La Época -.


Una facción del Movimiento Al Socialismo (MAS) ha realizado su congreso en Lauca Ñ. Como era previsible, todo estaba preparado para que el expresidente Evo Morales fuera ratificado como máximo dirigente de esa organización política y nominado candidato a la Presidencia para las elecciones generales de 2025. Y estaban tan anunciadas ambas cosas que su nivel de interés por los medios de comunicación fue de cobertura media.

Lo que concitó la atención de los medios fue el nivel de intensidad de la disputa entre las facciones evista y arcista, según han sido clasificados por los generadores de opinión. Ahí sí la cobertura fue intensa ya que lo que se han dicho es, como popularmente se dice, “mucho con demasiado”. La política convertida en show.

Con el argumento de que el intenso calor en el Trópico de Cochabamba agobiaba a los delegados –que parecen ser menos de los esperados– el presídium determinó sesionar por tiempo y materia apenas iniciado el evento, por lo que su duración fue de día y medio de los tres que contemplaba la convocatoria aprobada por el Tribunal Supremo Electoral (TSE). Es probable que no haya sido el calor, sino el conocimiento de parte de dirigentes de esta facción de que una sala del Tribunal de Justicia Departamental de Santa Cruz iba a admitir un amparo constitucional contra el Congreso, presentado por una organización campesina.

De ahí que la combinación de querer lograr los dos objetivos, quizás únicos, para los que fue convocado el cónclave, y apresurados por pretender evadir de esa manera su notificación –lo que finalmente no sucedió pues esta actuación legal se hizo en el domicilio legal del MAS y ahora las resoluciones de ese evento quedan en suspenso–, fue lo que pasó. Lo único adicional es de la aprobación de una lista de más de una veintena de expulsados.

Del congreso partidario no se sabe la tesis y la línea política aprobadas. Después de haber pasado el país por un golpe de Estado en 2019 y de recuperada la democracia, era lógico suponer que se iba a discutir un documento en el cual se tenga una visión crítica y autocrítica de las coyunturas políticas anteriores y posteriores a la interrupción del orden democrático. Es más, hubiera sido importante para esta organización política reflexionar y debatir con sinceridad y sin temor las circunstancias internas y externas en las que se desarrollaron ambas coyunturas. ¿Cómo estaba el Proceso de Cambio en ese momento? ¿Por qué no se pudo controlar a policías y militares si el golpe de Estado estaba cantado cerca de un mes antes de las elecciones? ¿Por qué no se pudo resistir unos días más a través de actos de épica que hubieran permitido derrotar a los golpistas? ¿Cuál fue el papel del MAS en la resistencia? Estas son apenas unas cuantas interrogantes de las muchas que hay.

Tampoco se conoce la tesis política anunciada hace meses por Morales para encarar, según dijo en repetidas ocasiones, la segunda fase de la revolución boliviana, pues el gobierno de Luis Arce solo sería “una transición”. La clausura del Congreso estuvo marcada por ataques al Gobierno y a los que se ausentaron. Nada de mensajes políticos al país ni respuestas a las organizaciones sociales que cuestionaron la instancia por no haber sido tomadas en cuenta en la elaboración de la convocatoria.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario