diciembre 3, 2023

Salario mínimo: por el bienestar de la población

Por Ángel Rafael Surco Chuquimia (Economista)-. El incremento salarial es una estrategia indispensable para hacer frente a la inflación, dado que permite preservar el poder adquisitivo del ingreso de los hogares. Ante el aumento en el nivel general de precios de bienes y servicios en la economía, resulta fundamental implementar medidas que salvaguarden el poder de compra de los trabajadores. En este contexto, la política de incremento del Salario Mínimo Nacional (SMN) desempeña un papel crucial en la economía de un país, ya que tiene como objetivo reducir las brechas entre los ingresos y los costos de vida de la población.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el salario mínimo se define como la cuantía mínima de remuneración que un empleador está obligado a pagar a sus asalariados por el trabajo efectuado durante un período determinado. Los salarios mínimos también pueden constituirse como un elemento integrante de las políticas de lucha contra la pobreza y reducción de la desigualdad, incluyendo las disparidades de género.

Desde 2006 la política pública ha puesto énfasis en la estabilidad económica de los hogares bolivianos, poniendo en práctica una política salarial de incrementos del SMN por encima de la inflación, asegurando que los trabajadores puedan cubrir sus necesidades básicas, evitando caer en la trampa de la pobreza.

Por ello, el incremento del SMN pasó de Bs440 en 2005 a Bs dos mil 362 en 2023. Durante el período 2006 a 2019 esta política salarial permitió a los trabajadores gozar de incrementos sostenidos por encima de la inflación, contribuyendo así a mantener el poder adquisitivo de sus ingresos y mejorar su calidad de vida. No obstante, en 2020, la decisión del gobierno anterior de congelar el SMN generó un estancamiento en la evolución de este.

En 2021 se marcó un hito importante, debido a que el Gobierno restableció la política salarial al incrementar el salario mínimo en un 2%, superando así la inflación de 2020 que fue del 0,7%. Esta decisión demostró un compromiso real por parte del Ejecutivo en la preservación del poder adquisitivo de los trabajadores.

Durante los años 2022 y 2023 se dio continuidad a esta tendencia con aumentos del 4% y 5%, respectivamente. Al mismo tiempo, la inflación se mantuvo en niveles bajos, registrándose una inflación anual de 0,9% y 3,1% para 2021 y 2022. Estos datos demuestran que la reposición salarial se ha mantenido por encima del incremento en el nivel general de precios, lo que ha beneficiado a la población en general.

Además, la evolución del poder adquisitivo de los ingresos se puede apreciar a partir del salario real, el cual se calcula dividiendo el salario nominal entre el nivel general de precios. El comportamiento de este indicador refleja que, en los años 2021, 2022 y 2023, hubo incrementos del poder adquisitivo en términos reales de 1,31%, 3,07% y 1,85%, respectivamente. Este aumento responsable refleja la preocupación del Gobierno en priorizar el bienestar de los trabajadores.

Asimismo, cabe destacar que, en los últimos años, la inflación se mantuvo estable y controlada, lo que permitió precautelar el poder adquisitivo de la población. El año 2022 se caracterizó por un contexto inflacionario a nivel mundial, a causa de la guerra entre Ucrania y Rusia, pero, pese a esto Bolivia mantuvo estable su inflación dando como resultado que sea la más baja de la Región y una de las menores en el mundo. Al mes de septiembre de 2023 la inflación acumulada fue de 1,5, manteniéndose como la más baja de la Región, resultado que permite precautelar los bolsillos de los bolivianos.

En conclusión, la política salarial del incremento al SMN cumple con su objetivo primordial de preservar el poder adquisitivo de los hogares más vulnerables y además reducir la brecha entre ingresos y costos de vida, resguardando el bienestar de la población. Asimismo, los precios se mantuvieron en niveles estables, lo que se refleja en una tasa de inflación controlada. Todo esto se ha demostrado no con puntos de vista ni opiniones, sino con datos certeros y que cualquier persona puede replicar respecto al incremento del SMN.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario