marzo 4, 2024

Petrus: Oz (primera parte)

Pedro Pablo Silón es una de las voces más interesantes dentro el rock boliviano. El fundador y líder de la banda Oz, con diferentes proyectos relacionados a la música, nos cuenta sobre la conformación de la banda en esta primera parte de nuestro diálogo.

El canto

“Mi mamá es cantante lírica. Ella fue cantante y solista de la Coral Nova y de la Sociedad Coral Boliviana. Desde que yo era niño ella se dio cuenta que yo tenía buen oído, me hacía cantar junto a ella, sobre todo en las navidades, se hacían conciertitos para esas fechas. Esos fueron mis primeros pasos. Mi familia se movió bastante por el trabajo de mi papá. De niño viví en los Estados Unidos y regresé cuando tenía ocho años. Allí aprendí a leer y a escribir en inglés. Después nos fuimos a Europa, primero estuvimos en Italia y después en Austria.

En Austria comencé a cantar en escenarios de un colegio gringo de Naciones Unidas. Un amigo mío preparó un show y me preguntó si cantaba, yo no había cantado antes con una banda, pero le respondí que sí. Tenía 15 años, y como mi mamá me había dicho que cantaba bien me sentía listo para cantar. Cantamos temas de The Beatles, mi banda favorita hasta ahora.

En el escenario me sentí muy bien. Mi madre me dio unos consejos para poder cantar, nociones básicas, el diafragma, interpretaciones, varios tips que hasta ahora sigo teniendo presente. Cada cantante es un universo y uno se tiene que conocer, porque la voz es nuestro instrumento.”

Oz

“Al volver a Bolivia a mis 16 años un amigo me dijo: ‘tú que cantabas en la movida en Europa, tengo unos amigos que están buscando vocalista’. Al mes de regresar fue que se armó OZ.

El primer plantel fue conmigo, la primera formación, le pusimos el nombre de Oz. Ganamos los concursos del Colegio American Cooperative School Calvert, del Colegio San Ignacio y del Colegio Alemán, todo pasó el año 2001.

En el primer plantel estaba Horacio Guzmán en la batería, Gabriel Valdivieso en el bajo, los guitarristas eran Raúl Chávez e Ignacio Forno. Después entró Eraldo Agramont (Kato Akiyama), quien se quedó como el violero definitivo.

El arranque de nuestra carrera fue con el Marathon Rock del año 2002. Fuimos finalistas, sacamos lugares como mejor vocalista, mejor bajista y mejor canción.

Ahí nace la canción ‘Eres’, que es una de nuestras composiciones más importantes, de nuestras primeras compos.

Como habíamos sacado el tercer lugar teníamos el derecho a grabar un EP, así que grabamos nuestro primer disco en Pro Audio. Era una locura, íbamos a cumplir 18 años y ya sonábamos en la radio. Nos invitaron a tocar al Festival de la Cerveza (Festi Chela) ante cinco mil personas, conocimos a Gustavo Cerati.

Agradezco mucho lo que vivimos, porque veo gente de 30 años que no se anima a lanzarse a la piscina y nosotros desde muy temprano logramos muchas cosas, eso me ayudó a no estar nervioso de querer sacar un disco, y a mis 31 saqué un disco conceptual.”

El nombre Oz

“Hay mucha gente que piensa que nos llamamos Oz Rock, porque no creen que le pusimos Oz. Uno pone Oz en Google y salen muchas cosas, desde el Mago de Oz hasta llanterías. Es como llamarse Coca-Cola, es un nombre muy común. Hay mucha sobrepoblación con ese nombre, ahora no le pondría eso. Me gustan los nombres que son raros, como por ejemplo Agadá, que es un lindo nombre de banda, no sé qué será, pero es único y raro.

En uno de los concursos nos pidieron que nos pongamos un nombre más serio para ir a competir. Como éramos medio metaleros, más punk durante la primera época, tocábamos Pantera, Metallica, yo tenía la idea de que se llame Guadaña, que es una herramienta agrícola compuesta de una cuchilla curva insertada en un palo; todos me preguntaba: ‘ ¿qué es eso? ’, y yo les decía que es el arma de la muerte. Me refutaban que era un nombre muy estúpido, y para no darme por vencido les dije que se llame Hoz, otra herramienta agrícola. Nuestro violero aceptó, pero dijo que vaya sin H, porque si no es muy comunista. Tenía toda la razón, además a muchos les gusto, porque era como Ozzy Osbourne.

No era nada intencional, pero de a poco se fue armando, a los demás les gustó de alguna manera. No le metimos mucho pensar, pero salió. Además, en esa época ya había un cúmulo de bandas con el nombre Oz, por eso nos dicen Oz Rock, Oz Bolivia, etcétera, porque de lo contrario no nos identifican. Yo quisiera tener un nombre que cuando se pone en el buscador se encuentre rápido, pero ya es tarde; después de 20 años es difícil cambiar. Por ejemplo, los de Octavia lo hicieron rápido y dejaron de ser Coda 3.”

El Disco

“Después del Festi Chela decidimos hacer un disco de larga duración. Teníamos un par de temas que no habían entrado en el EP, que fue el primer disco grabado en Pro Audio que lo trabajamos con Ricardo Sasaki. Fue una linda experiencia, de hecho la primera versión era un punk. Él nos hizo dar cuenta de bajarle un poco, dos tiempos, y meterle un tecladito. Se convirtió en un hit.

Como nosotros éramos más changos, no nos ponían mucha atención. Ese año también apareció Gogo Blues, del Gonzalo Gómez. Él venía de atrás, de la época dorada, pero con una nueva banda. En esa movida conocimos a Martín Jofre, en Capela Récords, y decidimos hacer el álbum, el segundo disco, pero como primer álbum queríamos que fuera con más detenimiento. En esa época Los Tocayos también grabaron ahí. Fue como un paralelismo e hicimos una gran amistad con Vilo Viscarra.

Con Martín decidimos ir por el rock alternativo y no tanto por el hard o balada punk. Decidimos no hacer temas duros, sino pop rock alternativo, más agradable. Ese disco nos estableció para que la gente diga: ‘ese grupo hace álbumes’. Yo hice el arte de la portada del disco. La gente lo aceptó de la mejor manera.

Algo raro que pasó el año 2005, cuando me fui a estudiar a la Argentina, fue que uno de los más reconocidos del medio, Pato Peters, me dijo: ‘cómo te vas a ir en el mejor momento de la banda, si recién sacaron el disco’. Pero yo estaba siguiendo mi destino. Los chicos también estaban muy preocupados. Me fui a estudiar Letras a la Universidad de Buenos Aires. Viví allí seis años. En la historia de Oz hubo tres años de interrupción, desde el 2005 hasta el 2007.

Además, el 2005 yo había sacado otro disco con otra banda que se llamaba Gurú. Eso pasó en realidad a finales del 2004. El Kato Akiyama, que había entrado recién a Oz, me invitó a un proyecto más metalero (de metal melódico) que estaba haciendo con el Cristian Paredes.”.

 

Sea el primero en opinar

Deja un comentario