julio 19, 2024

La brecha salarial en Ecuador


Por Soledad Buendía Herdoíza * -.


La brecha salarial en Ecuador es un fenómeno complejo que refleja desigualdades económicas y sociales arraigadas en la estructura del país. Este problema no solo afecta la estabilidad financiera de los individuos, sino que también tiene implicaciones significativas para el desarrollo sostenible y la equidad.

Una de las razones fundamentales detrás de la brecha salarial en Ecuador es la disparidad en la educación y las habilidades. Aunque el acceso a la educación ha mejorado en los últimos años, persisten desigualdades en términos de calidad y oportunidades educativas. Esto crea una fuerza laboral dividida con trabajadores altamente capacitados que tienden a recibir salarios más altos, mientras que aquellos con habilidades limitadas enfrentan mayores dificultades para acceder a empleos bien remunerados.

Otro factor relevante es la discriminación de género. A pesar de los avances en la igualdad de género, las mujeres en Ecuador continúan enfrentando salarios más bajos en comparación con sus colegas masculinos. Esta brecha de género refleja no solo desigualdades salariales, sino además desafíos en el acceso a oportunidades laborales y la representación en roles de liderazgo.

Las consecuencias de la brecha salarial son diversas y perjudiciales para la sociedad ecuatoriana. Contribuye a la pobreza y la exclusión social, generando tensiones y descontento. Igualmente, la desigualdad salarial puede afectar la productividad y el desarrollo económico ya que limita el acceso equitativo a oportunidades de crecimiento para los ciudadanos y las ciudadanas.

Para abordar esta problemática es crucial implementar medidas efectivas. En primer lugar, es necesario fortalecer el sistema educativo para garantizar que todas las personas tengan acceso a una educación de calidad, independientemente de su origen socioeconómico. La inversión en programas de formación y capacitación puede contribuir a cerrar las brechas de habilidades y mejorar la empleabilidad.

Se debe promover la igualdad de género mediante políticas que aborden específicamente la discriminación en el lugar de trabajo y fomenten la participación equitativa de hombres y mujeres en todos los niveles de la fuerza laboral. La implementación de leyes y regulaciones que garanticen la equidad salarial y la transparencia en las prácticas de remuneración es esencial.

En este marco, el Parlamento, a pocos días de su instalación, aprobó por unanimidad la Ley de Igualdad Salarial entre Hombres y Mujeres, norma orgánica impulsada por Marcela Holguín, asambleísta de la Revolución Ciudadana, que establece que todo empleador, tanto del ámbito público como en el privado, tiene la obligación de eliminar la brecha salarial de género que hoy en Ecuador es del 20% entre hombres y mujeres.

Con la nueva ley se busca remunerar de manera igualitaria sin importar el género: a igual trabajo, igual salario. Esta normativa es un avance que aporta a la eliminación de la discriminación salarial al recibir un mismo salario por tareas de igual valor. La incorporación de esta política de igualdad prohíbe expresamente que el género influya en la remuneración, asegurando que las mujeres reciban el mismo salario que los hombres por realizar el mismo trabajo.


*       Asambleísta ecuatoriana.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario