febrero 21, 2024

Israel reabre el matadero en Gaza

Por Chris Hedges -.


Los cielos sobre Gaza están llenos –después de una tregua de siete días– de proyectiles de muerte. Aviones de guerra. Helicópteros de ataque. Drones. Proyectiles de artillería. Proyectiles de tanques. Morteros. Bombas. Misiles. Gaza es una cacofonía de explosiones y gritos desesperados y pedidos de ayuda debajo de los edificios derrumbados. El miedo, una vez más, se está enroscando en cada corazón del campo de concentración de Gaza.

Hasta el viernes por la tarde, 184 palestinos –incluidos tres periodistas y dos médicos– habían muerto por ataques aéreos israelíes en el norte, sur y centro de Gaza, y al menos 589 habían resultado heridos, según el Ministerio de Salud de Gaza. La mayoría de ellos son mujeres y niños. Israel no se dejará disuadir. Planea terminar el trabajo, destruir lo que queda en el norte de Gaza y diezmar lo que queda en el sur, hacer que Gaza sea inhabitable, ver a sus 2,3 millones de habitantes expulsados en una campaña masiva de limpieza étnica mediante el hambre, el terror, matanza y enfermedades infecciosas.

Los convoyes de ayuda, que traían cantidades simbólicas de alimentos y medicinas (el primer lote consistía en sudarios y pruebas de coronavirus, según el director del hospital de Al Najjar), han sido detenidos. Nadie, y menos aún el presidente Joe Biden, planea intervenir para detener el genocidio.

El secretario de Estado, Antony Blinken, visitó Israel esta semana y, aunque pidió que Israel proteja a los civiles, se negó a establecer condiciones que alterarían los tres mil 800 millones de dólares que Israel recibe en asistencia militar anual o el paquete de ayuda suplementaria de 14 mil 300 millones de dólares.

El mundo observará pasivamente, murmurando trivialidades inútiles sobre más ataques quirúrgicos, mientras Israel hace girar su ruleta de la muerte. Para cuando Israel termine, la Nakba de 1948, donde los palestinos fueron masacrados en docenas de aldeas y 750 mil fueron limpiados étnicamente por las milicias sionistas, parecerá una pintoresca reliquia de una era más civilizada.

Nada está prohibido: Hospitales, mezquitas, iglesias, viviendas, bloques de apartamentos, campos de refugiados, escuelas, universidades, oficinas de medios, bancos, sistemas de alcantarillado, infraestructura de telecomunicaciones, plantas de tratamiento de agua, bibliotecas, molinos de trigo, panaderías, mercados, barrios enteros.

La intención de Israel es destruir la infraestructura de Gaza y matar o herir diariamente a cientos de palestinos. Gaza se convertirá en un páramo, una zona muerta que será incapaz de sustentar la vida.

Israel comenzó a bombardear Khan Younis el viernes después de lanzar folletos advirtiendo a los civiles que evacuaran más al sur, a Rafah, situado en el cruce fronterizo con Egipto.

Cientos de miles de palestinos desplazados habían buscado refugio en Khan Younis. Una vez que los palestinos sean empujados a Rafah, solo quedará un lugar al que huir: Egipto. El Ministerio de Inteligencia israelí, en un informe filtrado, pide el traslado forzoso de la población de Gaza a la península egipcia del Sinaí. Un plan detallado para desplazar intencionalmente a los palestinos de Gaza y empujarlos hacia Egipto ha estado arraigado en la doctrina israelí durante cinco décadas.

Ya 1,8 millones de palestinos en Gaza han sido expulsados de sus hogares. Una vez que los palestinos crucen la frontera hacia Egipto –lo que el Gobierno egipcio y los líderes árabes están tratando de impedir a pesar de la presión de los Estados Unidos– los palestinos nunca regresarán.

Esta no es una guerra contra Hamás. Es una guerra contra los palestinos.

Los ataques israelíes se generan a un ritmo vertiginoso, muchos de ellos desde un sistema llamado “Habsora” (El Evangelio), que se basa en inteligencia artificial que selecciona 100 objetivos por día.

Siete funcionarios actuales y anteriores de la inteligencia israelí describen el sistema de inteligencia artificial en un artículo de Yuval Abraham en los sitios israelíes +972 Magazine y Local Call como facilitador de una “fábrica de asesinatos en masa”. Israel, una vez que localiza lo que supone que es un agente de Hamás desde un teléfono celular, por ejemplo, bombardea y bombardea una amplia zona alrededor del objetivo, matando e hiriendo a decenas, y en ocasiones a cientos, de palestinos, afirma el artículo.

“Según fuentes de inteligencia”, se lee en el artículo, “Habsora genera, entre otras cosas, recomendaciones automáticas para atacar residencias privadas donde viven personas sospechosas de pertenecer a Hamás o a la Yihad Islámica. Luego, Israel lleva a cabo operaciones de asesinato a gran escala mediante intensos bombardeos contra estas viviendas residenciales”.

Unos 15 mil palestinos, entre ellos seis mil niños y cuatro mil mujeres, han sido asesinados desde el 7 de octubre. Unos 30 mil han resultado heridos. Más de seis mil personas están desaparecidas, muchas de ellas sepultadas bajo los escombros. Más de 300 familias han perdido a 10 o más miembros de sus familias. Más de 250 palestinos han muerto en Cisjordania desde el 7 de octubre y más de tres mil han resultado heridos, aunque la zona no está controlada por Hamás.

El Ejército israelí afirma haber matado entre mil y tres mil de unos 30 mil combatientes de Hamás, un número relativamente pequeño dada la escala del ataque. La mayoría de los combatientes de la resistencia se refugian en su vasto sistema de túneles.

El manual de Israel es la Doctrina Dahiya. La doctrina fue formulada por el exjefe de Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), Gadi Eizenkot, miembro del gabinete de guerra, tras la guerra de 2006 entre Israel y Hezbollah en el Líbano. Dahiya es un suburbio del sur de Beirut y un bastión de Hezbollah. Fue atacado por aviones israelíes después de que dos soldados israelíes fueran hechos prisioneros. La doctrina postula que Israel debería emplear una fuerza masiva y desproporcionada, destruyendo infraestructura y residencias civiles, para garantizar la disuasión.

Daniel Hagari, portavoz de las FDI, admitió al comienzo del ataque más reciente de Israel contra Gaza que el “énfasis” estaría “en el daño y no en la precisión”.

Israel ha abandonado su táctica de “golpear tejados”, en la que un cohete sin ojiva aterrizaría en un tejado para advertir a los que estaban dentro que evacuaran. Israel también puso fin a sus llamadas telefónicas advirtiendo de un ataque inminente. Ahora decenas de familias en un bloque de apartamentos o en un barrio son asesinadas sin previo aviso.

Las imágenes de destrucción masiva alimentan la sed de venganza dentro de Israel tras la humillante incursión de los combatientes de Hamás el 7 de octubre y el asesinato de mil 200 israelíes, incluidos 395 soldados y 59 policías.

Hay un placer sádico expresado por muchos israelíes por el genocidio y una oleada de llamados al asesinato o la expulsión de palestinos, incluidos aquellos en la ocupada Cisjordania y aquellos con ciudadanía israelí.

El salvajismo de los ataques aéreos y los ataques indiscriminados, el corte de alimentos, agua y medicinas, la retórica genocida del Gobierno israelí, hacen de esta una guerra cuyo único objetivo es la venganza. Esto no será bueno para Israel ni para los palestinos. Alimentará una conflagración en todo el Medio Oriente.

El ataque de Israel es la última medida desesperada de un proyecto colonial de colonos que piensa tontamente, como muchos proyectos coloniales de colonos en el pasado, que puede aplastar la resistencia de una población indígena con genocidio. Pero ni siquiera Israel se saldrá con la suya matando a esta escala. Una generación de palestinos, muchos de los cuales han visto morir a la mayoría, sino a todas sus familias, y destruir sus hogares y barrios, llevará consigo una sed de justicia y retribución que durará toda su vida.

Esta guerra no ha terminado. Ni siquiera ha comenzado.


*       Cortesía del blog personal del autor – https://chrishedges.substack.com

Sea el primero en opinar

Deja un comentario