febrero 21, 2024

Golpe de Bolivia al narcotráfico, victoria contra guerra híbrida

Por-. Jorge Petinaud


La Paz-. En la semana que concluye, Bolivia incautó 8,7 toneladas de cocaína camufladas en madera destinada a Europa, golpe que, según expertos, trasciende la lucha antinarcóticos y representa una victoria contra la guerra híbrida de Estados Unidos.

“Nuestro trabajo comprometido con la Patria, está consiguiendo resultados históricos en la lucha contra el narcotráfico. Informamos al pueblo boliviano y a la comunidad internacional que incautamos 8,7 toneladas de cocaína”, aseguró el presidente, Luis Arce, en su cuenta de X (antes Twitter).

Explicó el que las investigaciones continúan, que la afectación a este ilícito, en el país de destino, supera los 526 millones de dólares y es la incautación de cocaína más grande de la historia de Bolivia.

Una operación de inteligencia en Tambo Quemado, fronteriza con Chile, confirmó la información de ese gran volumen de cocaína camuflado en baldosas de madera, y que desde el país vecino sería enviado por mar con destino a Bélgica.

Ministro de Gobierno de Bolivia, Eduardo del Castillo, confirmó en conferencia de prensa que uno de los implicados es colombiano y lo calificó de “pez gordo” del narcotráfico.

Mencionó que en el operativo fueron aprehendidos también tres bolivianos.

“Este es un trabajo de inteligencia que se viene desarrollando hace un par de meses -describió el titular-, para desarticular esta organización criminal (…) hemos logrado secuestrar al narcotráfico un total de 8 toneladas con 776 kilogramos de cocaína”.

Indicó que una empresa creada en 2017 está investigada por la exportación de la madera con droga.

El fiscal departamental de Oruro, por su parte, explicó que el barniz puesto en estos tablones de madera estaba impregnado de cocaína, sustancia que sumó un peso de más de ocho toneladas.

GUERRA HÍBRIDA

En una reciente entrevista concedida a Prensa Latina, el analista político Hugo Moldiz aseguró que la fuga desde Bolivia y una publicitada entrevista en Uruguay al narcotraficante Sebastián Marset es parte de un plan de guerra híbrida contra el Estado Plurinacional.

“Desde la ‘huida’ del narcotraficante, a quien yo creo que lo salvó de su inminente aprehensión y lo sacó de nuestro país la Agencia Antinarcóticos de Estados Unidos (DEA por sus siglas en inglés), todo es parte de ese plan, afirmó el exministro de Gobierno durante el mandato de Evo Morales (2015).

Reconocido como uno de los más prestigiosos politólogos del país altiplánico, Moldiz consideró que la reaparición del prófugo internacional en una entrevista pregrabada en el programa Santo y Seña del Canal 4 uruguayo fue la continuidad de esa conspiración.

Programada en dos partes en un horario estelar dominical, la comparecencia del delincuente se filmó presumiblemente en la Triple Frontera, trifinio situado en el cruce de los límites entre Argentina, Brasil y Paraguay, cerca de las cataratas de Iguazú.

En este territorio, la DEA posee bases, fuerzas y numerosos agentes.

Marset es el prófugo más buscado en Bolivia desde que salió indemne junto a su esposa, sus hijos y sus escoltas de un megaoperativo policial para atraparlo en su lujosa casa del departamento de Santa Cruz, el pasado 29 de julio. “Se busca lavar la imagen de la responsabilidad que tienen el Estado paraguayo, el Estado uruguayo, y por lo tanto afectar a Bolivia, lanzar un tiro directo al presidente Luis Arce, y también se pone en la lista de próximos objetivos al expresidente Evo Morales”, dijo a esta agencia de noticias.

“Con anterioridad -añadió Moldiz-, yo señalé cuando se manejó como todo un escándalo el tránsito de un avión desde Santa Cruz hasta España con más de 478 kilogramos de cocaína, que el hecho de que no se alertó a Bolivia, a pesar de que se tenía la información, no fue error o descuido».

«Fue la decisión manifiesta, la voluntad política de que el cargamento saliera y captarlo en el exterior con toda la publicidad correspondiente”, acotó el experto.

Al entrar más en detalles, describió a este tipo de agresión como la activación de todos los métodos, las formas y los discursos que generen desgaste y descrédito, preparación de las condiciones subjetivas y, finalmente, el golpe de muerte, por así decirlo en sentido figurado, la destrucción de un Gobierno o líder político.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario