febrero 20, 2024

22 de enero, el día en que el Estado Plurinacional sepultó a la República

La Paz-. (ABI). – El 22 de enero de 2010, Bolivia nació como el primer Estado Plurinacional del continente y el mundo por mandato de la primera Constitución Política aprobada en las urnas, un año antes, el 7 de febrero de 2009, sepultando la República, marcada por la exclusión de la mayoría indígena.

El sociólogo Félix Patzi señala que la nueva Constitución Política del Estado, promulgada el 25 de febrero de 2009, “tiene su fundamento filosófico en la descolonización, esa es la base para construir un Estado plural”.

“En primer lugar, constitucionaliza las demandas históricas de las poblaciones indígenas en varios aspectos: el reconocimiento de los idiomas nativos como idiomas oficiales, la libertad de práctica de sus religiones, la incorporación de ciertos símbolos, así como los valores y principios éticos morales de las sociedades indígenas”, refiere en su texto Constitución Política del Estado Plural.

Destaca los avances en la institucionalidad económica, política y jurídica comunitaria. En lo económico, señala que permite a las personas asociarse para constituir una empresa comunitaria, trabajarla en forma directa sin contratación de trabajadores, y que la propiedad sea de los propios trabajadores.

En cuanto a la elección de sus representantes en la Cámara de Diputados, se crean las circunscripciones especiales indígenas; y en lo jurídico, la delimitación jurisdiccional para la justicia comunitaria.

Se trata, sin duda, de conquistas por las que se lucharon por decenios y que tuvo a distintos actores.

La marcha indígena “Por Tierra, territorio y Dignidad” (1990), primero, y en los siguientes años las movilizaciones campesinas de inicios de siglo, los reclamos urbanos de recuperación de los recursos naturales, las guerras del gas y el agua, abrieron curso a un proceso que culminó en la Asamblea Constituyente, previo derribamiento del régimen y bloque de poder neoligárquico, nacidos de las entrañas y la descomposición del nacionalismo revolucionario, sostiene Roger Cortez en su escrito Lo popular y la democracia plural en Bolivia.

El proceso constituyente inició el 6 de marzo de 2006, con la promulgación de la Ley Especial de Convocatoria a la Asamblea Constituyente, con el objetivo de refundar Bolivia y redactar una nueva Constitución Política del Estado, elaborada por los propios bolivianos.

Dos novedades se incluyeron en dicha convocatoria, la primera, la elección en alternancia entre hombres y mujeres, mientras que la segunda hacía referencia a que la Carta Magna, que emane de la Constituyente, tenía que ser aprobada por el pueblo boliviano, a través de su voto.

Desde la elección de los constituyentes -tres por circunscripción- las dificultades no fueron ajenas en todo el proceso. Primero fue el sistema de votación de los artículos de la nueva Constitución, seguido por la capitalía plena, la aprobación del texto, la convocatoria a referendo aprobatorio. Todo ello por una oposición que se negaba a aceptar el cambio histórico del país.

Elegida constituyente por el departamento de Santa Cruz, Silvia Lazarte, una mujer campesina, exdirigente de las mujeres del Chapare y exconcejal de Villa Tunari, fue designada como presidenta de la Asamblea Constituyente.

Dedicada a la agricultura y la crianza de animales de granja, Lazarte aceptó el desafío de colocarse al frente para el trabajo de redacción de la nueva Constitución Política del Estado (CPE). Su experiencia sindical, como Ejecutiva de la Federación de Mujeres Campesinas de Bolivia y secretaria general de Mujeres de la Central Nuevo Chapare, le sirvieron para consolidar su objetivo.

En el proceso de la construcción de la nueva Carta Magna, la Asamblea Constituyente trabajó 16 meses, realizó foros y encuentros territoriales, tuvo varias audiencias públicas y escuchó la propuesta de visión de país, fruto de ello se tuvo un primer borrador de Constitución con 800 artículos, que luego fueron concordados en los 411 que tiene el documento.

Una segunda etapa del proceso constituyente se vivió con la aprobación, mediante voto popular. Desde la entrega del texto constitucional, el 15 de diciembre de 2007, hasta la promulgación del mismo, el 7 de febrero de 2009, esta etapa también estuvo signada por la resistencia de los grupos elitistas, que en el pasado neoliberal detentaron el poder.

La tercera y última etapa de todo este recorrido fue la implementación de la Carta Magna, con una nueva elección presidencial -verificada el 6 de diciembre de 2009- la elección de las autoridades subnacionales, en abril de 2010 y la promulgación de las cinco leyes fundamentales, que se dieron en el plazo de 180 días que indicaban los artículos transitorios.

La viceministra de Comunicación, Gabriela Alcón, señaló que el “Estado Plurinacional se está consolidando” y que ahora “estamos en una etapa de profundización de nuestra plurinacionalidad”.

“Hay aspectos muy importantes que nos ha reconocido nuestra Constitución y, precisamente, somos distintos, somos diferentes, pero todos somos parte del Estado Plurinacional”, afirmó.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario