abril 18, 2024

José Camacho Balcázar: Radio Chuquisaca

Tuve la oportunidad de reunirme con Andrés Sly Lozada Kúncar, más conocido como Bowie Gigio o Batman. Nos conocemos desde hace muchos años, tuvimos un programa en Radio Comunidad 90.4 FM llamado Insurgentes, y hablábamos de música, cultura, libros, novedades y demás cosas. Hace un par de semanas también nos reunimos para poner algunos discos de vinilos en El Bestiario Teatro, en la calle Aspiazu, en pleno barrio de Sopocachi, acompañados de un buen Ginebra.

Entonces un jueves por la noche decidí ir a visitarlo a su casa o baticueva, tomamos un fernet con hielo y me puse a escuchar su historia, sus anécdotas, la familia. Un mundo donde cualquiera quisiera escuchar; algo interesante es que Andrés ahora está incursionando como Dj.

La Radio

“Estuve haciendo radio gracias a mis tíos y a mi abuela, Mercedes Camacho de Kúncar, más conocida como Mecha Kúncar, dueña de Radio Chuquisaca en Sucre y La Paz. Una mujer icónica, feminista, que trajo el rock a Bolivia en 1961.

El año 2010 tenía mi programa en la Radio Contemporánea 103.7 FM, en Miraflores, en el Estadio, en el último piso del Edificio Holanda, donde teníamos los estudios. El programa se llamaba Depeche Mode. Ya voy 10 años haciendo radio.

Me trasnochaba haciendo las programaciones, porque nosotros trasmitíamos las 24 horas, siete días a la semana, nos dábamos ese lujo.

De las cosas lindas que recuerdo fue la entrevista a Scorpions cuando llegaron a Bolivia. Nosotros hicimos la conferencia de prensa, todavía tengo el banner y mi credencial.

Inés Carvajal trabajaba con nosotros. Después tuvo programas como ¡Qué vida!, en Radio Qhana FM 98.5.”

La dinastía

“Mi bisabuelo José Camacho Balcázar, nacido en 1913, fue pionero de la radio en Bolivia. Él ha creado el primer transmisor de radio, estamos hablando del año 1928. El 29 de septiembre de ese año se pondría en funcionamiento la primera emisora radial instalada en Sucre, llamada Radio Chuquisaca AM, con el código de CP-1, que fue adoptado como la licencia de los primeros Aviones de la Fuerza Aérea permitidas con este sello para empezar a transmitir. La licencia oficial fue entregada por la Dirección Nacional de Correos y Telégrafos. Estos acontecimientos se dieron en medio del gobierno de Hernando Siles, quien censuraba medios escritos.

Una de las anécdotas es aquella en la que el día de la inauguración de la Radio Chuquisaca la congregación religiosa estuvo a cargo de Padre Francisco Cerro, quien fue precursor de la radiodifusión en la ciudad de La Paz de dicha radio, antes de trasladarla para aquella ciudad.

De ahí viene esa dinastía, son tres generaciones, yo vendría a ser una cuarta generación.

Se destaca que Radio Chuquisaca habría sido construida de modo artesanal, pero podemos decir que, al mismo tiempo, la presencia del medio radiofónico en Bolivia adapta el modelo comercial a nivel mundial, es decir, el de las primeras estaciones de la época y una tecnología muy parecida en relación con otros países latinoamericanos.

Como dice el comunicador social José Luis Aguirre Alvis: ‘el papel de la radio en Bolivia ha estado ligado, y quizás como ningún otro medio de difusión, a los más profundos momentos de la vida política y social del país. Especialmente a lo largo del siglo XX la radio mostró un protagonismo casi directo en el curso de la historia nacional. Así, por ejemplo, se tiene a la radio como actora informativa y de movilización colectiva durante la Guerra del Chaco (1932-1935), situación bélica que enfrentó por intereses petroleros a Bolivia y Paraguay. Aquí las emisoras destacadas en el papel de voceras de los intereses nacionales fueron Radio Illimani y Radio Nacional de Bolivia’.

José Camacho Balcázar fue benemérito de la Guerra del Chaco. Fue enlistado para el llamado de la defensa de la patria. Fue hasta allí y, como un joven periodista de 15 años, aprovechó para cubrir las noticias de ambos países y pudo registrar fotografías.

Estando en los campos de batalla pudo grabar y documentar varios hechos. Grabó en una victrola y en un fonógrafo. Así nació esa pasión para informar. El fonógrafo fue el primer aparato común para grabar y reproducir sonido en la década de 1870. Lastimosamente las condiciones de la guerra, y sobre todo la falta de agua, causaron que años posteriores padeciera de cirrosis. Mi bisabuelo falleció muy joven, ha debido tener entre 30 a 35 años. Se fue a un plano superior en marzo de 1943, dejando viuda a Bertha Heren, de ascendencia alemana, con siete hijos, entre ellos mi abuela Mercedes Camacho de Kúncar.

Después de la muerte de mi bisabuelo la radio fue embargada debido a unos problemas económicos que tuvieron que atravesar.

José Camacho Heren, uno de los hijos, con algunas ideas y con las ganancias obtenidas de un cine en Villa Copacabana en la ciudad de La Paz, pudo juntar dinero para poder recuperar la radio. Lo logró.

La mayor de los hermanos, Elizabeth, seguida por Jesús, el hermano menor, se hicieron cargo hasta 1957. Ellos decidieron el nuevo porvenir. Fue así que, de esa manera, Mecha Kúnkar (mi abuela) se haría cargo oficialmente en 1963. Entonces comenzaron las emisiones desde la ciudad de La Paz.

Mecha se dio cuenta que las emisoras radiales no estaban dirigidas a la juventud. Con lo moderno de la época y con la llegada del rock and roll, decidieron hacer programas para gente joven, poniendo música de la época. Ella era muy fanática de Elvis Presley.”

Kúncar

“Por el otro lado de mi familia, mi abuelo Luis Kúnkar Ovando, que se casó con mi abuela Mercedes Camacho, era movimientista. Tengo fotos de él con Víctor Paz Estenssoro (el Mono). Le decían el turco, porque nuestro apellido es libanés. Él era sindicalista de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), muy amigo de Juan Lechín Oquendo y de Guillermo Bedregal Gutiérrez.

Tenía su tienda de productos alemanes en la calle Santa Cruz. Como todo árabe, era comerciante. En esos tiempos la tienda era muy visitada, sobre todo por los finos ternos importados de Alemania.

Se conocieron en una fiesta familiar. La prima de mi abuela, Gladys Camacho, se conoció con él y se la presento. Él estuvo casado con una señora de apellido Santalla. Cuando vio a Mecha se enamoró. Había una diferencia de unos 16 años entre ellos, y se casaron cuando mi abuela tenía solamente 17.”

1 comentario en José Camacho Balcázar: Radio Chuquisaca

Deja un comentario