abril 20, 2024

Los 10 puntos con que el Ejecutivo busca impulsar la economía

Por Roxana Vaca U. *-.


El Gobierno Nacional con el sector privado han firmado un acuerdo para dictar 10 medidas económicas que permitan paliar la falta de divisas, impulsar la economía y continuar con la dura tarea de la industrialización del país, en una coyuntura económica muy difícil que ha sido generada por una etapa de postpandemia, por una coyuntura de guerra entre Rusia y Ucrania con sus aliados, por el genocidio al pueblo palestino que demanda recursos por parte del genocida y sus cómplices, entre otros factores.

En lo interno, por la disminución de nuestra reservas, la merma de los volúmenes de exportación de gas, la deuda de la República Argentina agravada por un elevado nivel especulativo sobre los dólares, la no aprobación de los créditos que duermen el sueño de los injustos en el Parlamento y que afectan en el ingreso de dólares, así como también por la evaluación del riesgo país que hoy nos han asignado, y con la acentuación de un ansia sin límites de acortar el mandato del presidente Luis Arce, para lo cual los autodenominados “leales” no encontraron mejor estrategia que intentar hacer fracasar el Modelo Económico Social Comunitario Productivo (Mescp) –que tanto reconocimiento había dado a Bolivia– mediante paros y bloqueos que afectan directamente la economía y ocasionan malestar social.

Para juzgar estas medidas no hay que perder de vista que nuestro modelo es considerado por algunos como híbrido, por otros como ecléctico y por los miopes como socialista o comunista. En este marco, no se puede hablar de una traición al pueblo, al modelo o al país, tampoco que se agotó el Mescp, aunque con este último término coincidan hoy en día la derecha y los “leales” con sus acciones. Es preciso recordar la ampliación de la frontera agrícola cuando el país no enfrentaba ninguno de los factores mencionados y nuestra economía era robusta con más de 15 mil millones de reserva y quienes se rasgan la vestidura hoy en día no criticaron tal medida que no era para nada necesaria y, por el contrario, beneficiaba claramente a los agroindustriales del Oriente. ¿Acaso ya lo olvidaron?

Dentro de las medidas dictadas la liberación de exportaciones es quizás la que más cuesta asimilar a los marxistas, sin embargo, no ha quedado sin restricciones, porque antes deben garantizar el mercado interno o las necesidades de la población que vive el territorio. Por ello es que no es una liberación sin control, sino que deberá ser fiscalizada adecuadamente para que cumpla el objetivo que persigue y que, conjuntamente con la segunda medida, estén orientadas a la recuperación de dólares para el país a corto plazo.

Una de las medidas más innovadoras es la emisión de los bonos en dólares, lo que permitiría a corto plazo captar las divisas que andan dispersas en las más disimiles formas e incluso guardadas bajo los colchones, considerando que las tasas de interés son muy bajas y por ende poco atractivas en la banca nacional y la especulación ha creado zozobra en quienes temen la tan vociferada devaluación.

En relación a la subasta de diesel y las dos siguientes medidas, están destinadas a disminuir la presión en el gasto público, orientado a la subvención que el Estado asigna para la compra de combustible, y por tanto son las que traerán mayores beneficios a las arcas fiscales contribuyendo al manteniendo del equilibrio económico.

En la medida que la productividad aumente en el sector agrícola, con el mejoramiento del rendimiento de este, se permite garantizar la seguridad alimentaria y evitar la importación de alimentos desde países limítrofes, especialmente de alimentos que son comprados en dólares en su mayoría.

Para mejorar las condiciones en que se realizan las exportaciones e importaciones y reducir los costos de transporte de las mercancías destinadas a tales fines, se trabajará en una ley que promueva la capacidad de transportación y disminuya los costos lo que hará más atractivos nuestros productos en el mercado internacional y, en contraparte, lo que importemos llegue en mejores precios por el efecto de la economía de escala: a mayor volumen el costo disminuye.

La estimulación para el uso de energías limpias está siendo implementada en el mundo entero, porque evita la contaminación y la dependencia de los combustibles tradicionales, dando además la posibilidad de conservar el medio ambiente. Esta medida contribuye a disminuir la contaminación y preservar el medio ambiente, además permite atenuar la presión sobre la subvención de los combustibles.

Para frenar la especulación financiera que se venía dando en los servicios que se requerían de la banca y los pagos que se debían realizar en el extranjero se determina fijar una franja que controla que las entidades financieras no cobren por encima de lo que realmente cuesta la operación financiera, esto impide que la usura bancaria se aproveche de la actual situación y que los precios de consumo interno no se vean afectados a capricho de este sector y que por tanto la especulación financiera, que da mayor ganancia al sector bancario, sea controlada para beneficio de quienes hacen la operación y de los que consumen productos pagados a través de la banca. Adicionalmente se debería ver la posibilidad de incrementar la tasa de interés y anular cualquier impuesto que afecte las transacciones o depósitos en esta moneda para recuperar al sistema formal los dólares que hoy por hoy están dejando de circular.

Es innegable que las 10 medidas en su conjunto no son las más revolucionarias que hubiéramos esperado y deseado, pero sin lugar a dudas son las más necesarias en la actual coyuntura ya que acceden a mantener el tipo de cambio oficial, ahorrar dólares destinados a la subvención del combustible, estimular el uso de combustibles limpios, evitar una devaluación a la que apuntan derechistas y “leales”, afectando lo menos posible el bolsillo del pueblo boliviano y dando continuidad al proceso de industrialización.

Lamentablemente hoy el Gobierno enfrenta la traición de quienes por angurrias de poder quieren acortar su mandato olvidando lo ocurrido durante el gobierno de la UDP y las más de dos décadas que costó al pueblo derrotar al neoliberalismo; olvidan que hacer fracasar al gobierno actual, y en tanto a su modelo de desarrollo e industrialización, lo que hará es abrir posibilidades impensadas para que el fascismo irrumpa siendo los más afectados nuestro pueblo, indígenas, mujeres y sectores más vulnerables.

Para aquellos que piensan que las medidas son neoliberales, quizás no sean las más revolucionarias, pero son necesarias porque los “leales” junto al fascismo quieren quebrar el Estado para sacar a Luis Arce y al MAS. En el caso de los fascistas es comprensible, porque no les importó ni les importa el pueblo y velan por las oligarquías y las familias a las que representan. En el caso de los “leales”, sin que quede nada por decir, es un retroceso que existan coincidencias con el fascismo. Así como algunos manifiestan que Marx moriría con estas medidas, sin lugar a dudas tanto Fidel, Chávez o el Che no solo morirían, sino que harían algo más con el accionar de los “leales”.

El Gobierno tuvo que tomar medidas heroicas poco o nada ortodoxas con el fin supremo de proteger el poder adquisitivo del pueblo y la estabilidad económica: ¿pudieron ser otras más?, con seguridad; ¿pudieron estar encaminadas a profundizar y fortalecer el Proceso de Cambio?, sin lugar a dudas. Pero estas 10 medidas están encaminadas a cumplir la misión que le encomendamos hace algo más de tres años el 55% de los bolivianos: proseguir construyendo un modelo inclusivo, que redistribuya los excedentes con equidad con mayor justicia social, acceso a la salud y educación e industrialización del país.


  • Economista.

1 comentario en Los 10 puntos con que el Ejecutivo busca impulsar la economía

Deja un comentario