mayo 26, 2024

Maestro Carlos Daza: Conga, Tabú y Wara

Esta es la segunda parte de nuestra conversación con el maestro Carlos Daza Leyton, quien amablemente me invitó a su casa para poder conocer más sobre su trayectoria artística musical. Ahora entramos de lleno en lo que significó para él Conga y su segunda banda, Tabú, antes de llegar a una de las más importantes bandas del país, Wara.

Conga

“Cuando cursaba el bachillerato ya estaba tocando bien, o sea, de una mejor forma. En vacaciones, con unos amigos, aproveché de armar un grupo llamado Conga. Le pusimos así porque estábamos tocando los primeros temas de Santana.

Carlos Santana fundó la banda Santana el año 1966. Fue pionero en la fusión de música latina con el rock. Además, tenía una buena percusión, transmitía el espíritu latino en su guitarra, en temas como ‘Oye como va’ o ‘Jin-Go-Lo-Ba’ (‘Jingo’). Ya habíamos visto Woodstock, 3 días de paz y música, un documental estadounidense de 1970 nominado a los premios Oscar. Entonces nos volcamos a la música latina.

Después de eso nos fuimos a la Argentina, a Jujuy. Un amigo mayor que nosotros nos dijo que había un festival y que deberíamos ir. Viajamos en las vacaciones finales de colegio, en enero. Todavía éramos menores de edad. Nos dijeron que teníamos que cambiar algunas cosas, sobre todo de vocalista. En esa imposición, porque yo era el cantante, conocimos a Dante Uzquiano, que tenía una voz parecida al del grupo argentino Los Gatos. También conocimos al nuevo baterista, Freddy Beltrán.

Viajamos con ellos, el grupo sonaba bien, llevamos luz negra, que no había en Jujuy. Se veía muy interesante, sonábamos bastante bien, pero Dante decidió ir a Buenos Aires, nos dejó. Él era mayor de edad. Nosotros volvimos a Bolivia para terminar el bachillerato. Seguimos tocando un buen tiempo más. Invité a Pedro Sanjinés al teclado, a Hugo Balderrama en el bajo y yo volví a la voz.

Logramos tocar en varios festivales importantes. Abrimos el concierto en el Cine Teatro Monje Campero cuando llegaron Los Náufragos. “

Tabú

“Después de un año volvió Dante, que había conocido en Buenos Aires a Omar León. Junto a Jorge Komori armaron una banda llamada Tabú. Hicieron un concierto muy lindo en la Plaza San Pedro. Fue ahí que me invitaron a participar del proyecto. Acepté con la condición de llevar al baterista Jorge Cronembold. Esto pasó el año 1972. Nos integramos rápidamente y comenzamos a tocar con solvencia temas de bandas como Deep Purple, Black Sabbath, Santana.

Con Tabú tuvimos varios contratos, comenzamos a sonar más, animábamos fiestas. Y en eso nació la famosa leyenda con Los Marqueses, de Freddy y Javier Márquez, justo el año 1972. El año que salí bachiller salió ese contrato para tocar en una fiesta de carnavales de Los Marqueses y Los Calhambeques.

Aquellos eran jóvenes paceños que, de conformar un club, terminaron consolidándose como una de las primeras pandillas de la ciudad. Fuertemente ligados a la historia política del país y relacionados al grupo Los Tigres de San Pedro.

Ellos andaban en motos Harley Davidson, como los Hell’s Angels, con cascos muy parecidos a los del Ejército del Tercer Reich. Estaban de moda las chamarras de cuero, los jeans, y usaban medallones con la letra M, con sus pelos largos y bigotes y/o barbas, atormentando a la ciudad.

En un principio teníamos que tocar para Los Tigres de San Pedro, porque nosotros éramos de la zona, pero vinieron Los Marqueses para que nosotros fuéramos a tocar para ellos. Les dijimos que no, que ya teníamos un contrato. Pero ellos eran autoritarios, no había cómo decirles que no. Entonces fuimos y tocamos la primera tanda para ellos en la calle Sagarnaga. Hicimos una tanda, y de ahí nos fuimos a cenar y a la fiesta de Los Tigres.

Fue ahí que nos quedamos un rato más, estábamos tocando y nos distrajimos y por eso no volvimos a la fiesta de Los Marqueses, y ellos vinieron a buscarnos. Un grupo de élite de Los Marqueses y Calhambeques se subió al camión de su comparsa y se dirigió a la fiesta de San Pedro para buscarnos al salón del Cenafi de la calle Ballivián. Ahí fue que se encontraron con Los Tigres, que no los dejaban entrar, y se produjo una gresca.

El periódico Última Hora confirmó, por las declaraciones del coronel Eulogio Márquez, jefe del departamento de Radiopatrullas, que el conflicto se produjo por la irrupción de unos en la fiesta de otros ‘para sacar a la fuerza al grupo Tabú’.

En todo ese problema de pelea que tuvieron afuera del local –ya que el ingreso del Cenafi es como un callejón– hubo empujones, alguna que otra piña, puñetes, pero Los Marqueses escaparon. Fue ahí que murió Miriam Márquez. Nos echaron la culpa. Todo pasó por culpa del grupo Tabú. ‘Nos vamos a vengar’, nos dijeron. Yo tenía 18 años, estaba asustado. De ese modo, decidimos disolver el grupo. Nos fuimos a ocultar a una casa en la Zona de Cristo Rey, queríamos irnos a México, pero éramos menores de edad, no pudimos salir. Estuvimos ahí un buen tiempo, después ya se fueron calmando las aguas. Al poco tiempo se esclarecieron los hechos y se supo que nosotros no teníamos nada que ver. “

Wara

“Después de un tiempo decidimos volver a ensayar. Habíamos decidido de cambiar de nombre. Surgieron varias ideas, nombres en inglés, en español, y el nombre Wara Wara, pero ya estaba, había un dúo conformado por Josefina Cardona y Humberto Flores Espinosa (conocido artísticamente como Tito Yupanqui), que fueron muy destacados en la música boliviana y dejaron un legado artístico de casi tres décadas. Votamos por mayoría para que se quede con Wara.

Esos tiempos seguíamos tocando algunos covers de rock, pero ya teníamos ideas de composiciones. Empezamos a trabajar en eso. Lastimosamente, nuestro vocalista, Dante, era muy informal, llegaba siempre tarde a las tocadas, a las fiestas, nos fallaba en los ensayos. En una gira que tuvimos en la ciudad de Oruro escuchamos al cantante de una banda llamada Sleeping Stones, tenía un registro altísimo, cantaba muy parecido al vocalista Ian Gillan de Deep Purple, es muy difícil conseguir esos registros. Le hablamos para que viniera a Wara y aceptó. Él se llama Nataniel Gonzales. “

Sea el primero en opinar

Deja un comentario