junio 18, 2024

Carlos Daza Leytón: historia de la guitarra Gibson Les Paul Custom

El 12 de diciembre de 2009 el blog argentino DkO Rockuras publicó la lista de los 100 mejores guitarristas hispanoamericanos, tomando en cuenta la habilidad con el instrumento, trayectoria, influencia, creatividad y originalidad, posicionando a Carlos Santana en el puesto Nro. 1, Pappo en el Nro. 2, Gato Alquinta en el Nro. 3… y Carlos Daza, de Wara, en el Nro. 50. Hablamos con Carlos respecto a esto.

Historia y anécdota de la guitarra Gibson Les Paul Custom

“La primera guitarra eléctrica que me compraron mis padres, al ver mi afición desmedida por el instrumento y la música rock del 70, fue una guitarra Yamaha color verde tipo SE-335, cuando cumplí 16 años, con la cual fundé el grupo Conga y con la que viajé por primera vez a tocar en un festival de música rock a Jujuy, en Argentina, antes de culminar la secundaria.

Posteriormente, el año 1972, ya generando ingresos con las presentaciones en fiestas y festivales, pude adquirir la guitarra Gibson SG, que era el mismo modelo de guitarra con la que Santana tocó en Woodstock. Con ella grabé el ep Café de Tabú, el álbum El Inca de Wara y el álbum A los niños con amor de Estrella de Marzo.

En 1975 se me presentó la oportunidad de adquirir la famosa y única guitarra Gibson Les Paul Custom (negra), más conocida entre los guitarristas como la ‘Black Beauty’. Con ella realicé presentaciones, giras y grabaciones hasta el 1992.”

La guitarra Gibson Les Paul Custom es producida por Gibson Guitar Corporation desde 1952, y es considerada, junto con la Gibson SG, Fender Telecaster y Fender Stratocaster, como una de las guitarras eléctricas de cuerpo macizo más populares del mundo.

El robo

“Al día siguiente de uno de los tantos conciertos realizados por Wara en el icónico y famoso Teatro Municipal Alberto Saavedra Pérez me dirigí al teatro a recoger mi amplificador, y para ello estacioné mi vehículo en la calle Sucre. Como de costumbre, había un bloqueo que no me permitió llegar a estacionar en puertas del teatro, lo que generó demora en mi salida. Grande fue mi sorpresa al regresar a mi vehículo y encontrarlo con la chapa forzada y sin la guitarra, y sin el maletín de cables y efectos. Acudí inmediatamente a la Policía a sentar la denuncia. Triste y desconsolado me fui a casa y cancelé la presentación que tenía con mi grupo Latin Jazz en Matheus Piano Bar.

Por un lapso de varios meses me sentí algo frustrado y sin ganas de volver a los escenarios. A pesar de haber comprado una nueva guitarra Fender Stratocaster, le compuse un tema instrumental a mi guitarra Gibson Les Paul, el cual titulé ‘Vuelve’ [1], con la esperanza de recuperarla en el tiempo.”

La recuperación

“Transcurrió aproximadamente un año desde el robo, y una noche de viernes, cuando me encontraba tocando precisamente en el Matheus Piano Bar, me llama por teléfono mi esposa y me indica que acababa de ver en el programa Metro Policial que la policía había capturado a un ‘autero’, y que en su depósito encontraron muchos objetos robados, y que al hacer un paneo de su depósito se veía una guitarra negra, y me dijo: ‘ ¿no será la tuya? ’.

El lunes siguiente, al ir a la Policía, vi la guitarra sin cuerdas toda empolvada, sin botones y en un principio no la reconocí. Sin embargo, al ver su cuerpo posterior, estaban las cicatrices que quedaron de las hebillas de mis cinturones en mis tiempos más rockeros, y felizmente, al tener la constancia de la denuncia que realicé cuando la robaron, la pude recuperar. Mi guitarra ‘volvió’, tal vez la conjuró el tema que le compuse. Desde entonces juré nunca más descuidarme de ella, tratando de no sacarla de mi casa a ninguna presentación en vivo y solo usarla para grabaciones en estudio.”

La venta

“El año pasado el curador PhD. Daniel Piper del Museo de Instrumentos Musicales de Phoenix, Arizona, llegó a Bolivia para adquirir varios instrumentos autóctonos de viento, cuerdas y percusión, y habilitar un pabellón dedicado a Bolivia, incluyendo, entre ellos, instrumentos de Clarken Orosco y Rolando Encinas.

Grande fue mi sorpresa cuando me contactó y me dijo que el museo estaba interesado en adquirir mi guitarra, con la que grabé varios discos de Wara. En un principio pensé que el museo estaba interesado en una de mis guitarras criollas, pero cuando fue a mi estudio me dijo que les interesaba mi guitarra eléctrica Gibson Les Paul Custom. Tomando en cuenta que los instrumentos eléctricos de Wara forman parte imprescindible en el nacimiento de la música fusión en Bolivia, le comenté que la guitarra era del año 1973, que tenía 50 años de antigüedad y que por ello su valor era muy alto en el mercado de guitarras reliquia, tratando así de desanimarlo y más bien animarlo a adquirir una de mis guitarras acústicas. Me dijo que consultaría con el comité del museo y que me daría una respuesta al respecto.

Pasadas unas semanas me llamaron nuevamente del museo para indicarme que el comité aceptó pagar el precio solicitado y que me estaban enviando el contrato de compra y los requisitos para su exportación desde Bolivia. Al colgar el teléfono me puse tan triste que unas lágrimas asomaron a mis pupilas. Llegando a casa mi esposa me preguntó: ‘ ¿por qué lloras? ’. Le dije que el museo aceptó las condiciones de compra de la guitarra y que era eso lo que me ponía tan triste.

Después de todo lo pasado con mi instrumento me costaría mucho separarme de ella nuevamente, a lo que mi esposa me contestó: ‘entonces no la envíes, dejá de llorar y asunto cerrado’.

Me puse a reflexionar y me dije: ‘de aquí a unos años, cuando yo deje esta vida terrenal, solo Dios sabe qué pasará con mi guitarra preferida. En cambio, si la cedo al museo desde hoy sabré que se encuentra en un sitio al que le corresponde, orgullosa en tan famoso museo y en exposición permanente, junto a instrumentos musicales legendarios provenientes de todo el planeta, entre ellos las guitarras de Eric Clapton, Carlos Santana, Lee Ritenour, la cítara de Ravi Shankar. Y, además, seguro que pronto podré ir a visitarla personalmente’.”

El Museo de Instrumentos Musicales se encuentra en la ciudad de Phoenix, Arizona, en los Estados Unidos, y cuenta con una colección de más o menos 15 mil instrumentos musicales de toda índole, provenientes de más de 200 países, con exhibiciones interactivas de videos explicativos y conciertos en vivo que se organizan en su teatro. También se lo puede visitar virtualmente a través de su página web: https://mim.org o de su página de Facebook.


1 Tema publicado en el álbum Sojta de Wara.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario