junio 25, 2024

El “pacto secreto” de la oposición en Miami


Por La Época-.


Un “pacto secreto” entre algunos partidos de la oposición recientemente realizado en Miami, con el padrinazgo de funcionarios del gobierno de los Estados Unidos, ha sido denunciado por el exalcalde de la ciudad de La Paz, Ronald MacLean. Noticia que ha tenido una amplia repercusión dentro y fuera de Bolivia.

Es que la denuncia no procede de una fuente de izquierda, sino de un político de derecha que en el pasado estuvo vinculado activamente a la Acción Democrática Nacionalista (ADN), fundada por el exdictador Hugo Banzer Suárez, y hasta hace poco se desempeñó como asesor del dirigente cruceño Luis Fernando Camacho, de Creemos, quien actualmente se encuentra con detención preventiva en la cárcel de máxima seguridad de Chonchocoro en el departamento de La Paz.

Todo indica que la reunión fue promovida por funcionarios del gobierno de los Estados Unidos, aunque todavía no se sabe de qué nivel y de qué instancia civil o militar, y que su efectivización se hizo a través de la Fundación Ríos de Pie, conducida por Jhanisse Vaca Daza, una activista que en 2019 fue una de las protagonistas del golpe de Estado contra Evo Morales. Esta fundación cuenta con financiamiento de los Estados Unidos mediante una de sus instituciones que conducen directamente a la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid).

La sorpresa, como decimos, no es la reunión como tal, sino la fuente por la que se conoció, pues es altamente sabida la fuerte injerencia de los Estados Unidos en los políticos de derecha bolivianos, ya sea para llevar adelante políticas de Estado y medidas económicas alineadas a los intereses de Washington, ya sea en regímenes militares de la seguridad nacional o en gobiernos civiles, como sucedió en dos décadas de neoliberalismo.

Eso implica, a su vez, el alto grado de dependencia y sumisión de este sector político, que incluye a destacados personajes de los medios de comunicación, a los mandatos de la Casa Blanca. Es poco, o casi nada, el grado de autonomía del que gozan ante el poder imperial.

Si bien a la cita no concurrió toda la derecha, como adelantó el delegado asistente por Creemos: fue la primera de las tantas reunión que se llevarán a cabo para construir un proyecto de unidad que haga frente al candidato del Movimiento Al Socialismo (MAS), tolda que ha estado a la cabeza del Estado desde 2006, con excepción de noviembre 2019-noviembre 2020, a causa del golpe de Estado.

Al “pacto secreto” también concurrió un alto representante de Comunidad Ciudadana (CC) de Carlos Mesa y Samuel Doria Medina de Unidad Nacional (UN), poderoso empresario al que en la actividad política no le ha ido nada de bien.

Se desconocen las razones por las que no asistieron políticos como Jorge Tuto Quiroga, expresidente muy vinculado a los Estados Unidos, y Manfred Reyes Villa, actual alcalde de la ciudad de Cochabamba con sólidos nexos con miembros del Partido Republicano de los Estados Unidos.

Por tanto, lo que este encuentro secreto ha develado, por ahora, es la intensa actividad de los Estados Unidos para organizar una alternativa desde la derecha de cara a las elecciones generales, cuyo año de realización es ya una incógnita debido a los planes desestabilizadores que tienen por propósito acortar el mandato del presidente Luis Arce. Habrá que indagar el papel cumplido en este nuevo capítulo opositor por parte de la encargada de Negocios de los Estados Unidos en Bolivia, Debra Hevia.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario