junio 13, 2024

Hacia una igualdad sustantiva: Reflexiones sobre género y políticas sociales en América Latina


Por Soledad Buendía Herdoíza * -.


En las últimas dos décadas América Latina ha sido testigo de una profunda transformación en sus estructuras políticas, económicas y sociales. La implementación de políticas de ajuste estructural y reformas estatales ha marcado un cambio significativo en la Región, dando lugar a nuevas formas de organización y funcionamiento del Estado. Sin embargo, este proceso de reformas ha ido acompañado por una serie de desafíos, especialmente en lo que respecta a la igualdad de género y la participación de las mujeres en la esfera pública y laboral.

En este contexto, el artículo de Laura Pautassi: “¿Igualdad en la desigualdad? Alcances y límites de las acciones afirmativas”, analiza críticamente la situación de las mujeres en América Latina en relación con las políticas de ajuste y las acciones afirmativas.

La irrupción de las mujeres en el ámbito público y laboral ha sido uno de los cambios más significativos en América Latina en las últimas décadas. No obstante, este avance no ha estado exento de desafíos, especialmente en lo que respecta a la distribución desigual de responsabilidades entre hombres y mujeres en el ámbito doméstico y laboral. A pesar de los avances en términos de igualdad formal y reconocimiento jurídico de los derechos de las mujeres persisten profundas desigualdades en la práctica como la discriminación laboral, la brecha salarial y la falta de reconocimiento de las tareas reproductivas como trabajo.

Si bien se han implementado acciones afirmativas y políticas de igualdad de género en la Región, su efectividad ha estado limitada debido a varias razones. En primer lugar, muchas de estas políticas se centran en abordar las desigualdades de género en el ámbito laboral sin tener en cuenta la división sexual del trabajo en el hogar. Esto perpetúa la idea de que las responsabilidades domésticas son exclusivamente femeninas y no toca la necesidad de una redistribución equitativa del trabajo de cuidado, manteniendo el nudo estructural de la desigualdad.

Además, las políticas de acción afirmativa tienden a basarse en un enfoque de igualdad formal, centrado en la igualdad de oportunidades en el mercado laboral, sin tratarlas estructuras subyacentes de discriminación y desigualdad de género. Esto lleva a una situación en la que las mujeres son vistas como portadoras de derechos derivados, en lugar de sujetos de derechos en sí mismas, lo que limita su capacidad para acceder plenamente a la protección social y laboral, más aún cuando el derecho a la seguridad social no es universal, sino vinculado al trabajo formal.

Para avanzar hacia una verdadera igualdad de género en América Latina es necesario adoptar un enfoque que vaya más allá de la igualdad formal y aborde las estructuras de poder y las relaciones de género arraigadas en la sociedad. Esto implica reconocer y valorar el trabajo de cuidado realizado por las mujeres, redistribuir equitativamente las responsabilidades domésticas y promover políticas que garanticen la igualdad de oportunidades y trato en todos los ámbitos de la vida.

Asimismo, es fundamental que las políticas de igualdad de género tengan en cuenta las diversas realidades y necesidades de las mujeres en la Región, incluidas las mujeres indígenas, afrodescendientes, rurales y con discapacidad. Solo mediante un enfoque inclusivo y holístico se podrá lograr una verdadera igualdad sustantiva en América Latina.


*       Exasambleísta ecuatoriana.

 

Sea el primero en opinar

Deja un comentario