julio 17, 2024

Liuba María Hevia: “ser trovadora es tener una misión ética y estética en la vida”

Por Javier Larraín *-.


La primera vez que escuché a Liuba María Hevia fue cuando cayó en mis manos su álbum de música infantil Travesía mágica, donde reúne un conjunto de obras propias con las de la poeta Ada Elba Pérez, así como trabajos imprescindibles de este género de la cubana Teresita Fernández y de la argentina María Elena Walsh, en un todo cerrado con broche de oro con las colaboraciones de Silvio Rodríguez, Santiago Feliú, Carlos Varela y la propia Teresita Fernández, entre otros.

Con los años pude verla cantar, acompañada de un sobrio y elegante cuarteto, en un concierto homenaje a Luis Eduardo Aute realizado en el teatro Karl Marx de La Habana, en que Liuba María literalmente hizo emocionar hasta las lágrimas a las miles de personas que le oímos interpretar: “Al alba”.

A casi tres décadas de su primera y única visita a Bolivia, con una carrera consolidada que la ha llevado a compartir escenarios en decenas de países con lo más laureado de la canción de autor de habla hispana, considerada por el maestro Leo Brouwer como “la voz decidida y tierna a la vez, cubanísima en la dimensión exacta”, conversamos en exclusiva para Correo del Alba con la trovadora, quien promete una noche inolvidable en el Teatro Doña Albina, en el barrio de Sopocachi, el próximo jueves 13 de junio, en un concierto a cargo de Producciones R.

Javier Larraín (JL).- ¿Cuándo fue la primera vez que visitó Bolivia? ¿Qué recuerdos tiene de esas presentaciones?

Liuba María Hevia (LM).- Estuve en Bolivia a mediados de los años 90 y tengo un recuerdo muy especial de esa visita, un público con una calidez extraordinaria que me llevó a pensar que tenía que regresar y que recibió mi trabajo con gran cariño. Fue una muestra de respeto por la música cubana y también por lo que yo representaba en ese momento, que no es la mujer que soy ahora con más de 20 discos.

El sueño es lograr repetir esa emoción maravillosa que me acompañó durante esos días en Bolivia.

JL.- ¿Qué nos puede adelantar de su presentación en La Paz el próximo 13 de junio? ¿Recorrerá parte de su repertorio principal? ¿Interpretará temas de su disco Canciones que no se extraviaron?

LM.- Pienso hacer un recorrido por los temas más emblemáticos de mi carrera tratando de mantener y de buscar colores, los variados géneros que he trabajado: la guajira, la habanera, la canción libre, el son. Y, por supuesto, voy a detenerme en mi disco más reciente, Canciones que no se extraviaron, con temas como “Tantas vidas”, “Con un ramito de mejorana”.

También siempre una pincelada infantil, para dejar una muestra de lo que hago, aprovechando ese pequeño momentico para recorrer tantos años de carrera y que sea una manera de intercambio muy especial con el público de La Paz.

JL.- Con más de una veintena de álbumes publicados y centenares de canciones, ¿qué significado tiene para usted el ser trovadora?

LM.- Ser trovadora es tener una misión ética y estética en la vida; defender la belleza, defender la justicia y mirar el mundo desde lo positivo. Yo creo que es una forma de sentir y pensar la vida desde esa mirada.

JL.- Silvio Rodríguez la ha definido como “una de las artistas fundamentales de nuestros tiempos”. ¿Cuáles son los mayores aportes que siente que ha dejado y continúa dejando a la cancionística de habla hispana?

LM.- Primero, me siento muy agradecida y halagada con las opiniones de Silvio, con esas palaras del maestro, mi querido poeta del alma –al igual que Pablo son mis maestros eternos–. Quedo agradecida a la vida y a la música por la oportunidad de haber trabajado con ellos y de haber sentido su amabilidad con mi trabajo.

Realmente no sabría cómo hablar de mí misma, creo que eso les corresponde a los críticos, a los musicólogos, a quienes se dedican a analizar la obra de los artistas. Lo que sí puedo asegurar es que me entrego a lo que hago, desde la honestidad; que mis canciones son el resultado de vivencias, de momentos importantes de mi vida que convierto en canciones; que me preocupo mucho por la realización y la producción de mis discos y que me gusta diferenciarlos; que hago lo mejor que puedo mi trabajo y la vida me la dejo en esto y que para mí un concierto, un disco y la creación de un tema es algo a lo que me entrego totalmente, de cuerpo y alma.

JL.- ¿Cómo crea Liuba María Hevia sus canciones –“esas crónicas de viajes”–? ¿Hay algún método en particular?

LM.- La forma de componer es muy particular cada una, pero básicamente es una idea que se me repite en la mente y alguna melodía, quizás con una frase, que voy desarrollando y que muchas veces hago cuando ellas se me resisten al olvido y se me repiten una y otra vez en la mente.

Creo en ese impulso real y honesto que te lleva a ese parto, no me preocupo ni me organizo para hacer canciones; creo que hay cosas que hay que dejar que fluyan. Sí hay que estudiar, hay que estar cerca de la guitarra, me gusta estar en esa corriente que es el hecho de sentir el sonido de la guitarra que me hace falta escuchar. De hecho, por ejemplo, tengo la guitarra en la sala de la casa y cuando me voy moviendo por distintas zonas paso y toco un ratito. Me gusta tocar la guitarra, dialogar con la guitarra, ahí aparecen las canciones, así es como van fluyendo y luego están.

Yo sí no dejo de vivir un momento de mi vida por hacer canciones; diría que la vida me sorprende en canciones. Las canciones son el resultado de mi vida y no al revés. Por eso creo en la inspiración y digo que son las crónicas realmente relevantes en mi vida las que aparecen en mi obra.

JL.- Canción infantil, poesía, tributos, crónica, naturaleza, fantasía… ¿qué lugar ocupan en su propia vida esas dimensiones que ha patentado exitosamente en su canto?

LM.- Pienso que sobre esos aspectos que menciona está haciendo de alguna manera una valoración de mi obra que le agradezco profundamente, porque la presencia de la poesía, de la belleza, de la ingenuidad creo que si están presentes en una obra de un artista es extraordinario. Ojalá yo esté cerca –de verdad– de esos elementos, porque si así fuera estoy cumpliendo lo que he soñado hacer: acercarme a esos lugares donde puedo defender la belleza y donde puedo defender la esperanza a través de todos estos elementos.

JL.- ¿Cuáles son sus proyectos para lo que resta del año?

LM.- Tengo varios planes para este 2024. Luego de estar en Bolivia seguiré a Chile. En La Habana voy a tener un evento llamado “Alma creadora”, que es un homenaje a las maestras que me precedieron. Invito a creadoras y cantautoras de diferentes países, este año voy a tener invitadas de Puerto Rico y de México, será la novena edición.

Voy a estar grabando el segundo volumen del disco Canciones que no se extraviaron. Y, además, estoy preparando un disco de música para niños que debo grabar el año próximo –estoy trabajando en eso, creando y preparando esa producción–; al igual que otro disco con canciones inéditas que no tiene nada que ver con el concepto del de Canciones que no se extraviaron, que son canciones perdiditas de distintas épocas de mi vida, ya que este último sería con temas nuevos.

¿Qué más decirle? Voy a estar todo el tiempo creando, esa es mi vida, siempre estoy en movimiento. Tengo varios trabajos en España, en muchos lugares estaré haciendo presentaciones, voy a estar informando de esto a través de las plataformas, de las redes, que para mí son un espacio de comunicación para lo hermoso, para el trabajo, para lo positivo, y es como una ventana para comunicarme con las personas que siguen la música que hago.

Un ping-pong final:

  • La canción: el mejor hogar.
  • La guitarra: mi mayor cómplice.
  • La trova: el hechizo, la inspiración.
  • Silvio Rodríguez: el misterio de la poesía.
  • Pablo Milanés: paradigma de la cubanía.
  • Noel Nicola: “Te perdono”, una canción que lo hace perdurable.
  • Luis Eduardo Aute: la certeza de llevar en su mirada la belleza.

  • Profesor de Historia y Geografía e integrante del capítulo boliviano de la Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad (REDH).

*       Cortesía de la revista Correo del Alba – https://correodelalba.org

 

Sea el primero en opinar

Deja un comentario