julio 23, 2024

General golpista ordenó disparar contra la población en Bolivia

La Paz-. El ministro de Gobierno (Interior) de Bolivia, Eduardo del Castillo, aseguró hoy que el exjefe del Ejército Juan José Zúñiga ordenó disparar contra la población durante el fallido golpe de Estado del miércoles último.

“El señor Zúñiga había dado incluso la instrucción de disparar a la gente que se encontraba en inmediaciones del Palacio Quemado y de la Casa Grande del Pueblo”, afirmó Del Castillo en entrevista concedida al canal estatal Bolivia Tv.

Informó que el comandante de la Octava División, según algunos hallazgos, le dijo que no iba a acatar esa orden y Zúñiga lo amenazó con relevarlo en el cargo.

Sin embargo, según Del Castillo, ese oficial le reprochó “¿qué más falta? ¿Qué más podemos hacer? ¿Dispararle al pueblo? Ya todo lo que hemos hecho está mal”.

Durante la ocupación de la plaza Murillo por cientos de efectivos reforzados con tanquetas, resultaron heridas 14 personas por impactos de balines disparados por militares, y varios lesionados requirieron ser intervenidos quirúrgicamente.

Al referirse a los factores que influyeron en la derrota de la intentona, Del Castillo mencionó la insubordinación y marginamiento de unidades castrenses en la asonada golpista, la decisión del presidente Arce de enfrentar a Zúñiga en el viejo Palacio de Gobierno y la rápida y masiva movilización ciudadana.

En la entrevista, se precisó que en la fallida intentona están involucrados militares del servicio pasivo, activo y civiles.

La acción militar se preparaba desde mayo aproximadamente. Se conoce que se dio a los choferes de las tanquetas un curso de manejo en áreas urbanas, en la parte operativa.

El propio Zúñiga, en su declaración policial, reveló que el experto en planificación Aníbal Aguilar ya daba cursos desde mayo y le decía que “debía realizar un levantamiento” y tomar el poder.

Zúñiga, el excomandante de la Fuerza Aérea Marcelo Zegarra, el exjefe de la Armada Juan Arnez y el civil Aguilar formaron parte del círculo de planificación y ejecución de la asonada golpista.

Hasta el momento, fueron aprehendidos 21 involucrados, y Zúñiga, Arnez y el excomandante de la División Mecanizada de Viacha Edison Iraola fueron encarcelados preventivamente por seis meses.

Del Castillo sostuvo que la investigación continuará hasta dar con todos los autores intelectuales y materiales de la sublevación militar.

En un intento por sumar adeptos, durante la sedición, Zúñiga anunció que pondría en libertad a cabezas visibles del golpe de noviembre de 2019 como Jeanine Áñez, Luis Fernando Camacho y altos cargos militares, a quienes calificó de “presos políticos”.

Una reciente confesión del excomandante de la Fuerza Aérea Segarra, dada a conocer por el canal de televisión DTV, precisa que, según Zúñiga, se contaba con el apoyo de la embajada de Estados Unidos en La Paz, la de Libia y la de la Comunidad Europea.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario