octubre 30, 2020

Los desafíos de Humala, ¿neoliberalismo, revolución o reformismo?

“Un fantasma recorre América Latina, el fantasma contra el neoliberalismo”. El pasado domingo se celebró en El Perú la segunda vuelta de las elecciones presidenciales entre el candidato nacionalista popular Ollanta Humala y la conservadora neoliberal Keiko Fujimori. Los datos de la Oficina Nacional de Procesos Electorales confirmaron la victoria de Humala con Alianza País Perú, obteniendo más de 7 millones 800 mil votos, el 51.48%, y superando a la candidatura de Keiko, Fuerza 2011, por casi medio millón de votos con el 48,52%.

El Grupo Consorcio, corporación empresarial que posee los principales medios de comunicación de El Perú como El Comercio, Peru21, Trome, Gestión, América TV y Canal N, históricamente ha estado vinculado a Alberto Fujimori, padre de Keiko, donde personalidades como Marta Meir Miró, miembro del Consejo Consultivo Editorial del Diario El Comercio fue candidata al Congreso con Fujimori en el año 2000. Meir despidió a varios periodistas por no apoyar a Keiko durante la campaña. También el actual director de Peru21, Fritz Lleva Bois, fue ex asesor económico de Carlos Boloña, ex ministro de economía de Fujimori. Incluso las supuestas encuestas “objetivas” preelectorales realizadas por la consultora de investigación DATUM, y publicadas en Perú21 durante el mes de mayo presentaban que Keiko superaría en votos a Humala creando así un falso imaginario social. Finalmente la estrategia de las corporaciones de comunicación no consiguieron el resultado manipulador que buscaban y Humala será proclamado como nuevo Presidente de El Perú,

Tras la victoria popular de Humala, queda la duda sobre la estructura de su proyecto. La mayoría de la población indígena, rural, minera, y desfavorecida, que el neoliberalismo atacó duramente, ha sido el sujeto votante que ha llevado a Humala al poder por sus promesas de cambio y reducción de la desigualdad. Por otra parte, la primera reunión de Humala con la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas confirmó a la patronal salir “fuera de dudas” sobre la continuidad de sus intereses. Posiblemente Humala busque una alianza de clases como proyecto desarrollista, cometiendo delitos de demagogia al negar finalmente tras su victoria la promesa de convocar una Asamblea Constituyente. Buscando un consenso social que paralizará cambios internos, otra cuestión cae sobre qué bloque latinoamericano elegirá Perú. ¿Continuará en el grupo neoliberal del Eje del Pacífico, vinculado con Estados Unidos y sus organismos financieros, conformado junto a Colombia, Chile y México, donde traicionaría a la mayoría de sus votantes? ¿Se vinculará con el grupo revolucionario formado por países del ALBA-TCP donde podría confrontarse con la patronal nacional? o ¿elegirá el reformismo socialdemócrata, liderado por Brasil y Argentina, que no tienen como proyecto suprimir el capitalismo pero si el neoliberalismo? Parece que la última opción es la que mas encaja, aún así el tiempo confirmará la ruta de Humala.

Be the first to comment

Deja un comentario