octubre 23, 2021

Entre Enero y Octubre del 2011, 85 Feminicidios!!… Cuando las cifras no sólo son números, sino vidas apagadas, familias, personas, hijos e hijas

por: Rosario Chuquimia Marca *

Marcela Lagarde señala que el delito de Feminicidio es “la muerte de una mujer por el hecho de ser mujer” y lo define como: “el conjunto de violaciones a los derechos humanos de las mujeres que contienen los crímenes y las desapariciones de mujeres y que fuesen identificados como crímenes de lesa humanidad”.

Cuando leemos, escuchamos o vemos un caso en el que una mujer fué asesinada en manos de su pareja, otras veces tras una violación, muchas otras por parte de familiares lejanos o cercanos, queda claro que todos estos delitos son mediados por ideas estereotipadas que aun conservamos y justificamos socialmente diciendo: “es porque camina hasta muy tarde, por eso la violaron o seguro ella provoco para que su agresor la golpee hasta matarla”, y así muchas justificaciones más.

¡Claro! así vamos naturalizando y de cierta forma aceptando esta situación. Mientras no nos pase a nosotras o a alguna de nuestras familiares, no es tan grave. Sin embargo, los datos presentados por el Observatorio “Manuela” Violencia, Feminicidio y Mujeres en Riesgo del Centro de Información y Desarrollo de la Mujer – CIDEM, nos revelan que, este año, en 85 familias existió la pérdida de una mujer, que en muchos casos pudo haber sido joven o adulta; trabajadora; en muchos otros madre, la única proveedora del hogar, esposa o tal vez niña. Todas, desde su particularidad y complejidad identitarias, eran parte importante de la sociedad boliviana.

Ante estos delitos, muchos de los familiares, suelen sentirse consternados por la pérdida o culpables por no haber prevenido la violencia. En otros casos, estafados, pues al intentar denunciar la situación y buscar justicia deben probar que se cometió un delito de lesa humanidad contra aquella mujer que era parte de su vida y de su familia.

Feminicidio en Bolivia: visibilizando las cifras

El Observatorio “Manuela” Violencia, Feminicidio y Mujeres en Riesgo del CIDEM ha registrado entre enero y octubre de este año, un total de 136 asesinatos. 51 corresponden a asesinatos por inseguridad ciudadana u otros y no determinados y 85 corresponden a feminicidios.

  • De los 85 feminicidios, el 50,59% corresponden a feminicidios íntimos o conyugales, es decir las mujeres son asesinadas por sus parejas o ex parejas.
  • Por feminicidios sexual se ha registrado un 23,53%, mujeres que tras ser violadas son brutalmente asesinadas para hacer desaparecer huellas del delito.
  • Por feminicidio infantil se ha registrado un 18,82%.

Los costos económicos y temporales de demandar justicia

En el mejor de los casos, cuando se inicia la denuncia formal, en el marco de la justicia penal, los familiares deben pagar altas sumas a su abogado defensor, sumas que varían de acuerdo a la etapa del proceso, establecidos por el Colegio de Abogados. Por ejemplo, el acompañamiento durante la etapa preliminar cuesta hasta 2.000 Bs. Durante la etapa preparatoria debe pagarse 3.000 Bs. y en la etapa del Juicio Oral entre 4.000, 5.000 o 6.000 Bs.; esto, si se logra culminar el proceso. La familia demandante debe abonar unos 10.000 Bs., sin contar con los timbres establecidos por ley, las notificaciones a las que se debe agregar una suma adicional para pasajes del notificador, que tendrá que ir varias veces “según ellos”. Y, todos los demás gastos, de tantas idas y venidas al Juzgado, cuando las audiencias se suspenden, se postergan, y se pronuncia la tan conocida expresión “vuélvase mañana”… En fin, así de caro cuesta demostrar que se ha sido víctima de una vejación como la violencia sexual o el feminicidio.

Por otra parte el tiempo que se debe invertir para “conseguir y clamar justicia”, es muy desgastante. En el caso de Lourdes Yana, por ejemplo, que fue secuestrada y presuntamente asesinada por su cuñado el año 2000, el proceso duró alrededor de 10 años, la sentencia declara culpable del delito de Secuestro a Miguel Ángel Quino y… lo sanciona con 5 años de presidio!!! A pesar de que todos los indicios señalan que ha sido asesinada, el culpable apela a la Constitución Política del Estado, se acoge al silencio y nunca declara el paradero del cuerpo de Lourdes. No sé si esto refleja una buena administración de Justicia, cuando los familiares han perseverado en busca de la misma durante casi 10 años; al contrario, parece una ironía legal y el feminicidio queda en la impunidad.

Entre voluntades y tráfico de influencias

Según la ley, si existe una buena investigación y los peritajes son realizados “con voluntad”, los tiempos establecidos para la etapa preliminar no debería exceder los 20 días, la etapa preparatoria los 6 meses y la etapa de juicio los tres meses. Pero los procesos duran 3, 4 o más de 12 años, como en el caso de la niña Patricia Flores que tras su violación es asesinada en 1999. ¡Es tan lenta la justicia, con tráfico de influencias, y tantas veces atravesada por negligencia! Así, luego de que se presentaron excusa tras excusa por parte de los jueces penales, este caso se encuentra en un Juzgado en Materia Civil. Entonces, si así de difícil es llevar a cabo un proceso, ¿realmente existe justicia? ¿Realmente existe la misma cuando se debe pensar que para acceder a ella sólo se requiere tener altas sumas de dinero?

Al margen de esa situación, legal y económica ¿Qué pasará con las personas que perdieron a un ser querido? El Estado no repara el daño ni sanciona, entonces ¿hay Justicia en Bolivia para el Feminicidio? No. Por qué hablar pues de vivir bien, si las familias también se ven afectadas por el dolor profundo de haber perdido una vida… pero también está el dolor presente ante la injusticia de la justicia y la impunidad en la que muchos casos terminan.

*          Psicóloga del Centro de Información y Desarrollo de la Mujer – CIDEM

Be the first to comment

Deja un comentario