enero 9, 2022

Ja-ja-jallalla proceso de cambio

por:  José Luís exeni

Desde este número, La Época le ofrece periódicamente en este espacio las caricaturas principales del artista plástico Alejandro Salazar, recién publicadas en el libro El proceso de cambio según Al-Azar (Hivos, 2013). Cada caricatura irá acompañada del (con)texto escrito para el libro por el periodista José Luis Exeni Rodríguez. Iniciamos pues esta aventura con la portada del libro y su primer (con)texto introductorio.
Se trata, sin duda, de un libro de combate. No para nutrir / afinar la crítica de las armas ni tampoco las armas de la crítica. Su propósito, en tiempos de pluri-solemnidad, es más modesto pero a la vez menos prescindible: cultivar la ironía. Se trata, por ello, de un libro de convite.

El proceso de cambio según Al-Azar es una exquisita recopilación de las mejores caricaturas del artista plástico boliviano Alejandro Salazar. Casi todas ellas fueron publicadas durante la última década en diferentes periódicos del país (como La Época). Ahora están juntas, como regalo-fiesta.

Sin ningún afán cronológico, el libro está organizado por (d)años. Arranca con un breve repaso a la etapa previa de “crisis, inflexión y cambio” (2000-2005) y prosigue con ilustraciones de hechos relevantes que caracterizaron cada uno de los ocho años (2006 al 2013) del Gobierno de Evo.

Cada parte está precedida por un pequeño (con)texto. La intención-alcance es simple: situar como provocación/anticipo algunos temas sueltos de coyuntura que luego verán interpretados según la radical mirada de Al-Azar. Es como un pequeño inventario cómplice, si acaso, para acompañar la observación.

¿Qué habrá de encontrar en el libro? Una colección selecta y reparadora de varios momentos del actual proceso de transformaciones en Bolivia bajo el filtro irónico del artista. Siempre irreverente, siempre crítico. Es como repasar la historia corta, tan llena de grises, desde la irreductible trinchera del humor.

“Bolivia cambia, Al-Azar cunde”. Les invitamos pues a compartir periódicamente en este espacio de La Época, sin titubeos ni concesiones, este mosaico/recorrido alazariano por los patios interiores del proceso de cambio. Estamos seguros que difícilmente habrá mejor testimonio de estos intensos años que —a la manera de Octavio Paz— dicen adiós a lo que fue, se demoran en lo que será.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario