diciembre 4, 2021

¿Qué es el Pacto Fiscal?

por: Henoch Ascarrunz Martínez

Prima la idea en algunas autoridades gubernamentales de impulsar un pacto productivo, con visión productiva y no con visión rentista.

En estas últimas semanas se escucha a diferentes autoridades, dirigentes políticos, nacionales y departamentales hablar del “Pacto Fiscal”; muchas personas no conocen su significado, procuramos en este artículo aportar un poco al debate y tratar de explicarlo.

En 1998, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), preparó el documento “El Pacto Fiscal. Fortalezas, debilidades y desafíos”, en el cual explica lo siguiente:

“El Pacto Fiscal debe entenderse como el acuerdo sociopolítico básico que legitima el papel del Estado y el ámbito y el alcance de las responsabilidades gubernamentales en la esfera económica y social.”

Según esta definición el “Pacto Fiscal” es resultado del consenso entre actores y agentes políticos y económicos; otorgando al Estado la legitimidad para que amplíe sus responsabilidades por el bien común en los ámbitos económicos, pero además sociales.

La CEPAL también nos dice:

“El Pacto Fiscal, en particular, puede interpretarse como un acuerdo sobre el monto, origen y destino de los recursos que requiere el Estado, acompañado de transparencia y de rendición de cuentas para contribuir a que esté sujeto a seguimiento y cumplimiento.”

La idea central del concepto nos recuerda a la política fiscal, la cual es descrita por Paul Samuelson (Premio Nobel en Economía 1970), de la siguiente manera:

“La política fiscal es una rama de la política económica que configura el presupuesto del Estado, y sus componentes, el gasto público y los impuestos, como variables de control para asegurar y mantener la estabilidad económica, amortiguando las variaciones de los ciclos económicos, y contribuyendo a mantener una economía creciente, de pleno empleo y sin inflación alta.”

Cómo se interpreta el Pacto Fiscal en nuestro país

La ley 031, conocida como Ley Marco de Autonomías y Descentralización (LMAD) “Andrés Ibáñez”, en su disposición transitoria décima séptima indica:

“El Servicio Estatal de Autonomías (SEA) en coordinación con el Ministerio de Autonomías y el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, elaborarán una propuesta técnica de diálogo para un Pacto Fiscal analizando las fuentes de recursos públicos en relación con la asignación y el ejercicio efectivo de competencias de las entidades territoriales autónomas y el nivel central del Estado. La propuesta deberá apegarse a los principios, garantías, derechos y obligaciones establecidas en la Constitución Política del Estado, considerando también las necesidades económicas y sociales diferenciadas entre departamentos.”

Bajo esta premisa el SEA presentó el 2015 un documento denominado: “Propuesta Técnica de Diálogo ‘Rumbo al Pacto Fiscal en Bolivia’”, en el cuál propone el siguiente concepto:

“Pacto Fiscal es el proceso de concertación e implementación de acuerdos entre el Nivel Central del Estado y las Entidades Territoriales Autónomas, con participación social de las ciudadanas y los ciudadanos para el buen uso de los recursos públicos, con el fin de hacer efectivo el “Vivir Bien” conforme a los principios, garantías, derechos y obligaciones establecidas en la Constitución Política del Estado.”

Pero, ¿qué dicen las autoridades?:

“El Pacto Fiscal debe ser un acuerdo sociopolítico con base en la solidaridad entre departamentos y no una ocasión para sólo pedir más recursos al gobierno nacional”, sostiene el vicepresidente de la Cámara de Diputados, Víctor Borda.

El Gobierno Autónomo Departamental de Santa Cruz en su documento “PACTO FISCAL – En busca de un Acuerdo Nacional por Bolivia”, indica:

“Un Pacto Fiscal es un acuerdo político sobre el manejo y la administración de la política fiscal del gobierno central y de los gobiernos subnacionales, teniendo como objetivos fundamentales, la estabilidad macroeconómica, la autonomía fiscal sub-nacional, la equidad distributiva, la eficiencia en la ejecución del gasto, y la responsabilidad y disciplina fiscal.”

Por su parte, el alcalde de La Paz Luis Revilla declaró:

“Un Pacto Fiscal, es un mecanismo fijado en la Ley Marco de Autonomías, permitirá definir a través de un gran acuerdo nacional cómo se podrán cubrir las necesidades de salud, alimentación, educación, vivienda, seguridad ciudadana, entre otras, que están establecidas en la Constitución Política del Estado. La discusión tomará como ejes la Agenda Patriótica y el Plan Nacional de Desarrollo.”

Ejemplos de Pacto Fiscal

A lo largo del tiempo se dieron varios de estos Pactos en diferentes regiones del mundo, una de ellas es el Pacto Fiscal Europeo, formalmente conocido como: “Tratado de Estabilidad, Coordinación y Gobernanza en la Unión Económica y Monetaria”, y contiene un conjunto de reglas llamadas “reglas de oro”, que son vinculantes en la UE para el principio de equilibrio presupuestario. Fue firmado el 2 de marzo de 2012 por 25 estados miembros de la Unión Europea (UE) (con la excepción del Reino Unido y la República Checa); el tratado entró en vigor el 1 de enero de 2013, por haber sido ratificado por un número de miembros de la eurozona superior al mínimo de 12.

En Chile hubo un proceso de consulta con sectores laborales y se tomó en cuenta la posición de la cúpula empresarial chilena en la formulación de las propuestas de reforma, pero estas se negociaron directamente entre la coalición de gobierno, la Concertación por la Democracia y el principal partido de oposición, Renovación Nacional.

Recursos de los gobiernos subnacionales y su dependencia

Revisando las presentaciones del Ministro de Economía y Finanzas Publicas Luis Arce Catacora, la siguiente gráfica nos llamó la atención en sobremanera. (Ver gráfico)

.
(Ver gráfico citado en PDF del semanario en;
https://www.la-epoca.com.bo/portada/1472044477/digital/#/6/zoomed)

.

De los recursos que fueron ejecutados el 2015 sólo el 4,7 % en los Gobiernos Departamentales y el 14, 2% en Gobiernos Municipales son recursos propios; este dato es preocupante porque indica que los gobiernos subnacionales generan muy pocos ingresos, lo que debería ser tratado en un Pacto Fiscal con el fin de mejorar este rubro.

De acuerdo a lo explicado podemos concluir que el Pacto Fiscal debe tomar en cuenta a la mayor cantidad de organizaciones sociales y políticas por el hecho de ser una transformación en el manejo del erario nacional, de su forma de captarlo, de su composición y de su distribución; la idea de algunas autoridades gubernamentales de impulsar un pacto productivo debe ser tomada muy en cuenta porque los Gobiernos Subnacionales no sólo deben exigir recursos, también deben generarlos, en Bolivia deberíamos empezar a debatir un Pacto Fiscal con visión productiva no con visión rentista.


* Miembro de la Escuela Nacional de Formación Política.

Be the first to comment

Deja un comentario