junio 20, 2021

Corimexo y los datos incestuosos

Una novedosa forma de generar “noticia” ha sido implementada por el diario Página Siete. Primero contrata una empresa para realizar una encuesta con temas que le interesan al diario, luego utiliza los resultados como la “fuente” de sus noticias, juez y parte diríamos. Por supuesto que es un hecho legítimo este procedimiento, pero en este caso, dado que este diario miente reiteradamente, su proceder se hace dudoso.

Página Siete no puede ser considerado un medio de prensa imparcial, claramente es un medio que ha optado ser la oposición política al gobierno actual, ese es el leit motive de su existencia. El soporte público que tiene es el segmento social conservador, son los bisnietos de los que leían “La Razón” en la época de los “Barones del Estaño” y los nietos que leían “El Diario”, vocero del MNR.

Pero volviendo al mecanismo de generar sus propias fuentes –una especie de incesto- diremos que está muy a tono con la excelente propaganda de Corimexo, que generó un anzuelo de gran pesca, todos caímos en él y llegó incluso a los estrados judiciales, donde particularmente pienso, será desechado.

La eficaz propaganda de Corimexo, es un complejo muy bien trabajado, sobre todo basada en el subconsciente humano, y denotando gran conocimiento del “ser” boliviano. Estos principios eficaces han sido aplicados a la política y así tenemos resultados electorales, como el acontecido en la Argentina. ¿Tenemos los mecanismos para no caer en la trampa? Por supuesto que no.

Corimexo nos ha demostrado lo vulnerables que somos. Hace mucho tiempo se decía que uno de los secretos de una buena propaganda era el mensaje “subliminal”, Corimexo ha trabajado una verdadera estrategia comunicativa, en varias etapas y momentos.

Página Siete ha tratado de hacer comunicación estratégica pero no ha sabido posicionar el “anzuelo”, porque siempre fueron mentiras o especulaciones, no puede mostrar “un cuerpo” coherente y creíble que luego “atrape” a todos los indefensos consumidores de mensajes en esta realidad cada vez más mediatizada.

El fenómeno Corimexo y sus posibles aplicaciones en serio en el ámbito político, están a la vuelta de la esquina y reitero, nos puede encontrar a todos los ciudadanos, indefensos sin capacidad de reacción.

Volviendo a las encuestas de Página Siete, además de dispositivos incestuosos, son una especie de linchamiento mediático para sujetos sociales como las organizaciones sociales, lo perverso de este uso incestuoso de los datos es que convierte a la “encuesta” en fiscal-juez y verdugo y crea un clima, basado en “datos poco confiables” (como toda encuesta dirigida) para venderla como “verdad”.

Esta instrumentalización de la información con fines políticos, es la demostración del límite que separa un periodismo cercano a la verdad y a las operaciones políticas mediatizadas.

Ya lo afirmamos hace bastante tiempo, hoy el partido político de oposición con mayor actividad es el de los Medios de Comunicación Masivos, (a la cabeza de Pagina Siete con el respaldo de sus aliados, Erbol, ANF y El Deber) mucho más que las organizaciones políticas que, al no tener propuestas, se pierden en el escenario político del país.

Como toda organización política honesta los medios masivos debería buscar su registro en el Tribunal Supremo Electoral o donde corresponda para comenzar a elaborar sus listas y promocionar candidatos, que mucha falta le hace a la oposición, que solamente maneja fantasmas tratando de asustar a una población que, como estamos viendo, ha superado el miedo hace tiempo.


* Camilo Katari, es escritor e historiador potosino.

Be the first to comment

Deja un comentario