septiembre 28, 2022

El incremento de la deuda, ¿es bueno o malo?

Las últimas noticias del Ministro de Economía dan cuenta que el país emitió “bonos soberanos” por un valor de Mil Millones de Dólares Americanos a un plazo de 11 años y con un rendimiento (o interés) de 4,5% anual.

Nuevamente, los analistas económicos tradicionales emitieron sus opiniones respecto a los créditos; manifiestan que la deuda externa del país crecerá alarmantemente (cuando el gobierno capta recursos del exterior), sin embargo cuando el gobierno recurre al Banco Central en busca de crédito interno, indican que ya se está raspando la olla en busca de las “últimas migajas”, que la bonanza pasó y ahora si viene la crisis económica tan añorada por ellos.

Debemos recordar que los créditos son un instrumento financiero beneficioso (a nivel internacional, nacional, regional, municipal, familiar y personal) cuando son bien utilizados, es decir cuando se invierten en bienes o servicios que rendirán beneficios futuros.

El éxito de los bonos que emiten los países, básicamente deben estar respaldado por el desempeño financiero expresado en crecimiento constante en un determinado tiempo, es decir aquellos países donde la inestabilidad económica, social y/o política prevalecen tendrán más inconvenientes en la colocación de sus bonos, así tenemos a la Argentina que pese a poner bonos a mayor tasa de interés (5 y 7%) no tiene los resultados esperados, de igual forma el Brasil (6%), esto también se refleja en el principio económico de a mayor riesgo de pago mayor tasa de interés.

Evidentemente existen créditos a menor tasa de interés de organismos internacionales como la Corporación Andina de Fomento (CAF), Banco Mundial, Banco Interamericano de Desarrollo (BID), ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y otras, que otorgan créditos entre 1,9% a 3%, destinados a países muy pobres en los cuales el ingreso per cápita y el crecimiento económico son bajos. Para estos créditos el país ya no califica porque en la última década el desempeño económico alcanzo niveles con los cuales ya no estamos catalogados (para los organismos internacionales) como país “muy pobre”, sino de “ingresos medios”.

Ya se manifestó que el destino de los Mil Millones de Dólares Americanos irán a la construcción de hospitales de tercer y cuarto nivel, en los departamentos de La Paz, Cochabamba Santa Cruz y Tarija, sin embargo los gastos que conllevarán el funcionamiento de estos establecimientos necesariamente implicará el compromiso de las Gobernaciones en cuanto a mantenimiento y suministros hospitalarios (de acuerdo a lo establecido en la Ley de Autonomías y Descentralización) y al Ministerio de Salud con la previsión de ítems de personal médico altamente especializado.

Las futuras generaciones de bolivianos, son las que se beneficiaran por las buenas inversiones que vienen realizando en caminos, hospitales de tercer y cuarto nivel, alternativas de energías limpias y otros; los créditos obtenidos tienen la garantía que serán cumplidos de seguir con el mismo desempeño financiero del país.


*              Economista.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario