octubre 23, 2020

Movilización y paro de 36 horas contra «ajuste»

BUENOS AIRES, -. Una multitudinaria marcha de movimientos sociales y sindicatos abrió hoy en Argentina un paro de 36 horas para repudiar «el ajuste» del gobierno de Mauricio Macri, quien desde Nueva York descartó que el país caiga «en default» y se dijo «listo» para buscar su reelección en 2019.

Con la crisis financiera de fondo, devaluación del 80% del peso frente al dólar desde enero pasado y una inflación galopante, la medida de fuerza se cumple en momentos en que el Parlamento debe debatir el Presupuesto de 2019, hecho a medida de los requerimientos del Fondo Monetario Internacional (FMI) critican los sectores opositores.

El paro del martes, el cuarto al gobierno Macri, incluye a sectores del transporte público, incluidos los vuelos nacionales e internacionales, educación, bancos, la administración pública, salud, recolección de residuos, entre otros servicios. Movimientos sociales como Barrios de Pie y la Confederación de Trabajadores de Economías Populares (CTEP), el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL) y la Corriente Clasista Combativa (CCC) marcharon desde el conurbano, periferia de la provincia de Buenos Aires que rodea a la capital, hasta la Avenida 9 de Julio e inmediaciones de la Plaza de Mayo.

Al mediodía también se sumaron los trabajadores representados por la dos vertientes de la Confederación de Trabajadores de Argentina (CTA), la Asociación de Trabajadores del Estrado (ATE) y del sector educativo de todos los niveles (CETERA, AGDU, CONADU, UTE), a los cuales se adherirá la Confederación General del Trabajo (CGT, peronista).

Por la tarde, en un escenario con un gran cartel que decía «Paremos el Hambre» distintos dirigentes hablaron en el acto en el cual anunciaron que hubo «500 mil personas en las calles».

«Hasta aquí llegó el ajuste, la derecha en la Argentina, porque hay un pueblo que decidió decir basta en las calles» y el partes habrá «un paro histórico», titular de La Bancaria, Sergio Palazzo, quien llamó a «intensificar la lucha por la vía democrática» porque «no somos golpistas».

Agregó que el Ejecutivo busca «encarcelar las políticas de inclusión de los gobiernos populares» del pasado, y citó a Juan Perón, Ricardo Alfonsín, Néstor y Cristina de Kirchner.

En cuanto al tratamiento legislativo del Presupuesto, el líder bancario pidió «si son opositores de verdad, déjense de joder y no aprueben el presupuesto».

El titular de la CTEP, Esteban Castro, dijo que tras la aprobación de la ley jubilatoria, en diciembre pasado, el gobierno «convirtió el ajuste en saqueo» y su colega de Barrios de pie, Daniel Menéndez, destacó que tiene «la responsabilidad de garantizar la paz social», así como de «evitar que haya hambre» en sectores de la población. Desde las 20 de este lunes (23 GMT) el servicio de metro deja de funcionar en la ciudad de Buenos Aires adhiriendo a la medida de fuerza con la consigna «Paremos el ajuste».

En tanto, desde Nueva York, donde intenta calmar a los mercados y asistirá a la Asamblea General de la ONU, el presidente Macri concedió una entrevista en la señal Bloomberg.

El mandatario dijo que «no hay ninguna chance» de que el país vuelva a caer en un «default» y más bien expresó optimismo ante las negociaciones con el FMI.

«Estamos negociando desde el día que anuncié que volveríamos a hablar y ahora estamos muy cerca del acuerdo», aseguró sin precisar detalles, tras su anuncio el 29 de agosto de un supuesto acuerdo que no se había cerrado.
«El acuerdo nos dará más certeza para el programa financiero de la Argentina, más apoyo por parte del FMI», aseguró.

El equipo del Ejecutivo negoció hoy recibir entre tres y cinco mil millones de dólares adicionales a los 50 mil acordados en junio pasado.

«Desde Presidencia deslizaron que el monto total del acuerdo con el Fondo podría estar más cercano a 70 mil millones», escribió hoy el diario Ambito. De cara a las presidenciales del año próximo y consultado acerca de si buscará la reelección, respondió: «Estoy listo para competir». En junio pasado el gobierno logró del FMI un acuerdo stand by por 50 mil millones de dólares, el primero desde 2003, con el cual esperaba frenar la corrida bancaria y la estampida del dólar, que llegó a fin de agosto a superar la barrera de los 42 pesos y hoy cerró a menos de 38.

El otro tema que causa estragos en los bolsillos de los argentinos es la imparable inflación que llegará al menos al 42% a fin de año, según admitió el Ejecutivo, pero algunos analistas agitan la cifra del 50%.

El propio mandatario admitió hoy que en los próximos seis meses continuará la recesión y «que serán muy duros», aunque dijo confiar en la recuperación con un incremento de las exportaciones y las reservas del yacimiento de Vaca Muerta, en la Patagonia.

Be the first to comment

Deja un comentario