octubre 23, 2020

La mano invisible asedia la soberanía de Bolivia


Por Luis Gonzales Guardia *-.


Hoy en día son imperceptibles, pero están latentes las connotaciones de estrategias de la Guerra de Cuarta Generación [1], enmarcadas en la guerra psicológica, la manipulación informativa, el condicionamiento de los medios de comunicación, el internet y las redes sociales.


El periodista John Broder publicó en el diario New York Times una investigación, la “Intromisión política hacia afuera: Nada nuevo para USA” y constato ya en 1979 que la ONG NED (Fundación Nacional para la Democracia) se creó “para realizar abiertamente lo que la CIA ha hecho subrepticiamente durante décadas, gasta 30 millones al año para apoyar cosas como partidos políticos, sindicatos, movimientos disidentes y medios de comunicación en decenas de países” [2]. Ahora persiste la acción intervencionista en el mundo y en Bolivia.

Sus alcances laceran el principio de Soberanía y la Autodeterminación de los pueblos, consagrado en la Carta de la ONU y en los dos Pactos Internacionales de Derechos Humanos de 1966: “Todos los pueblos tienen el derecho a la libre determinación. En virtud de este derecho establecen libremente su condición política y proveen asimismo a su desarrollo económico, social y cultural. Para el logro de sus fines, todos los pueblos pueden disponer libremente de sus riquezas y recursos naturales”.

Desestabilización Anti-democrática: Septiembre del 2008

El periodista e historiador estadounidense Benjamín Dangl, PhD en temas de América Latina, demostró en una entrevista publicada en el medio alternativo, Kaosenlared.net, que hubo injerencia de Washington en los conflictos dirigidos a la desestabilización del gobierno de Evo Morales y la intentona separatista de Bolivia [3], una ola de violentas acciones conocidas como el “golpe cívico prefectural”, la asonada fue impulsada por la oposición de derechas en agosto y septiembre del 2008 [4].

Dangl constato que desde el 2006 “EE.UU. continuó este tipo de presión, a través su embajada en La Paz y también con varios proyectos de financiamiento a varias ONG, a políticos y miembros de la oposición boliviana” [5]. En su libro “El Precio del Fuego. Las luchas por los recursos naturales y los movimientos sociales en Bolivia” [6], Dangl puso en evidencia que la USAID en el 2006 entregó más de 4 millones de dólares, a través de ONG estadounidenses, a sectores de la oposición.

Asimismo relató la denuncia pública presentada el 2008 por el entonces estudiante norteamericano Alexander Van Schaick, a quien en la embajada de su país en La Paz intentaron encomendarle realizar espionaje en su estadía en Bolivia, la noticia fue reflejada en el medio ABC News [7] y primicialmente en el medio alternativo Upsidedownworld.org en su artículo “Socavando Bolivia: Una mirada de la intervención de Washington” [8].Van Schaick ahora es abogado laborista y ha sido activista por los derechos de los trabajadores.

Hoy en día son imperceptibles pero están latentes las connotaciones de estrategias de la Guerra de Cuarta Generación, enmarcadas en la guerra psicológica, la manipulación informativa, el condicionamiento de los medios de comunicación, el internet y las redes sociales; con la mira de la inoculación de la falacia, la posverdad y el miedo en la mente de las personas de una sociedad.

Aquí y allá se descubre la mano invisible que desde afuera sincroniza con la deslealtad de los de adentro.


*            Periodista de medios de comunicación alternativa. Formación en Economía.

             La Ilustración corresponde al libro “La Agresión Permanente” de Jean-Guy Allard y Eva Golinger.

1           Eliades Acosta Matos, “Las 4GW como guerras culturales”, La Época, (4 de Octubre, 2011), https://www.la-epoca.com.bo/index.php?opt=front&mod=detalle&id=933

2           John M. Broder, “Intromisión política hacia afuera: Nada nuevo para USA”, New York Times: www.nytimes.com, (31 de Marzo de 1997), http://www.nytimes.com/1997/03/31/us/political-meddling-by-outsiders-not-new-for-us.html?pagewanted=all

3           Véase:

  1. Luis Gonzales Guardia, “Injerencia de Washington en Bolivia”, La Época, (24 de Septiembre, 2016)
  2. También en Telesur, https://www.telesurtv.net/opinion/Injerencia-de-Washington-en-Bolivia-20161114-0013.html

4           Hugo Moldiz define tres intentos de Desestabilizadores contra el presidente Evo Morales: el primero entre en el periodo 2006-2009, el segundo entre diciembre del 2015 y febrero del 2016; y el tercero en el momento actual que se manifestó en noviembre del 2017 con el comunicado del Departamento de Estado de EE.UU.

             Hugo Moldiz Mercado, “EE.UU. Despliega su tercer gran intento desestabilizador contra Evo”, La Época (29 de Julio del 2018), https://www.la-epoca.com.bo/2018/07/30/ee-uu-despliega-su-tercer-gran-intento-desestabilizador-contra-evo/

5           Luis Gonzales Guardia, “Mega-Espionaje Mundial e Intromisión en Bolivia”, Kaosenlared.net (22 de octubre, 2015), http://kaosenlared.net/mega-espionaje-mundial-e-intromision-en-bolivia.

6           Benjamin Dangl (2009), “El Precio del Fuego. Las luchas por los recursos naturales y los movimientos sociales en Bolivia”, Bolivia: Plural Editores, 1º Edición, p. 294

7           Jean Friedman-Rudovsky, Brian Ross, “Espiar a Cubanos y Venezolanos fue la tarea que le encomendaron a un miembro del Peace Corps y a un estudiante que recibió la beca Fulbright”, ABC News (8 de Febrero del 2018), https://abcnews.go.com/Blotter/story?id=4262084&page=1

8           Benjamin Dangl, “Socavando Bolivia: Una mirada de la intervención de Washington”, Upsidedownworld.org (Marzo del 2008), http://upsidedownworld.org/main/en-espatopmenu-81/1151-socavando-bolivia-una-mirada-de-la-intervencie-washington; Progressive.org (1 de Febrero, 2008), http://www.progressive.org/news/2008/02/6021/undermining-bolivia


 

Be the first to comment

Deja un comentario