diciembre 8, 2021

Expresidente neoliberal de Perú investigado por más delitos

Lima-. El expresidente peruano Alan García no solo sufrió un duro golpe al revelarse que cobró fondos ilícitos de Odebrecht, sobre lo que alega ignorancia, sino que la fiscalía decidió investigarlo por más delitos, como el de cohecho.

Cuando pensaba que iba a asistir ayer, como testigo, a un citatorio sobre la posibilidad de que bajo su último gobierno se hubiera cometido tráfico de influencias, delito de menor gravedad, en la turbia obra del tren eléctrico de Lima, de su último gobierno, García se llevó la sorpresa de que su situación había cambiado.

Y no solo por la revelación de que 100 mil dólares que cobró por una conferencia ofrecida años atrás le fueron pagados en forma encubierta por la empresa brasileña Odebrecht con fondos de la llamada Caja 2, usada para sobornos.

El implacable fiscal José Pérez suspendió el interrogatorio debido a que un día antes recibió desde Brasil información importante referida al caso, por lo que declaró investigado a García, por delitos mayores, como cohecho (soborno), colusión agravada y lavado de activos, en agravio del Estado.

Similar medida aplicó al exministro de Transportes y Comunicaciones, Enrique Cornejo, y al exfuncionario Oswaldo Plasencia, indagados solo por colusión.

Como el expresidente (1985-90 y 2006-11) vive en España, Pérez pidió de inmediato a un juez que disponga que se le impida salir del país, al igual que a los otros dos investigados, lo que se verá mañana en una audiencia.

Al exgobernante neoliberal, que tiene otras indagaciones por posible corrupción pendientes, no le quedó más remedio que allanarse al arraigo, aunque alegó ser víctima de persecución política, lo mismo que hace Keiko Fujimori, en prisión preventiva por posible lavado de activos.

Entretanto, se espera con gran expectativa ‘la realización de diversos actos de investigación urgentes e inaplazables’, anunciados en el caso por el ministerio público.

Por el estilo del fiscal Pérez, se considera posible que haya allanamientos, nuevas detenciones e interrogatorios a presión, así como la búsqueda de delaciones entre funcionarios de tercer nivel encarcelados por recibir sobornos de Odebrecht por el proyecto del tren eléctrico.

Esos sobornos los recibieron en cuentas en el exterior, por un total de diez millones de dólares, pero Odebrecht ha informado que pagó 24 millones, y muchos presumen que el destinatario de los 14 millones no encontrados hayan ido a manos de García.

Be the first to comment

Deja un comentario