marzo 6, 2021

Gran Bretaña: la solución, mañana


Por Luciano E. Egido *-.


La cosa no está nada clara. El enigma está servido, para especulaciones, pronósticos, imaginaciones y contratiempos. La conocida opacidad de la historia nunca fue tan evidente. Nadie sabe por dónde van los tiros. La situación actual en la Gran Bretaña es tan intrigante como apasionante.

El gran tema de la libertad está servido. En la gran encrucijada del Brexit, todos tienen que decidir según sus ideas, sus intereses, sus expectativas. Es una decisión histórica, como pocas veces se presenta, de un modo tan directo, tan comprometido, tan decisivo. Como si pudieran elegir su destino personal o sus determinaciones más influyentes. Ésa es la clave, su destino.

El dramatismo de toda elección, y más de una elección tan importante, no hace falta subrayarlo. Del acierto en elegir bien depende el futuro de una nación, de muchas gentes, de la historia venidera.

El Reino Unido, nunca tan desunido como hoy, se la juega. May tiene sus razones para apostar por el Brexit y sus enemigos políticos también las tienen para oponerse. Razones adquiridas, después de largas reflexiones y puntos de vista, tan valiosos unos como otros. Hay mucho más que rivalidad política y necesidad de hacer oposición y llevarle la contraria al enemigo.

No conozco el futuro que unos y otros imaginan, pero me lo supongo diametralmente opuesto entre sí, con sus buenos fundamentos y sus sólidos datos. Por primera vez, creo, en los tiempos modernos, hay algo más que condicionamientos económicos o políticos para resolver lo que está en juego.

¿Hay algo más que la idea de la nación que cada uno tiene? ¿Hay otra cosa que la nostalgia de la insularidad perdida y recobrada? ¿Hay algo más que impresentable orgullo británico con derivaciones imperiales? ¿Hay motivaciones económicas, respaldadas por Norteamérica, siempre dispuesta a hacerle la pirula a Europa, con una desconfianza permanente? ¿Hay algo más que el coladero de la frontera de Irlanda del Norte, y la defensa del mercado interno para justificar la división de opiniones? Todo es posible.

La salida de Europa, ¿beneficiará al capitalismo británico o perjudicará a los trabajadores ingleses? Desde luego, no lo sé, pero sí me importa.

* CTXT

Be the first to comment

Deja un comentario