noviembre 25, 2020

Investigación oficial planea tras muerte de madre y bebé en hospital de Cobija

Cobija.- El gobierno del presidente Evo Morales enviaba el jueves, de La Paz a Cobija, una misión que establezca el fondo de una denuncia de supuesta negligencia médica que costó la vida a una madre y su hijo recién nacido en la sala de partos del hospital público de la capital del departamento Pando, caso que ahondaba la polémica sobre la instrumentación del Sistema Universal de Salud (SUS) que un sector conservador de los médicos bolivianos resiste.

La muerte de Diana Rocha Arauz, de 21 años (otras versiones frisan su edad en 23 años) y madre de 2 hijos, en el hospital Roberto Galindo, de la ciudad de Cobija, ha convertido a esa ciudad amazónica, a unos 1.300 km al norte de La Paz y 70.000 habitantes, en un quebradero de cabeza.

El caso se registra pocos meses después que un cirujano extrajo el riñón sano a un niño nefrítico de 3 años en la ciudad de Santa Cruz (este), donde ahora el galeno y quienes le asistieron en la cirugía enfrentan procesos penales.

El Gobierno emplazaba, ya mismo, una comisión en Cobija, mientras una Organización de Mujeres Amazónicas anunciaba presiones para que se establezca la verdad de la muerte, incluso acechada por los mitos, de Rocha Arauz y su bebé en el vetusto hospital de Cobija, el martes de Navidad.

La investigación oficial se hacía imperiosa puesto que la familia de la mujer denunció negligencia de los médicos requeridos para atender el parto tras la ruptura de la placenta, entrados los 9 meses de gestación, al tiempo de los galenos alegaban lo crítico de una multigesta aquejada por dolores y en condiciones de salud desfavorables para encarar su tercera cesárea en menos de 5 años.

El momento y la causa de la muerte del bebé era el tema del debate, las alegaciones y las acusaciones sostienen que no sobrevivió a la cesárea mientras que los familiares de Rocha Arauz afirman que sobrevivió 10 horas después de esa pericia quirúrgica.

«El viernes por la mañana partiremos del Parque Piñata» en una manifestación callejera por el deceso de Rocha Arauz y su bebe. «Que el fiscal vea por el lado transparente, que se apegue a la ley. Si hay negligencia que se aplique la ley 3131», dijo una de las representantes de la Organización de Mujeres Amazónicas a una canal de YouTube que no citó su identidad.

La demanda de justicia viene aparejada a una suerte de rumor que como hongo creció en Cobija luego que Rocha Arauz y su bebé fueron declarados muertos, sin signos vitales en el Roberto Galindo.

Horas después del deceso de la mujer, pasado el mediodía del miércoles, un destacado de la Fiscalía fue constatar la muerte del bebé en su ataúd y tuvo la impresión de que estaba con vida aún, lo que conllevó un protocolo de reanimación.

De todas formas el bebé fue declarado, poco después, muerto en una incubadora, lo que acrecentó la convicción de la negligencia.

Los médicos dijeron que ésa era una reacción post morten previsible, signada por los vómitos, defecaciones y especie de convulsiones o tos.

El director del hospital Erwin Escalante explicó la hoja de ruta del infortunio.

«A las 4h00 (de la noche del martes al miércoles) se entra a cirugía por el dolor. Los cirujanos mencionan que hubo un desprendimiento de placenta, esto puede haberse debido a un trauma, a posibles golpes, posibles masajes que le hayan hecho en la casa… el desprendimiento puede darse a causa de una serie de factores», detalló.

Según el Director del Galindo, Rocha Arauz era una paciente de Alto Riesgo Obstétrico, «con tres casos de cesáreas, tenía problemas anteriores de pérdida de bebé (…). Entendemos la preocupación de los familiares, pero tenemos que decir que no era un paciente sencillo, 23 años y con tres cesáreas, con periodos muy cortos de embarazo. El embarazo es de 36 semanas y la complejidad se produjo adentro, cuando estaban operando».

Escalante explicó que no hubo demora en atender a Rocha Arauz y menos que los médicos se durmieron exprofeso mientras la mujer agotaba su trabajo de parto.

El galeno responsabilizó a Rocha Arauz por no haber seguido las prescripciones médicas ni el protocolo post operatorio.

De acuerdo con Escalante el bebé murió en el vientre de Rocha Arauz antes de la cirugía cesárea.

«La señora salió de la cesárea ya con complicaciones, no recibió las medicaciones, según me informan y se desesperó y eso es comprensible (por la muerte del bebé). Se para posoperada y dice que siente calor, no tomó la medicación. Vamos a decirlo (en términos) médicos: una paciente más o menos indisciplinada, y a partir de ahí se le viene una hemorragia profusa que no han podido contener» los médicos, explicó citado por el diario El Deber.

«En las redes sociales también se difundió la versión de que el bebé no murió en el vientre de su madre sino después de ocho horas. La familia de Diana (Rocha Arauz) cree que se trató de un descuido de los médicos al declararlo muerto. Basan esta versión, según explicó la cuñada de la fallecida, en que el infante emitió un sonido parecido al llanto, defecó y botó flema por la boca y nariz a las 14:00 de este miércoles, justo cuando estaban a punto de practicarle el examen médico forense», consignó la versión de El Deber.

«Los médicos no estudiamos para matar personas sino para preservar vidas», sostuvo Escalante, siempre según el tabloide de Santa Cruz.

El caso combustiona la discusión sobre la aplicación, desde enero en algunas especialidades, del SUS.

Mientras el opositor Colegio Médico se plantó contra la aplicación de SUS, que debe funcionar plenamente desde marzo que viene, su contraparte, la Confederación Médica de Bolivia se puso en alerta para evitar mayor reciedumbre contra la primera política de este orden en la historia de la salud pública boliviana.

«Como Confederación Médica de Bolivia queremos ser enfáticos: nosotros saldremos a marchar a las calles si es que no se implementa el SUS», señaló en conferencia de prensa el presidente de esta entidad, Jason Auza citado por el periódico estatal Cambio.

El Colegio Médico opuesto en cerrado al gobierno de Morales, se opone a la implantación del SUS porque, supuestamente, no existen las condiciones ni personal para aplicar esa medida en el país.

El Colegio Médico ha organizado un paro de 48 horas en el sistema de salud pública y ahora anuncia otros de manera escalonada.

Be the first to comment

Deja un comentario