diciembre 5, 2020

Ecos de un seminario internacional en México que hará historia

México-. El XXIII Seminario Internacional »Los partidos y una nueva sociedad», del Partido del Trabajo mexicano, hará historia por su calidad, los temas y urgencias planteadas en una época de cambios en que apremian hoy las definiciones.

Pensadores de reconocida trayectoria en representación de 111 partidos y organizaciones de 40 países presentaron más de un centenar de ponencias y dedicaron tres días de intenso trabajo a escuchar, comentar y debatir cada una de ellas.

Las discusiones generaron 15 resoluciones de trascendencia práctica y académica que van más allá de una base teórica para la acción y la unidad de la izquierda mundial.

Personalidades de reconocida influencia internacional pasaron por el podio, como el expresidente de Honduras Manuel Zelaya, los excancilleres de Bolivia David Choquehuanca y Fernando Huanacuni; el de Ecuador Eduardo Patiño y el dirigente puertorriqueño José Antonio Muriente.

Intervinieron asimismo la lideresa Juanita Ancieta, los analistas argentinos Atilio Borón y Néstor Kohan; Alfredo Jalife, de México; la ecuatoriana Paola Pavón y el cubano Leopoldo Valle Alvarez.

Además expusieron sus ideas Gladys Requena, de Venezuela; Olga Modhunova, de Rusia y su compatriota Daniel Sturlin; los excomandantes guerrilleros colombianos hoy dirigentes del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, Rodrigo Granda y Carlos Lozada; la libanesa Liliane Ghanem, Nidia Díaz, del FMLN salvadoreño, el periodista venezolano Sergio Rodríguez Gelfenstein y el nicaragüense Carlos Fonseca Terán.

Los exponentes reconocieron los errores de la izquierda que condujeron a no consolidar gobiernos progresistas que luego sucumbieron a las fuerzas derechistas tradicionales por no haberse zafado los esquemas de la democracia representativa.

El exministro boliviano Hugo Moldiz admitió que los gobiernos progresistas ‘nos atrevimos a ser post-neoliberales pero no a dar el salto estratégico y mediante la lucha llegar a ser post-capitalistas’.

La autocrítica, las alertas, los cuestionamientos, fueron permanentes en los debates y preguntas trascendentes como ¿no habremos alcanzado a ser solo un paréntesis en el largo camino de dominación imperial?’ o ¿fuimos prisioneros de una democracia representativa y no supimos cómo liberarnos? Recorrieron la sala.

En ese sentido, las intervenciones del anfitrión, Alberto Anaya Gutiérrez, sentaron pautas al debate.

Patiño respondió a algunas inquietudes con la afirmación de que sigue siendo necesario construir el poder popular pero ‘previamente hay que destruir el poder burgués vigente’.

El hostosiano Muriente estimó que no queda otra que seguir luchando a pie de calle, mientras que Valle Alvarez llamó a la unidad de la izquierda y a defender la revolución bolivariana.

El expresidente Zelaya convocó a seguir luchando contra el imperialismo y a proteger los gobiernos progresistas que aún permanecen en pie en el continente. El periodista Jalife alertó que las mentes progresistas no están abordando el peligro del eje Netanyahu, Trump y Bolsonaro.

Se plantearon muchas dudas e interrogantes en la discusión que es urgente responderlas con hechos: ¿Concluyó o no el ciclo progresista? ¿Puede recuperarse el progresismo a corto o mediano plazo, y se evitarán nuevas caídas?

Hubo incluso llamados a hacer un inventario de los errores irreparables en procesos que ya no están en pie, y definir qué parte en la caída le corresponde a la presión del imperio y las oligarquías locales y cuál al movimiento de izquierda. Una pregunta recurrente fue si falló o no la ética original de la izquierda, con la corrupción que no supieron atacar, pero la más repetida fue cómo hacer para recuperar el terreno perdido, consolidar lo que se mantiene, y preservar lo que se logre rescatar.

Del seminario salieron efusivos saludos al presidente Andrés Manuel López Obrador y respaldo a su IV Transformación de la vida nacional, y llamados a seguir su ejemplo.

Fue unánime el apoyo al Gobierno del presidente Nicolás Maduro y a las revoluciones bolivariana y cubana.

Junto con las 15 resoluciones salieron la convocatoria a una jornada internacional por la libertad de Luiz Inácio Lula da Silva, un llamado a la unidad de la izquierda en todo el mundo, e incluso sugerencias para organizar una nueva internacional de las fuerzas progresistas en sintonía con el cada vez más evidente cambio de época.

Por todas esas razones y otras muchas, los participantes consideraron que este XXIII seminario que cada año organiza el PT, hará historia.

Be the first to comment

Deja un comentario