noviembre 29, 2020

Caras de tema migratorio y económico venezolano poco atendidas en ONU

Naciones Unidas-. Aunque está fuera de la agenda del Consejo de Seguridad de ONU, vuelve Venezuela a ocupar hoy a este organismo, donde si bien algunos se refieren a »crisis» migratoria o humanitaria, pocos hablan de causas y sanciones.

La víspera, el alto comisionado de Naciones Unidas para los refugiados, Filippo Grandi, recordó cómo Venezuela fue durante años un país que acogió y ofreció ayuda a migrantes y desplazados colombianos, muchos de los cuales huían de la violencia.

Ahora llegó el momento de ofrecer apoyo a los refugiados y migrantes venezolanos, dijo.

Cuando se les pregunta el motivo por el cual decidieron salir de su comunidad, las respuestas son muy variadas, pero la mayoría señalan que por la escasez de medicamentos o alimentos, indicó.

Pero aunque mucho se menciona en ONU sobre ‘crisis humanitaria’ en Venezuela, poco se dice del impacto de las sanciones impuestas por Estados Unidos que obstaculizan operaciones comerciales, financieras y económicas, así como la compra de suministros de primera necesidad, como medicinas.

Por ejemplo, el Gobierno de Caracas no puede acceder a una suma millonaria de sus fondos depositados en bancos extranjeros debido a esas sanciones.

Tampoco puede repatriar o invertir sus propios recursos en casos como los de Citgo, la empresa venezolana refinadora de petróleo y comercializadora de gasolina, lubricantes y petroquímicos en Estados Unidos.

A inicios de año, en una de sus visitas a la ONU con el fin de alertar sobre lo que ocurría en su país, el canciller venezolano, Jorge Arreaza, aseguró que Washington y sus aliados occidentales quieren emplear todos los argumentos posibles contra esa nación suramericana.

De hecho, el presidente Donald Trump dijo que todas las opciones estaban sobre la mesa y se produjeron varios movimientos de activos militares norteamericanos en zonas del Caribe cercanas a Venezuela.

Washington presionó para entrar un supuesto cargamento humanitario, que no recibió apoyo ni de la ONU ni de la Cruz Roja Internacional, en tanto ambas rechazaron la politización de la asistencia.

A pesar de las diferentes posturas en la región latinoamericana, los Estados del área se opusieron a la opción de una intervención militar y destacaron que solo mediante el diálogo puede encontrarse una solución política.

Por su parte, los sectores de la oposición venezolana rechazaron de plano establecer cualquier tipo de negociación, pese a las ofertas realizadas por países de la Comunidad del Caribe (Caricom), México y Uruguay.

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha expresado en reiteradas ocasiones su oferta de buenos oficios para mediar en un diálogo que permita resolver diferencias y conduzca a soluciones beneficiosas para las personas.

La presidenta de la Asamblea General, María Fernanda Espinosa, también llamó a todas las partes a comprometerse en un diálogo constructivo y destacó las iniciativas presentadas por la Caricom.

Recientemente, casi todo el territorio venezolano sufrió varios apagones debido a un sabotaje a su sistema eléctrico nacional organizado -precisamente- desde Estados Unidos.

Muchos alertan sobre las similitudes de estas acciones con lo sucedido en Chile durante el Gobierno de Salvador Allende, que se intentó ahogar la economía y bajo la supervisión norteamericana, se realizaron atentados y sabotajes para entorpecer los flujos de combustibles y energía eléctrica.

Be the first to comment

Deja un comentario