diciembre 5, 2020

Se puede vivir con Bs100


Por Catalina Sofía Apaza Aduviri * -.


Días atrás la prensa hizo viral un vídeo del ministro de economía Luis Arce, demostrando que con Bs100 se podía abastecer la canasta familiar para una familia de cuatro miembros. Mi primera reacción fue si los Bs100 eran para un día o para una semana, no se entendía esa parte en la entrevista, el periodista no especificó para que cantidad de días estaba planteando su pregunta, ni por qué se había puesto el tope de Bs100.

Me fui al mercado Rodríguez (en el cual tiene precios altos con relación a otros mercados de las villas y de El Alto), pero antes de realizar la comparación de precios me encontré con una amiga en el minibús y haciéndole la consulta sobre el tema en cuestión me comento que por el tema del trabajo no podía desayunar, almorzar y menos preparar la cena, por tanto ella realizaba sus gastos de la siguiente manera, el desayuno encuentras por Bs5 (café, un pan y una rodaja de queso) multiplicado por 4 personas llega a Bs20, hay almuerzos de Bs12 (entrada, sopa, segundo y postre), multiplicado por 4 da Bs48 y la cena en el mismo restaurant a Bs8 por 4 personas da Bs32, sumando Bs20 del desayuno, Bs48 el almuerzo y Bs32 la cena da los Bs100 diarios.

Sorprendida por este cálculo, llegué al mercado y me puse a buscar los alimentos para un día. Empecé con la carne, y pude ver que la más barata estaba a Bs38 el kilo y el corte más caro a Bs55. Me decidí por un kilo de lomo en Bs44 fileteado en 8 porciones (4 para el almuerzo y 4 para la cena), el arroz estaquilla que oscila entre Bs2 hasta Bs4,50 la libra, a lo que decidí comprar 2 libras de Bs3 que alcanzan para 10 porciones (haciendo un total de Bs6), también decidí adquirir media cuartilla (1/8 de arroba, equivalente a 1,4 kg) de papa que costó Bs7, una libra de tomate en Bs3 y otra de locoto Bs2 (para la infaltable llajua).

Haciendo cuentas, con Bs62 ya tenía almuerzo y cena. Incluí los ítems para el desayuno adquiriendo 8 panes en Bs4,2 litros de leche en Bs12, un kilo de azúcar en Bs6 y un litro de aceite de Bs8, sumando un total de Bs92. Incluso considerando que el azúcar y el aceite no se consumen en un solo día, me sobró cambio tras descontar el pasaje de regreso a mi hogar.

Al analizar la microeconomía se habla bastante de precios de equilibrio; el hecho de si se puede o no cubrir las necesidades alimenticias con Bs100 depende mucho de la capacidad para lograr precios de equilibrio bajos. Si hubiera visitado un supermercado, me hubiera resignado a aceptar precios más altos que los que se encuentran los fines de semana en los mercados populares, y quizás, los Bs100 no me hubieran alcanzado para desayuno y almuerzo, como dicen algunos pseudoanalistas.

Yendo un poco más allá, la teoría nos indica que el ingreso es igual al consumo más el ahorro. Considerando datos de la ASFI, los recursos ahorrados en el sistema financiero llegaron a $us 26.567 millones en 2018, mientras que, según información del Ministerio de Economía, las ventas facturadas en restaurantes y supermercados sumaron $us 1.422 millones. De la simple comparación de cifras se puede deducir que los bolivianos cubrimos nuestras necesidades alimenticias y aún queda margen para ahorrar, independientemente del gasto diario en alimentos.

Adicionalmente, en 2017 la Organización Mundial de la Salud (OMS) expresó que en Bolivia la esperanza de vida aumento de 64 años en 2005 a 71 años el 2017, reflejando que la calidad de vida (lo que incluye la alimentación) mejoró sustancialmente.

Considero que el debate sobre lo que se adquiere o no con Bs100 es irrelevante, deberíamos enfocarnos en proponer políticas macroeconómicas que disminuyan la pobreza en general.


* Economista.

Be the first to comment

Deja un comentario