junio 13, 2021

Megaoperación policial en Brasil contra homicidas y feminicidio

Brasilia-. Policías civiles brasileños cumplen hoy la segunda fase de la llamada Operación Cronos II para arrestar en 21 estados y en el Distrito Federal a prófugos de la justicia acusados de homicidio y feminicidio.

Tal cruzada tiene el apoyo del Ministerio de Justicia y Seguridad Pública, y es coordinada por el Consejo Nacional de los Jefes de Policías Civiles (Concpc).

Los capturados están siendo trasladados a la Comisaría de Homicidios y Protección a la Persona (DHPP), en Bebedouro, municipio de la región oeste del estado de Sao Paulo.

En el Distrito Federal, al menos 100 agentes salieron a las calles para cumplir los mandos de prisión expedidos. Según informaciones, dos miembros del Comando Rojo fueron arrestados en Luziânia. La estimación es de unos 500 sospechosos.

La primera etapa de la Operación Cronos ocurrió hace nueve meses, en agosto. En la época, casi cinco mil policías en todo el país arrestaron a más de mil personas y detuvieron a cerca de 75 adolescentes.

Brasil ocupa el quinto lugar (detrás de El Salvador, Colombia, Guatemala y Rusia) en el ranking mundial de feminicidio entre 84 naciones, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Respecto a países desarrollados, en Brasil se mata 48 veces más mujeres que en el Reino Unido, 24 veces más que Dinamarca y 16 veces más que Japón o Escocia.

El número de casos de feminicidio en 2019 aumentó exponencialmente comparado al año pasado.

Según datos de la Secretaría de Seguridad Pública, los casos crecieron el 76 por ciento en el primer trimestre de 2019.

En los primeros tres meses de este año, 37 mujeres sufrieron feminicidio en el estado de Sao Paulo, mientras que 21 en 2018.

Al menos ocho de cada 10 de estos crímenes en 2019 ocurrieron dentro de casa.

Las mayores víctimas del flagelo en Brasil son negras y jóvenes, con edad entre 18 y 30 años.

Estadísticas del Mapa de la Violencia revelan que la tasa de asesinato de mujeres negras aumentó en 54 por ciento en 10 años. El número de crímenes contra mujeres blancas, en compensación, cayó un 10 en el mismo período.

Desde el 9 de marzo de 2015, la legislación brasileña prevé sanciones más graves para homicidios que encajan en la definición de feminicidio.

La ley pasó a considerar ese tipo de delito como crimen atroz, con una pena de 12 a 30 años de prisión.

Por motivos de separación ocurren los casos más comunes de estos asesinatos. Muchas de las mujeres ultimadas ya recibían amenazas o eran agredidas constantemente. Los agresores se sienten legitimados y creen tener justificaciones para matar, culpando a la víctima.

Las Naciones Unidas alegan que las incitaciones más comunes de los agresores implican sentimiento de posesión de la mujer, el control sobre su cuerpo, deseo y autonomía, limitación de su emancipación (profesional, económica, social o intelectual) y desprecio por su condición de género.

Be the first to comment

Deja un comentario