marzo 31, 2020

Propuestas neoliberales resfriadas


Editorial Cambio-.


La reciente visita de los candidatos Carlos de Mesa y Óscar Ortiz a España permitió confirmar que la derecha no pudo —en 13 años de oposición— elaborar un proyecto de país o un modelo de desarrollo alternativo al actual. Su discurso se centra en descalificar la candidatura de Evo Morales y en apenas emitir algunas ideas/abstracciones/consignas sueltas.

“Vamos a gobernar con unidad, con amor”, dijo por ejemplo en Valencia Edwin Rodríguez, candidato a vicepresidente por la agrupación Bolivia Dice No, según el video subido en la cuenta de Twitter de Ortiz.

Su compañero de fórmula, Óscar Ortiz, fue menos sentimental al presentar pistas de su plan de gobierno, que tiene todos los matices de los planteamientos neoliberales. “Tenemos que abrir nuestra economía”, les dijo a los compatriotas en España, a quienes se presentó como parte de una “nueva generación” con “manos limpias”, según su cuenta en la red social.

Los postulantes consideran que esa apertura de Bolivia permitirá “modernizar” al país, “recuperar la democracia plena”, “reconciliar” a los bolivianos y brindar “oportunidades para todos”, según dijeron en sus discursos emitidos en su estadía en el Viejo Mundo.

Sin embargo, la apertura del país al capital transnacional, la “mano invisible” del mercado, la libre oferta y demanda forman parte de los planteamientos del neoliberalismo, propuesta instaurada en Bolivia en 1985 mediante el Decreto 21060, con una secuela de saqueo, despidos masivos, desnacionalización, subasta de la patria, dependencia de poderes externos y aumento de la pobreza.

Aunque Ortiz se presenta como inmaculado, una revisión noticiosa rápida permite ver otra realidad. Por ejemplo, el 26-5-2019, la diputada de Unidad Demócrata (UD) Fernanda San Martín reveló que fue víctima de acoso político por parte del candidato presidencial por no encubrir los hechos de corrupción que protagonizó el alcalde suspendido de Cochabamba, José María Leyes.

En abril pasado, la senadora de UD Bilgay Méndez denunció a Ortiz por acoso político y por coartar su derecho a la libre expresión, luego de que ella fue reprendida por el postulante —como si fuera su patrón— por haberse referido a los casos de corrupción en la Policía.

El 26-10-2017, la diputada Jimena Costa anunció que denunciaría a Ortiz y a otros legisladores ante la Comisión de Ética del Senado por “acoso político”, ya que se obligó a legisladoras a retirar sus firmas de un proyecto de ley sobre paridad de género.

En una entrevista con radio La Pizarra de Argentina, en marzo de 2019, el presidente Morales dijo que Ortiz “en su momento político viene del fascismo, del militarismo, del racismo”.

Por otra parte, De Mesa también visitó España, donde lanzó varias ‘pepas’ (novedades, en clave periodística), como “construir una democracia del siglo XXI”, con “oportunidades económicas”.

Tras cuestionar al Ejecutivo boliviano, dijo que “tenemos que terminar con este Gobierno para recuperar la idea de la libertad de acción individual y colectiva, y las oportunidades para todos”, según el reporte del periódico Página Siete.

Planteó cambiar a las autoridades judiciales y desburocratizar trámites de la homologación de estudios superiores.

Ayer, según el portal Urgentebo.com, planteó cambiar las autoridades de Impuestos, Aduana y la ABC.

Estas ideas distan mucho de ser un plan de gobierno o un proyecto alternativo de país, menos un proyecto distinto de sociedad o de Estado.

Por si fuera poco, el postulante Carlos De Mesa dijo que continuaría con el pago de bonos sociales, que no privatizará y que no apoya “recetas neoliberales”, es decir, aspectos que son aplicados/implementados hoy por el actual Gobierno.

“Vamos a gobernar con unidad y con amor”, dijo Edwin Rodríguez, candidato a vicepresidente por la agrupación Bolivia Dice No.

Be the first to comment

Deja un comentario