septiembre 23, 2020

Armas, Trump, inmigración, ¿cómo piensan los candidatos demócratas?

Washington-. Con más de 20 aspirantes demócratas a la Casa Blanca estadounidense, puede resultar difícil hoy conocer los criterios de cada de uno de ellos sobre temas fundamentales a nivel doméstico e internacional.

Un trabajo publicado la víspera por el diario estadounidense The New York Times acerca al público a las opiniones de 21 de los candidatos de la fuerza azul sobre temas tan variados con las armas de fuego, la inmigración, la atención de salud, Israel o el actual presidente del país, Donald Trump.

El periódico realizó las mismas 18 preguntas a las figuras que buscan la nominación del partido de cara a los comicios presidenciales de 2020, y sus respuestas pueden ser también una avance de lo que se verá en el primer debate de la formación azul, a celebrarse los días 26 y 27 de junio en Florida.

¿Alguien tendría pistolas en un mundo ideal? Esa fue la primera interrogante planteada por la publicación a los aspirantes presidenciales, quienes dieron sus respuestas ante una cámara, en lo que el Times describió como un ejercicio similar a una entrevista de trabajo.

Los comentarios fueron variados, pero casi todos coincidieron en estar de acuerdo con alguna forma de posesión de armamento, en un país donde ese derecho está reconocido en la Segunda Enmienda de la Constitución, pero donde al mismo tiempo muchos sectores exigen leyes de control más rigurosas.

Estudios muestran que tener una pistola, en la mayoría de los casos, es menos seguro, no más seguro, manifestó al respecto el exgobernador de Colorado John Hickenlooper, quien de cualquier modo dijo que muchas personas consideran que contar con un artefacto de ese tipo representa una seguridad.

Respeto el deseo de tener un medio de defensa personal, apuntó el alcalde de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg; mientras el exsecretario de Vivienda Julián Castro expresó que, en un mundo ideal, las personas no tendrían armas de fuego; y la senadora Kirsten Gillibrand dijo que no se opone a esos artefactos, sino a la violencia armada.

Otro de los asuntos abordados fue el del cuidado de salud, el cual resulta clave en el proceso electoral de un país donde las personas pagan altas sumas de dinero por la atención sanitaria y los medicamentos.

El Times planteó a los aspirantes si su enfoque en caso de llegar a la presidencia sería mejorar la actual ley sanitaria existente en el país, conocida como Obamacare, o reemplazarla con un pagador único, una forma de asistencia universal de salud.

Claramente, necesitamos reemplazarlo con un sistema popular, que es Medicare, y expandir el Medicare a todos, expresó el senador Bernie Sanders, precisamente el principal impulsor de la propuesta Medicare for all, en la que un solo plan administrado por el gobierno proporcionaría cobertura a todos los estadounidenses.

También apoyaron ese tipo de iniciativa Buttigieg, las senadoras Kamala Harris y Elizabeth Warren, y la autora y activista Marianne Williamson; pero otros se mostraron en contra de un pagador único, como el excongresista John Delaney, y los representantes Seth Moulton y Eric Swalwell.

El gobernador de Montana, Steve Bullock, se pronunció a favor de trabajar sobre la base del Obamacare y mejorarlo, algo similar a lo expresado por el excongresista Beto O’Rourke; y la senadora Amy Klobuchar dijo que trabajaría de inmediato para reducir las primas y ampliar la atención de salud al acceso universal.

Ante la pregunta de si la inmigración ilegal es un problema importante para Estados Unidos, Gillibrand sostuvo que la inmigración siempre ha sido una fortaleza para el país; y Castro señaló la necesidad de despenalizar el sistema migratorio y volver a tratar las infracciones relacionadas con este como violaciones civiles.

Klobuchar y Swalwell se mostraron a favor de un camino hacia la ciudadanía para los indocumentados, mientras Buttigieg indicó criticó la ‘inhumanidad’ de las políticas migratorias del Gobierno de Trump, y varios llamaron a reparar un sistema que consideran roto.

Frente a la interrogante de si creen que Trump ha cometido crímenes en el cargo, muchos de ellos apuntaron que existe esa posibilidad, y en algunos casos llamaron a iniciar los procedimientos de juicio político contra el mandatario en el Congreso.

Apoyo una investigación de juicio político en la Cámara de Representantes para determinar de hecho si sus delitos son impugnables, afirmó Sanders, en tanto Warren indicó que quien haya leído el informe del fiscal especial Robert Mueller sabe que se necesita realizar ese proceso.

Sin embargo, la congresista Tulsi Gabbard apuntó que es hora de dejar atrás la pesquisa de Mueller sobre las elecciones de 2016 y mirar hacia adelante en el esfuerzo de derrotar al jefe de Estado.

Acerca de si Israel, un fuerte aliado de Estados Unidos que con frecuencia es criticado por su trato hacia los palestinos, cumple con los estándares internacionales de derechos humanos, Buttigieg estimó que el historial de ese país en la materia es problemático y se mueve en la dirección equivocada.

Para O’Rourke, Israel intenta cumplir con los estándares internacionales de derechos humanos, pero podría hacer un mejor trabajo; y el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, afirmó que el gobierno israelí ha cometido muchos errores que han obstaculizado el proceso de paz.

Gillibrand, por su parte, dijo que sí cumple con esos estándares internacionales y que es el mejor aliado del territorio norteamericano en el Medio Oriente, algo también defendido por Bullock y el senador Michael Bennet.

El gran ausente en este trabajo del Times fue el exvicepresidente Joe Biden, el favorito en la mayoría de los sondeos sobre los candidatos demócratas, quien, según el periódico, rechazó participar en las entrevistas.

Be the first to comment

Deja un comentario