abril 23, 2021

Luis Arce destaca el crecimiento económico sostenido y resultados sociales de Bolivia

Con la participación de organizaciones sociales, campesinos, trabajadores del sector fabril, constructores y otros rubros, el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce Catacora, presentó su rendición pública de cuentas 2019 en la localidad de Uriondo, Tarija. En la oportunidad el Ministro destacó los avances sociales como el incremento de la esperanza de vida en 10 años.


La Paz (MEFP/UCS).- El Ministro Arce destacó el aporte de la inversión pública y el mercado interno como los principales factores de crecimiento económico. En 2005 la inversión pública estaba en $us 629 millones, mientras que en 2019 se tiene programada una inversión mayor a $us 5.000 millones “casi hemos multiplicado por 10 la inversión pública en nuestro país para caminos, carreteras, satélite, en fin una serie de proyectos que nos están dando réditos”, afirmó Arce.

En el período neoliberal el 66% de la inversión pública se financiaba con deuda externa y 34% con recursos propios, mientras que en la actualidad el 76% de la inversión pública se ejecuta con recursos internos y 24% con recursos externos. “Ya no dependemos de la deuda externa para crecer”, complementó Arce.

A pesar del contexto internacional adverso, Bolivia mantiene por quinto año consecutivo el mayor crecimiento de Sudamérica y este año se perfila que el país tendrá nuevamente la mayor expansión económica. “Hoy tenemos una economía que está creciendo más que el resto de América Latina con precios bajos por eso somos la envidia de muchos países”, aseveró Arce.

En el marco de la rendición de cuentas, el Ministro destacó también las políticas de apoyo al sector productivo con el fin de incrementar la producción de alimentos y garantizar la seguridad alimentaria con soberanía y diversificar la economía con políticas de industrialización de materias primas.

Se incrementa la esperanza de vida

Un indicador adicional que refleja el bienestar de la población es la notable mejora de la esperanza de vida que pasó de 63,8 años en 2005 a 73,5 años en 2019, lo que significó un aumento de casi 10 años gracias a las políticas sociales implementadas por el Gobierno.

“Un niño que nacía en 2005 tenía una esperanza de vida de 63 años, hoy hemos sobrepasado los 73 años de vida, eso significa que hemos aumentado la esperanza de vida en 10 años”, resaltó Arce y complementó que Bolivia fue el país que más aumentó este indicador en comparación con los países de Sudamérica.

Principales resultados sociales

En los trece años de aplicación del Modelo Económico Social Comunitario Productivo (MESCP), en el marco de la política de redistribución, se han observado importantes avances en la calidad y condiciones de vida de todos los bolivianos, en especial de los sectores con mayores necesidades.

Con el objetivo de seguir mejorando las condiciones de vida de la población, el Gobierno desarrolló diversas políticas sociales como las transferencias condicionadas en efectivo (Bono Juancito Pinto, Renta Dignidad y Bono Juana Azurduy), los incrementos sostenidos del Salario Mínimo Nacional y del salario básico por encima de la tasa de inflación, las subvenciones cruzadas como la Tarifa Dignidad, entre otros, garantizando su permanencia en el tiempo.

La pobreza extrema disminuyó de 38,2% a 15,2% entre 2005 y 2018, contrayéndose en más de la mitad, con una reducción total de 23 puntos porcentuales (pp). Así, Bolivia presenta el nivel más bajo desde que el indicador es registrado en el país, además se posiciona como la economía con la mayor reducción a nivel de Sudamérica. De igual manera, la pobreza moderada disminuyó de 60,6% en 2005 a 34,6% en 2018, reduciendo 26,0 pp.

De acuerdo con el informe del Banco Mundial, entre 2006 y 2011, Bolivia fue el país que más incrementó los ingresos económicos del 40% más pobre de su población (12,5%), no solamente a nivel regional, sino a escala mundial. Esto significa que los hogares bolivianos más empobrecidos han acrecentado su capacidad de compra de alimentos, vestimenta, servicios, recreación y otros, además de la capacidad de ahorrar.

Desde 2006, el Estado ha implementado una política salarial responsable, en base a incrementos sostenidos de las remuneraciones y un Salario Mínimo Nacional (SMN) por encima de la tasa de inflación con el objetivo de reponer el poder adquisitivo y el incremento de los ingresos de los trabajadores del país para impulsar la demanda interna. En 2005 el salario básico estaba en Bs 440 y en la actualidad llega a Bs 2.122.

Be the first to comment

Deja un comentario