mayo 6, 2021

El Estor, «la zona caliente» de Guatemala donde «la violencia, el narcotráfico y el crimen organizado se perpetúan»

La población de El Estor convive desde la pasada semana con la presencia de cientos de soldados en su municipio desde que se decretó el estado de sitio.

«Un municipio en extrema pobreza donde la violencia, el narcotráfico y el crimen organizado han encontrado espacio para poder perpetuarse».

Que un alcalde defina así su propia localidad da una idea de la situación de caos que impera en el día a día del pueblo en el que gobierna.

El Estor, un lugar de difícil acceso entre montañas del noreste de Guatemala, es considerado desde hace años como una especie de «tierra de nadie» o «zona caliente» como parte de la ruta de buena parte de la droga que viaja de Sudamérica a Estados Unidos.

Los pobladores de este municipio cercano a las fronteras con Honduras, Belice y el mar Caribe denuncian un total abandono por parte del Estado entre múltiples conflictos de tierras y polémicas con empresas mineras y plantaciones de palma en la zona.

El repentino interés se debió al asesinato de tres soldados en su territorio, presuntamente a manos de habitantes del pueblo, y cuyas circunstancias aún no están claras.

Pese a ello, el gobierno guatemalteco no dudó a la hora de reaccionar y decretar el estado de sitio durante 30 días en El Estor y otros 21 municipios de seis departamentos en el noreste del país.

Frente a los recelos y críticas de organizaciones civiles y de derechos humanos, el Ejecutivo justificó su medida diciendo que lo ocurrido ponía en riesgo la seguridad, el orden y la gobernabilidad de la zona.

¿Qué sucedió en El Estor?
Existen diferentes explicaciones sobre lo ocurrido en El Estor el pasado 3 se septiembre.

Ese día, tres soldados del ejército fueron ejecutados y dos pobladores resultaron heridos con arma de fuego en la comunidad de Semuy 2.

Be the first to comment

Deja un comentario