mayo 7, 2021

El problema de la alimentación infantil

ROMA,-. Un número altísimo de niños y adolescentes están mal nutridos o son obesos, un fenómeno que aumenta en todos los continentes, Africa incluida, alertó Unicef en su nuevo informe «La condición de la infancia en el mundo 2019: Niños, Alimento y Nutrición – Crecer sanos en un mundo en transformación».

«Nuestro desafío común de hoy: primero que nada, dar el alimento justo», afirmó la directora general de Unicef, Henrietta Fore, comentando los datos del informe.

Del documento surge que un niño de cada tres menor de cinco años está desnutrido o tiene sobrepeso; dos niños de cada tres menores de dos años siguen una dieta pobre (un 45% nada de frutas o verduras y el 60% ni huevos, ni lácteos, ni pescado ni carne) y 40 millones de niños mayores de cinco años tienen sobrepeso o son obesos.

Las condiciones de los niños y adolescentes cambian mucho según las áreas geográficas: Papua Nueva Guinea tiene la mayor tasa de desnutrición infantil, con el 65%; en el sur de Asia un niño de cada dos no crece bien, está desnutrido o tiene sobrepeso; en Africa oriental y meridional más de dos niños sobre cinco no están creciendo bien.

Siguen Africa occidental y central con una tasa del 39%. En el mundo 340 millones de niños, uno de cada dos, sufre falta de vitaminas o nutrientes esenciales, como vitamina A o hierro.

Desde el año 2000 a 2016, el porcentaje de niños con sobrepeso, de entre cinco y 19 años, se duplicó de uno cada diez a casi uno de cada cinco.

En Europa oriental y Asia central, alrededor de un niño de cada siete menor de cinco años tiene sobrepeso.

Respecto de 1975, el número de niños y adolescentes de hasta 19 años que sufren obesidad es diez veces mayor para las mujeres y 12 veces para los varones.

En efecto, el 42% de los adolescentes que van a la escuela en los países de bajos y medianos ingresos consume bebidas azucaradas gaseosas al menos una vez al día y el 46% come alimentos de fast-food al menos una vez por semana.
Estos porcentajes llegan al 62% y 49% para los adolescentes de los países con altos ingresos. Desde 1990, la tasa de obesidad entre los niños y adolescentes de 5 a 19 años aumentó 33% en el Reino Unido y el 49,7% en Estados Unidos.

«Malnutrición no significa solo no tener lo suficiente para comer -subrayó Francesco Samengo, representante de Unicef en Italia- sino también comer de modo errado o malsano. A través de este informe se quiere echar luz sobre el problema de la obesidad infantil, que está tomando las características de una auténtica epidemia».

Surge del informe, además, que el peso mayor de la malnutrición en todas sus formas recae sobre los niños y adolescentes de las comunidades más pobres y marginadas, y también en los países de altos ingresos, como el Reino Unido, el porcentaje de niños con sobrepeso es más de dos veces mayor en las áreas más pobres respecto de las más ricas.

Para ayudar a los niños a crecer saludables, Unicef lanzó un llamado a los gobiernos, los padres, las familias y las empresas para pedir que se mejore la educación alimentaria y se usen las leyes ya probadas, como aquellas sobre los niveles de azúcar, pero también que se adopten etiquetados correctos y fáciles de comprender. (ANSA).

Be the first to comment

Deja un comentario