junio 13, 2021

Afirman que nueva Constitución será básica para garantizar cambios en Chile

Santiago de Chile-. El pueblo de Chile exige hoy la solución a las demandas sociales en materia de salarios, educación, salud, vivienda, pensiones, trabajo y la exigencia de una nueva Constitución, afirmó el abogado Eduardo Contreras.

El destacado jurista chileno señaló que en el fondo se trata de recuperar el papel del Estado en la vida del país y, para eso, se requiere precisamente una nueva carta magna que ponga fin al actual modelo impuesto por la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), los monopolios internacionales y el gran empresariado nacional.

El exdiputado y exembajador intervino en el Primer Foro Latinoamericano de Derechos Humanos, cuya segunda jornada transcurre hoy con la participación de casi un centenar de expositores de 22 países, en paneles y comisiones sobre la situación de las violaciones en América Latina y Chile en particular.

Añadió que resulta imposible satisfacer las demandas sociales con un Estado carente de recursos y la actual Constitución, que no contempla esos derechos.

Por ello, subrayó, se requiere una nueva Constitución Política que cambie el modelo actual, pues todo lo demás es engañar al pueblo, y aseguró que sólo así se podrá resguardar efectivamente los derechos humanos en el país.

Agregó que ‘ha de ser una Constitución que, además, garantice los derechos de la mujer, de los pueblos originarios, de las personas de distinta identidad sexual, de los migrantes, con normas jurídicas que impidan el desarrollo de un neofascismo disfrazado como el que suele asomarse’.

Explicó Contreras que esa carta magna ‘debe establecer como cuestión de fondo el listado de los derechos fundamentales que corresponde a las personas y los mecanismos que garanticen el cumplimiento eficaz del ejercicio de tales facultades’.

Pero además ?puntualizó- deben establecerse los procedimientos necesarios para que si se viola o desconoce el ejercicio de los derechos esenciales de las personas, existan los caminos reparatorios y de sanción a quienes violan tales derechos.

Recordó que las más graves violaciones tuvieron lugar en la dictadura, cuando miles de chilenos fueron hechos desaparecer o ejecutados o torturados, crímenes de lesa humanidad con centenares de procesos que siguen pendientes.

Añadió que la represión desatada por el Gobierno de Sebastián Piñera ha sido condenada por diversas instituciones de derechos humanos nacionales e internacionales y dan cuenta de decenas de muertos, centenares de heridos, miles de detenidos y torturados, 405 víctimas de daños oculares y 800 víctimas de violencia sexual, entre otros casos.

Be the first to comment

Deja un comentario