julio 11, 2020

Los métodos israelíes contra Siria

Damasco-. Los métodos tácticos de la aviación del régimen sionista de Israel contra Siria sobrepasan peligrosamente cualquier línea roja como demuestran análisis de la más reciente agresión a esta nación del Levante.

Ese ejemplo ocurrió cuando en la madrugada del jueves último, desde territorio ocupado del Golán sirio y el espacio aéreo libanés, cazas F 16 de Tel Aviv dispararon no menos de ocho misiles contra cuatro puntos en Siria, incluídos la base de Mezzeh y la localidad de Kisweh.

Los datos publicados indican que un avión civil, con 172 pasajeros a bordo y procedente de Teherán, la capital iraní, fue desviado de la ruta normal de tráfico y en vez de aterrizar en el aeropuerto internacional de Damasco, llegó a la base rusa de Hemymin, en la provincia siria de Latakia.

Tal operación, según los detalles del hecho, fue posible por la eficiencia con la que los controladores aéreos de la instalación siria y de la base rusa manejaron el sistema automatizado al efecto y el Airbus 320 salió ileso de lo que pudo ser una tragedia.

Los antecedentes al respecto existen e incluyen el derribo de un IL 20 ruso de reconocimiento derribado el 17 de septiembre del 2018, utilizado como escudo por la aviación de Israel en los momentos en que la defensa siria repelía un ataque en la región norteña de Latakia, 348 kilómetros al norte de Damasco y a pesar de normas de seguridad y coordinación existentes para evitar ‘equivocaciones’.

De igual forma, en los más de 200 ataques contra Siria en los últimos dos años, la aviación del régimen de Tel Aviv, emplea con perfidia no violar el espacio aéreo sirio y aprovechar con saña, los 67 kilómetros que separan la región capitalina de los territorios ocupados del Golán y otros 48 desde zonas palestinos al este de la provincia siria de Quneitra.

En la guerra impuesta y no declarada contra Siria ese método demuestra la casi total impunidad con la que actúa Israel, en cuya frontera sur se facilitó además, la ‘evacuación’ de los llamados Cascos Blancos, controlados por la Junta para la Salvación del Levante, otrora Frente Al Nusra, desde áreas de Quneitra y luego que el Ejército gubenamental expulsara a los terroristas a fines del 2018.

Fuentes militares rusas precisaron a su vez, que ‘los radares israelíes distinguen con claridad los movimientos de los aviones de pasajeros, ante todo en la zona del aeropuerto de Damasco.

También subrayan que las operaciones aéreas de Israel adquieren un rasgo típico al valerse de aeronaves comerciales civiles, con pasajeros a bordo, ‘para cubrirse las espaldas o para bloquear las acciones de respuesta de los sistemas antiaéreos sirios’.

Asi sucedió cuando emplearon igual ‘táctica’ para bombardear el Centro de Investigaciones Cientificas de Siria en la región de Mysiaf, cercana a los límites administrativos entre las provincia sirias de Hama e Idleb, no por casualidad el último bastión organizado de los extremistas en esta nación del Levante.

Para observadores de lo que ocurre, las acciones del sionismo israelí sobrepasan todos los límites, aumentan las tensiones y son un claro bloqueo a cualquier negociación efectiva que conduzca a la actual crisis por los caminos de la paz y la sensatez.

Be the first to comment

Deja un comentario