julio 3, 2020

La olla de corrupción destapa en Bolivia, afirma analista (+video)

La Paz-. El gobierno de facto de Jeanine Áñez vive una crisis tras el destape de las ‘ollas de corrupción’, afirmó en declaraciones a Prensa Latina, Gabriel Villalba Pérez, responsable en Bolivia del Centro de Estudios Nuestroamericanos.

Desde hace varios meses son evidentes los hechos de corrupción en empresas estatales como en la estatal petrolera YPFB y otras, precisó.

También aportan a esta crisis las denuncias de nepotismo en altos cargos del poder Ejecutivo, añadió el analista.

‘Es una suerte de corrupción naturalizad que es reprochada incluso por sectores sociales que en su momento apoyaron al gobierno ?transitorio’ de Áñez’, subrayó.

En su opinión, a partir de noviembre pasado, se perpetró un golpe de Estado en Bolivia que vulneró la legalidad y legitimidad política, por supuesto la Constitución Política del Estado, con la autoproclamación de Áñez.

‘La corrupción desborda a niveles grotescos, el último caso con los respiradores a un sobreprecio, es noticia mundial. Costaban seis mil dólares cada uno y terminaron adquiriéndolos por 29 mil cada uno, un desfalco millonarios con muchas autoridades involucradas’, enfatizó.

Por otro lado Bolivia vive, tras las recientes acciones de los militares en la Asamblea Legislativa Plurinacional, el único órgano de poder vigente y legítimo que viene del voto del pueblo, ‘golpe dentro del golpe’, recalcó.

El pasado jueves, al estilo de las dictaduras de las décadas del pasado siglo XX en Latinoamérica, militares con uniformes de campaña irrumpieron en el Senado para exigir que aprobaran una resolución para ascenderlos y ratificaran en una semana la nómina de ascensos.

‘Ha pasado en demasía el tiempo en relación a la respuesta que debería haber recibido las FF.AA. Como institución, vamos a esperar la siguiente semana a que la Asamblea se pronuncie y ratifique los ascenso’, advirtió Orellana.

Ante esta actitud de fuerza, el Órgano Legislativo respondió que no se someterá a la presión ni de la institución castrense ni del Gobierno.

Es grave que los militares amenacen a un congreso, se busca su cierre y aparentemente esta es la jugada política que estaría aplicando Áñez ante su falta de legitimidad y el aumento del repudio popular a su gobierno de facto, enfatizó Villalva.

Be the first to comment

Deja un comentario