septiembre 18, 2020

Mi palabra

Una de las enseñanzas de mis mayores estaba dirigida a responsabilizarme de lo que hago y lo que digo, “la palabra es lo único que tenemos los pobres”, me decía mi abuela. En un afán de inculcarme esa parte de la herencia de la educación en la oralidad.

La palabra sale de mi boca

esa la boca que aprendió a masticar los sonidos

sonidos con los que lastimaron

los oídos de mis mayores

y los oídos de nosotras y nosotros su continuación

Siglos de estridencias, años de violencias que estremecieron

la piel que guarda

la música de nuestra memoria.

Quisieron se diluya nuestro ser y existencias

en el silencio de las tumbas

Pero desde ahí volvimos

armadas de palabras

Tengo la palabra

m abuelo me entrenó la lengua

desde niña hice los ejercicios de las 5 vocales

para afilar las consonantes

y plantar nuestros pensamientos de palabras estalladas y glotalizadas.

Hoy tengo los sonidos en la boca

hoy tengo los signos en la mano

escribo en la lucha de pueblos ancestrales

los sonidos del corazón que late de esperanzas

Por eso mi palabra, que es lo único que tengo

promete a mis hijas e hijos

Que no descansaré, hasta acabar con todo tipo de opresiones

y plantar las semillas de la Comunidad de comunidades.

Be the first to comment

Deja un comentario