septiembre 26, 2021

Presidente Arce: “Por justicia, historia, derecho, razón, paz y hermandad entre los pueblos, ¡mar para Bolivia!”

El presidente del Estado Plurinacional, Luis Arce, conmemoró este martes, en un acto oficial, el Día del Mar y aseguró que Bolivia no claudicará en el reclamo histórico para retornar a las costas del océano Pacífico.

Hoy, se recuerda en todo el territorio nacional el 23 de marzo de 1879, día de la defensa boliviana de Calama liderada por Ladislao Cabrera y Eduardo Abaroa ante la invasión chilena, considerada uno de los hechos más relevantes de la historia nacional.

“Este es el tiempo que requiere del compromiso y esfuerzo inagotable de cada una de las bolivianas y bolivianos en unidad, alejados de mezquindades políticas; es el tiempo que exige mirar al futuro en una sola dirección y con un solo objetivo como política de Estado: retornar al mar con soberanía”, sostuvo hoy el mandatario en su discurso oficial.

Bolivia nació con mar

Bolivia nació en 1825 con una costa de aproximadamente 400 kilómetros sobre el océano Pacífico. Sin embargo, sin previa declaratoria de guerra, tropas chilenas invadieron el 14 de febrero de 1879 el puerto boliviano de Antofagasta del Litoral desconociendo el tratado de límites entre ambos países. Con ese episodio histórico, se dio inicio a la ahora denominada Guerra del Pacífico que duró hasta 1884.

Luego de que las tropas chilenas ocuparan territorio nacional, privaron a Bolivia de su acceso soberano al mar y de un territorio de alrededor de 120.000 km2. Ambos países firmaron en 1884 un pacto de tregua bajo la lógica de abordar más adelante un acceso soberano al Pacífico para Bolivia, tema pendiente hasta la actualidad.

Desde entonces, Bolivia impulsó, mediante diferentes gobiernos, el reclamo histórico a nivel internacional y negaciones bilaterales con Chile con una serie de acuerdos y compromisos diplomáticos. Uno de los escenarios trascendentales que puso al diferendo marítimo como tema de interés continental fue la Organización de Estados Americanos (OEA).

El 6 de agosto de 1975, cuando Bolivia conmemoraba 150 años de la Independencia, el Consejo Permanente de la OEA, aprobó por consenso y con el voto favorable de Chile, la Resolución No 157 que señalaba: “La situación de mediterraneidad que afecta a Bolivia es motivo de preocupación continental, por lo cual todos los Estados americanos ofrecen cooperar en la búsqueda de soluciones que, de acuerdo con los principios del Derecho Internacional y, especialmente, con los contenidos en la Carta de la Organización de los Estados Americanos, ayuden a Bolivia a remover las dificultades que ha acarreado la situación de mediterraneidad para su desarrollo económico y social”.

El apoyo internacional fue reafirmado en la IX Asamblea General de la OEA en La Paz en 1979 que con 25 votos a favor se aprobó la Resolución Nº 426 de 31 de octubre, documento que recomienda a Bolivia y Chile iniciar negociaciones encaminadas a dar a los bolivianos una conexión territorial libre y soberana con el océano Pacífico.

“El reclamo marítimo fue objeto de una consagración decisiva en el plano continental al ser calificado por la Asamblea General de Organización de los Estados Americanos como un asunto de interés hemisférico permanente cuyo contenido instaba a las partes a seguir dialogando para dar a Bolivia una conexión territorial libre y soberana con el océano Pacífico y que satisfaga los intereses de las partes involucradas con este objetivo”, recordó el presidente Arce este martes en relación al tema.

Otro de los pasos importantes en la demanda marítima fue la puesta en vigencia en 2006 de la denominada Agenda de 13 Puntos, suscrita por el entonces presidente Evo Morales y la ahora expresidenta de Chile, Michelle Bachelet. El documento incluía en su punto 6 el tema marítimo de manera específica.

En base a ese acuerdo, en 2010, Chile y Bolivia acordaron entregar propuestas concretas, útiles y factibles para zanjar el tema marítimo; pero, el gobierno de Sebastián Piñera decidió suspender unilateralmente la reunión del Mecanismo de Consultas Políticas Chile-Bolivia, espacio donde representantes de ambos países trataban el tema.

Bolivia acude a La Haya

Ante las diferentes evasivas chilenas a dar una solución al enclaustramiento marítimo, Bolivia acudió a La Haya el 24 de abril de 2013. El anuncio fue dado el 23 de marzo de 2011 por el presidente Morales, después de dos años de elaboración de la demanda en busca de un fallo que obligue a Chile a negociar un acceso soberano al océano Pacífico.

Bolivia sostuvo en el inciso a) del punto 32 de su demanda ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya que Chile tiene la obligación de negociar con Bolivia con el fin de llegar a un acuerdo, otorgando al Estado Plurinacional un acceso plenamente soberano al océano Pacífico.

Como paso siguiente, Bolivia presentó el 15 de abril de 2014 las memorias escritas de su demanda, dos días antes de culminar el plazo. Los documentos incluían argumentos históricos, jurídicos y económicos. Tres días después, Chile, que tenía tiempo para presentar una contramemoria hasta el 18 de febrero de 2015, optó por impugnar la competencia de La Haya. En ese marco, el gobierno de Michelle Bachelet presentó las objeciones a la Corte Internacional de Justicia para evitar que el caso de fondo sea tratado.

El 24 de septiembre de 2015, la Corte Internacional de Justicia se declaró competente por 14 votos contra dos para conocer el fondo de la demanda marítima de Bolivia y avanzó el proceso. La resolución se convirtió en una prueba en que el diferendo marítimo no fue resuelto por acuerdo entre las partes.

El 1 de octubre de 2018, al final del proceso, los jueces de la Corte Internacional de Justicia, con 12 votos a favor y tres en contra, determinaron que el Estado chileno no tiene la obligación de negociar con Bolivia una salida soberana al océano Pacífico.

Sin embargo, La Haya en su sentencia de ese 1 de octubre, en el párrafo 176, propuso restablecer el diálogo entre Bolivia y Chile. Resolvió que “no obstante, la conclusión de la Corte no debe entenderse como un impedimento a que las partes continúen su diálogo e intercambios, en un espíritu de buena vecindad, para atender los asuntos relativos a la situación de enclaustramiento de Bolivia, solución que ambas partes han reconocido como un asunto de interés mutuo. Con la voluntad de ambas partes, pueden llevarse a cabo, negociaciones significativas”.

El presidente Arce explicó hoy que los aspectos de la sentencia de La Haya deben ser las bases para diseñar una renovada política exterior marítima de Estado con Chile mediante una visión estratégica plasmada en la diplomacia de los pueblos y bajo un enfoque integracionista de complementariedad y entendimiento para enfrentar el futuro común entre ambas naciones.

“Como diría el hermano Salvador Allende: ‘Mucho más temprano que tarde, se abrirán las grandes Alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor’. Y, estamos seguros que construyendo una sociedad mejor en nuestra región se cerrarán las profundas heridas que persisten y el pueblo boliviano recuperará su relación ancestral y soberana con el mar. Por justicia, historia, derecho razón, paz y hermandad entre los pueblos, ¡mar para Bolivia!”, reafirmó el presidente Arce.

Be the first to comment

Deja un comentario