septiembre 22, 2021

Pueblos sin memoria, condenados a repartir su historia


Por Soledad Buendía Herdoíza * -.


Ecuador, como muchos países de la Región, ha enfrentado momentos difíciles en su historia reciente, estos hechos suceden de manera inexorable cuando llega al poder la derecha, que gobierna para beneficiar a sus grupos de interés. Uno de los episodios más dolorosos de la historia política ecuatoriana fue la crisis bancaria que estalló el 8 de marzo de 1999, cuando se declaró un “feriado bancario” y se decretó el congelamiento de depósitos, siendo todas las transacciones bancarias suspendidas.

En medio esta grave crisis financiera, el Ecuador abandonó su moneda nacional, el sucre, para convertirse en el primer país sudamericano en emplear el dólar.

La Ley General de Instituciones Financieras, aprobada en 1994 en un gobierno de derecha, es el antecedente jurídico que elimina regulaciones para manejo de la banca, permite “créditos vinculados”, es decir, préstamos bancarios a empresas –muchas de ellas fantasmas o de papel–, a accionistas sin garantías y a administradores del propio banco.

Para completar el cuadro normativo, se incorpora en la disposición cuadragésima segunda en la Constitución de 1998 la facultad para que el Banco Central del Ecuador (BCE) otorgue créditos de estabilidad y solvencia a las instituciones del sistema financiero. Para aclarar, los banqueros se prestan “legalmente” a ellos mismos el dinero, no pagan, quiebran a sus instituciones y el BCE, o sea todos los ecuatorianos les damos el dinero para garantizar la estabilidad del sistema financiero. ¡Negocio redondo!

El 1 de diciembre de 1998, el PSC, la Democracia Popular y los conservadores, otra vez la derecha ecuatoriana, aprobaron la Ley que dio una garantía ilimitada de depósitos. Una semana después, Filanbanco, institución financiera del grupo Isaías, se acogió a ella, estafando a millones de depositantes. Este caso es emblemático, pues se siguieron los juicios y los acusados fueron condenados. Hoy, cuando la derecha vuelve al poder, la Corte Nacional de Justicia, los jueces Luis Rivera y Daniella Camacho, integrantes de un Tribunal de Revisión, restituyen el estado constitucional de inocencia de Roberto Isaías, William Isaías, Antonio Arenas, Juan Franco Porras, Leonardo Navas, al declarar procedente un recurso de revisión planteado por su defensa.

Señalan que no se ha comprobado la existencia del delito de peculado por el abuso de los fondos de préstamos de liquidez entregados por el BCE a Filanbanco, en el periodo de septiembre a diciembre de 1998 –por los que habían sido condenados–. Hoy la “Justicia” deja en la impunidad la confiscación del dinero de los ciudadanos, hechos que destruyeron la economía y causaron una crisis social sin precedentes, quiebras, desempleo y migración obligada de millones de compatriotas.

La derecha, el poder y los banqueros nunca pierden. Lo pueblos sin memoria lo tendrán que volver a vivir una y otra vez.


* Miembro de la Asamblea Nacional del Ecuador.

Be the first to comment

Deja un comentario