septiembre 19, 2021

Lula, restaurador de alianzas políticas en Brasil

Brasilia-. Cual modisto de alta costura, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva cosió alianzas y apoyo público de disimiles líderes políticos para las elecciones de 2022, en su reciente recorrido por el Nordeste de Brasil.

Lula terminó el jueves pasado un viaje de 12 días por seis estados de esa región, donde amplió la base del Partido de los Trabajadores (PT) con miras a las venideras justas comiciales.

Pletórico de esperanza, el exdirigente obrero intercambió opiniones con dirigentes de partidos de diferentes tendencias, movimientos sociales, estudiantiles, indígenas y empresarios.

La dirección del PT considera que Lula cumplió la misión que se propuso con la gira: reanudar los contactos con antiguos aliados, reconstruir los puentes y pavimentar el camino de respaldo para la votación del próximo año.

En tal sentido se alude a fructíferos diálogos con el Movimiento Democrático Brasileño, Social Democrático y Progresistas, así como negociaciones con Ciudadanos, Verde y Podemos.

Fuentes cercanas a su comitiva indicaron que, como mismo hizo en las otras cinco divisiones territoriales que visitó durante el recorrido iniciado el 15 de agosto (Pernambuco, Piauí, Maranhão, Ceará y Rio Grande do Norte), Lula se esforzó por conocer proyectos en Bahía.

Abogó para que tales iniciativas puedan ser replicadas en todo el país y así mejorar la calidad de vida de la población.

En Salvador, capital bahiana, visitó la Policlínica de Narandiba, uno de los 25 centros de salud integrados que el gobierno de Rui Costa pretende inaugurar antes que termine 2022.

Al igual que cuando vio los centros de recuperación post-Covid-19, en Piauí, y la vacunación contra el patógeno en el lugar de trabajo, en Maranhão, el exlíder sindical recomendó que la administración de Bahía presentara la experiencia al Gobierno federal.

Además de la presentación del plan sanitario, Lula platicó con integrantes de organizaciones sociales y terminó su agenda escuchando a los movimientos negros de Bahía.

‘Todas las agendas tenían como objetivo aprender de lo que se está haciendo en cada estado’, apuntó.

Insistió en que resulta necesario hablar con las fuerzas políticas y los movimientos sociales para que ‘podamos discutir la situación y qué hacer para garantizar un futuro más prometedor para la gente’.

Ante líderes de la comunidad negra, el exmandatario denunció asimismo la difusión de noticias falsas en su contra por parte del círculo cercano al presidente Jair Bolsonaro.

Precisó que ‘los bolsonaristas están haciendo una verdadera guerra contra mí en Internet. Dicen que estoy relacionado con el demonio (…)’.

Aclaró que ‘todo el mundo sabe que soy católico, pero cuando sea candidato, todas las religiones serán tratadas con la máxima decencia’.

Lo advierto: ‘de nada sirve hacer noticias falsas en mi contra, Bolsonaro’, subrayó.

En cada escala de su provechosa gira, el fundador del PT invitó a los brasileños a trabajar por la reconstrucción del gigante suramericano y garantizó que será posible tras la destitución de Bolsonaro.

‘Solo resolveremos el problema de Brasil, si no hay juicio político, con el pueblo quitando a Bolsonaro y poniendo a alguien democrático para poder arreglar el país’, advirtió.

Brasil solo saldrá de la actual crisis cuando empiece a discutir sus verdaderos problemas y deje de dar importancia a las locuras de Bolsonaro, aseveró en Bahía.

Puso como ejemplo de esas enajenaciones la utilización del Día de la Independencia para sacar provecho político.

‘El 7 de septiembre es un día oficial de conmemoración y lo es desde la Proclamación de la República. Bolsonaro está tratando de tomar ventaja. Es más bien una chulería. Solo vive de eso’, reflexionó el exgobernante.

Consideró que el exmilitar ‘está desesperado, se inventa historias todos los días, dice mentiras, provoca a todo y a todos, intenta desacreditar a las instituciones’.

Pero, alertó, ‘hay que tener la cabeza tranquila, preocupada por este país, por la gente, por los puestos de trabajo, por garantizar que la población viva en paz, y no darle demasiada importancia a la locura de Bolsonaro’, recalcó.

Todas las encuestas de opinión revelan que va cuesta arriba la impopularidad del excapitán del Ejército, la cual coincide con el avance de los trabajos de una comisión investigadora del Senado sobre la gestión gubernamental ante la Covid-19 que cobró casi 580 mil vidas perdidas y supera los más de 20 millones de contagios.

La intención de voto de Lula, de 75 años, se fortaleció desde que recuperó sus derechos políticos en marzo tras un juez del Supremo Tribunal Federal anulara todas sus condenas y posibilitara su candidatura al sufragio presidencial de 2022.

Be the first to comment

Deja un comentario