enero 10, 2022

Bolivia confirma variante ómicron y reporta semana de más contagios en la pandemia

LA PAZ (Sputnik) — El Gobierno de Bolivia confirmó la presencia de la variante ómicron del coronavirus, aunque aseguró que ésta todavía no era predominante, mientras reportaba más de 60.000 nuevos contagios de COVID-19 en la última semana, la cifra más alta de toda la pandemia.

«El viernes [7 de enero] hemos confirmado esa detección (…) La variante ómicron ya se encuentra en el país, no es una variante de predominio por el momento porque sigue predominando la variante delta y eso nos preocupa un tanto más», dijo el ministro de Salud, Jeyson Auza.

La declaración ponía fin a la incertidumbre provocada por la demora gubernamental en confirmar la detección de la ómicron anunciada la semana pasada por la universidad estatal San Andrés (UMSA) de La Paz, la más grande del país, lo que llevó a opositores como el expresidente Carlos Mesa (2003-2005) a denunciar un supuesto «negacionismo» oficial.

Auza, quien había dicho varias veces en días pasados que esperaba la confirmación del laboratorio nacional Inlasa, señaló que la presencia de la variante ómicron era considerada «inexorable ya desde hace bastante tiempo» y admitió que la detección anunciada por el Gobierno se basaba en el informe de laboratorio de la UMS.

Misma estrategia

El ministro de Salud remarcó en la presentación del parte epidemiológico de la última semana que la actual cuarta ola de contagios que soporta el país era atribuida principalmente a la variante delta, sin aportar datos sobre el impacto de cada variante del nuevo coronavirus.

Auza dijo que el Gobierno mantenía su estrategia de combate a la pandemia, centrada en campañas masivas de detección e inmunización, a la par del cumplimiento de medidas de bioseguridad como el distanciamiento social, el uso obligatorio de protectores faciales en lugares públicos.

La estrategia contempla también la obligación de presentar carnet de vacunación o prueba PCR negativa para ingresar a lugares públicos, aunque esta medida ha sido puesta en suspenso hasta el 26 de enero, ratificó.

«El hecho de que esta variante [ómicron] se haya detectado en el país no cambia la estrategia, vamos a seguir aplicando la misma estrategia de contención, mitigación, plan nacional de vacunación y vigilancia epidemiológica activa. Lo que nos obliga la ómicron es que debemos extremar las recomendaciones de bioseguridad», dijo.

El parte oficial señaló que en la última semana se detectaron en Bolivia 60.801 nuevos casos de COVID-19, la cifra más alta de la actual ola de contagios y 70% mayor que la de la semana anterior.

De esos casos, el 60% fue reportado en Santa Cruz (este), el departamento más golpeado por el COVID-19 desde el inicio de la pandemia hace casi dos años.

Los decesos provocados por la pandemia sumaban 19.983, de los cuales poco más de la mitad se produjeron en Santa Cruz.

El informe añadió que la vacunación acumuló hasta el 9 de enero casi 10,6 millones de aplicaciones, con saldo de 4,8 millones de personas inmunizadas con esquema completo.

La población objetivo de la vacunación, a partir de cinco años de edad, es de 10,2 millones de personas.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario