mayo 16, 2022

Una buena iniciativa gubernamental


Por La Época -.


¿Es contradictoria la creación de la Comisión de Revisión de Casos de Violación y Feminicidio, encabezada por la ministra de la Presidencia, María Nela Prada, con la realización de la Cumbre de la Justicia prevista para marzo próximo? ¿Se excluyen mutuamente?

Claro que no son opuestas y, a diferencia de lo que piensa la oposición, más bien se complementan. La Cumbre de la Justicia es para debatir, conseguir un diagnóstico más o menos común de la problemática e impulsar medidas desde los órganos del Estado a corto, mediano y largo plazo con el fin de mejorar cualitativamente la Justicia. Es decir, se apuesta a que en marzo todos los actores, y no solo los vinculados al Derecho, hallen salidas a la crisis estructural de la Justicia.

En cambio, la conformación de la Comisión, que por mandato del presidente Luis Arce deberá arrojar resultados en 120 días, lo que persigue es encontrar soluciones a un tema concreto: la cantidad de casos en los cuales consorcios de policías, fiscales y jueces facilitaron, sin que legalmente corresponda, la salida de privados de libertad con sentencia ejecutoriada por la comisión de delitos graves como son asesinato y violación. Se trata, por tanto, de identificar hechos irregulares e ilegales cometidos por fiscales y jueces al poner en libertad, con la complicidad de policías, a las privadas y los privados de libertad que fueron condenados a penas sin derecho a indulto.

Por lo tanto, se trata de niveles distintos. Con la Comisión se apunta a resolver favorablemente denuncias concretas sin tener que esperar los ansiados cambios estructurales en la administración de la Justicia, muy venida a menos desde hace varios años y cuya imagen se ha deteriorado aún más en los últimos días tras la detención del autor del asesinato de dos jóvenes mujeres –entre otros crímenes– que, a pesar de estar cumpliendo una sentencia de 30 años, se encontraba gozando plenamente de su libertad con la complicidad de jueces, abogadas y médicos.

El funcionamiento de la Comisión es oportuno, pues es una respuesta clara del Gobierno a la indignación que causó en la población los crímenes cometidos por una persona que no tuvo que ser beneficiada ilegalmente con la obtención de beneficios carcelarios. Lo cierto es que el caso del asesino serial y violador expuso con mayor fuerza y nitidez el grado de descomposición de la Justicia y de sus operadores. Muchas mujeres y hombres hubieran salvado sus vidas si eso no hubiera ocurrido.

La transformación estructural de la Justicia sigue siendo un tema pendiente en la construcción del Estado Plurinacional. Se han hecho esfuerzos pero los resultados obtenidos hasta ahora no son los deseados y se refuerza cada día más la percepción de angustia, impotencia e indignación de la ciudadanía. Y cuando hablamos de impotencia involucra a todos y todas, pues una mejor Justicia va más allá de los operadores directos en tanto involucra al conjunto de la sociedad. Habrá que tener confianza en el trabajo de la Comisión y en los resultados de la Cumbre.
La Época

Sea el primero en opinar

Deja un comentario