mayo 16, 2022

Bolsonaro entre Putin y Biden: ¿qué gana y qué pierde el presidente de Brasil?

Los infructuosos intentos de EEUU de impedir la reunión entre el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y su par ruso, Vladímir Putin, se enmarcan en un «alejamiento diplomático» con Washington propiciado tanto por Bolsonaro como por Joe Biden, dijo a Sputnik el analista internacional Marcio Fernandes.

El encuentro con el presidente de Rusia, Vladímir Putin, es una de las últimas oportunidades para que el mandatario de Brasil, Jair Bolsonaro, pueda mostrarse junto a un líder mundial y alejarse de la imagen de un presidente «aislado» por la comunidad internacional que ha cultivado en los últimos años, consideró, en diálogo con Sputnik, el analista político brasileño Marcio Fernandes.

Fernandes, magíster en Política por la Universidad de Brasilia, explicó que «acercarse a un líder internacional como Putin es importante para la imagen de Bolsonaro», cuya reputación se ha deteriorado en los últimos años y debe encontrar una manera de fortalecerse de cara a las elecciones presidenciales que Brasil celebrará en octubre de 2022 y en las que el mandatario buscará su reelección.

En ese sentido, el analista consideró que, independientemente de temas comerciales pendientes entre Brasil y Rusia, el principal objetivo del presidente brasileño será tener «una foto» con Putin que muestren a Bolsonaro con capacidad de llegar a un referente mundial que, de acuerdo a Fernandes, es visto por el bolsonarismo como un defensor de las mismas «costumbres».

Pero el encuentro con Putin no vino exento de preocupaciones para Itamaraty, la sede de la Cancillería de Brasil. La coincidencia del encuentro con la tensión en la frontera entre Ucrania y Rusia quita el sueño a los diplomáticos brasileños, que esperan que las palabras de Bolsonaro no puedan ser interpretadas como un posicionamiento en la situación.

La preocupación es alimentada por los intentos realizados por el Departamento de Estado de Estados Unidos para que Bolsonaro cancelara su visita a Rusia. A comienzos de febrero, el diario brasileño O Globo consignó que «representantes de la Casa Blanca» consideraban que «el momento no es el adecuado» para un encuentro entre Bolsonaro y Putin porque la visita podría ser interpretada como un posicionamiento de Brasil en el conflicto en Europa del Este.

Si bien el consejero de Seguridad del Gobierno de Joe Biden, Jake Sullivan, dijo en rueda de prensa que Bolsonaro «es obviamente libre para conducir sus relaciones con otros países, incluyendo Rusia», las señales de descontento enviadas desde Washington hacia Brasilia se hicieron sentir.

«Ya sabemos que (el secretario del Departamento de Estado de EEUU) Antony Blinken ha enviado varias comunicaciones oficiales y extraoficiales al Palacio de Planalto presentando la sensación de que el viaje no sería bueno en estos momentos», ratificó Fernandes.

El analista contextualizó el desencuentro entre Washington y Brasilia por el viaje en el marco de un «alejamiento diplomático» entre Brasil y EEUU desde la victoria de Joe Biden y como consecuencia, entre otras cosas, del apoyo explícito y personal que Bolsonaro había dado a la reelección del expresidente Donald Trump o las diferencias en cuestiones medioambientales.

Según Fernandes, los intentos de EEUU de presionar a Brasil para cancelar el viaje deben entenderse como «movimientos simbólicos y diplomáticos», dado que «desde Washington ya se sabe que al fin y al cabo sería inevitable el viaje de Bolsonaro», como consecuencia de su necesidad de encontrar en Putin un líder con el que mostrarse en este momento.

Incluso desde el lado brasileño, consideró el investigador, se buscó ratificar la gira de Bolsonaro a pesar del contexto porque «una cancelación podría reflejar una situación de presión venida desde Washington».

Fernandes consideró que el enfriamiento de las relaciones entre EEUU y Brasil tiene una doble lectura: al tiempo que Biden está atento a las dificultades evidenciadas por Bolsonaro para pensar en una reelección por cuatro años más, el bolsonarismo se mantiene expectante de las «tensión política interna» que afronta Biden en EEUU con la esperanza de un posible retorno de Trump a la Casa Blanca.

Incluso, señaló el analista, el bolsonarismo se ha preocupado por mantener un vínculo «no con el Gobierno oficial de EEUU sino con grupos ultraconservadores de EEUU que en un momento histórico fueron representados por el trumpismo».

Sea el primero en opinar

Deja un comentario