mayo 18, 2022

Bolivia reclama soberanía sobre canales artificiales del Silala

La Paz-. El agente de Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), Roberto Calzadilla, pidió hoy que reconozca la soberanía de su país sobre canales artificiales y mecanismos de drenaje del río Silala.

Bolivia solicita respetuosamente a la Corte que adjudique y declare que tiene soberanía sobre los canales artificiales y mecanismos de drenaje en el Silala que se encuentran en su territorio, afirmó el también embajador de la nación altiplánica ante Países Bajos.

Otra solicitud presentada a la CIJ es el reconocimiento de que Bolivia “tiene derecho a decidir” si mantiene esas estructuras artificiales y cómo, informó Calzadilla en declaraciones al canal Bolivia TV acerca de su segunda y última participación en la ronda de alegatos orales sobre el caso.

El lunes último en la segunda ronda de argumentos de Chile hicieron uso de la palabra los abogados Samuel Wordsworth, Klein Kranenberg, Laurence Boisson, y, finalmente, su agente Ximena Fuentes.

Según trascendidos, la defensa chilena expresó que la nación transandina no creará ningún obstáculo a Bolivia para que use en el futuro las aguas del Silala bajo el principio de “utilización equitativa y razonable”.

Sin embargo, Boisson subrayó que los desacuerdos entre las partes incluyen, precisamente, “la interpretación y la aplicación del principio de utilización equitativa y razonable, y las obligaciones relacionadas con ese principio en cuanto al intercambio de información y la notificación previa”.

Argumentó que los usos de esas aguas se remontan a principios del siglo XX, sin que Bolivia nunca impugnara los empleos realizados por Chile y que ella misma también las utilizó durante ese lapso al otorgar una concesión.

En sus conclusiones, la representación chilena pidió a la CIJ declarar, entre otros asuntos, que “Bolivia tiene la obligación de tomar todas las medidas apropiadas para prevenir y controlar la contaminación y otras formas de daño a Chile resultantes de sus actividades en las cercanías del río Silala”.

Asimismo, demandó que la parte boliviana “tiene la obligación de cooperar y proporcionar a Chile una notificación oportuna de las medidas planificadas que pudieran tener un efecto adverso sobre los recursos hídricos compartidos”.

La disputa por el líquido llegó al tribunal, con sede en La Haya, luego que Chile presentara una demanda en 2016 para que ese recurso, que brota de manantiales en territorio boliviano, sea reconocido como un “río de curso internacional”.

Dos años después Bolivia estableció su contrademanda, y desde este 1 de abril el proceso judicial entró en su última etapa, correspondiente a la exposición de los alegatos orales.

Con la última intervención de Chile debe concluir el próximo viernes la vista oral, y a partir de entonces los jueces tendrán varios meses para emitir un fallo.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario